www.diariocritico.com
2013, un año para olvidar cuanto antes

2013, un año para olvidar cuanto antes

miércoles 25 de diciembre de 2013, 12:19h
¡Uf! Menos mal que se acaba el dichoso añito. Que vaya tela del telón que ha tenido este 2013 que se va con más pena que gloria y con un frío que se las pela. Si hubiese que ponerle un titular andaluz a estos 365 días, sería sin duda, el año de los escándalos. Un año en el que los EREs fraudulentos de la Junta, tras tres años de investigaciones e instrucciones, alcanzaron la cúspide de la pirámide del poder que ya anunció Mercedes Alaya y en el que el presidente de la Junta, Pepe Griñán, tuvo que presentar su dimisión tras ser preimputado por la magistrada sevillana. A él se unieron su predecesor, Manuel Chaves, cinco ex consejeros, una veintena de alto cargos de la Administración andaluza y diversos sindicalistas, abogados y empresarios hasta un total de ciento veinte encausados por un fraude continuados y sin precedentes cuya cuantía puede alcanzar los mil millones de euros. Bueno, pues ya verán como el Supremo o el TSJA, altos tribunales donde acabará finalmente toda esta denigrante historia, no encuentran motivos para encausar a los responsables últimos del desaguisado. Al tiempo.

Durante más de diez años, el sistema implantado por el PSOE en la Administración andaluza, sin controles y sin intervención válida, permitió que una serie de personajes de dudosa catadura moral se apropiaran de millones de euros sin que, al parecer, nadie se percatara de ello. ¿Se puede entender algo así, tamaño disparate? Pues parece que sí porque los andaluces, fieles a su sometimiento al partido que les ha gobernado durante más de treinta años, parecen, según apuntan las encuestas, dispuestos a perdonar todos estos excesos y dislates y volver a darle su confianza a la nueva estrella surgida del vientre del partido socialistala y amamantada por los pechos de Griñán, la sin par Susana Díaz.

No fue ese el único escándalo de corrupción. A él se unió el de la UGT de Andalucía quien en sólo un año ha visto como pasaban por su Secretaría General tres dirigentes tras la marcha del histórico Manuel Pastrana y la dimisión forzada de su sucesor, Francisco Fernández Sevilla. Al "sindicato hermano" le cogieron in fraganti falsificando facturas y pagando con el dinero de los cursos de formación a los parados comilonas, viajes, hoteles y fiestas. Vamos, que los acuerdos de concertación firmados hace poco más de un año entre Pepe Griñán (presidente de la Junta), Manuel Pastrana (secretario general de UGT-A), Paco Carbonero (secretario general de CC.OO, de Andalucía) y Santiago Herrero (presidente de la CEA) no eran sino un enjuague para recibir subvenciones públicas que todos ellos destinaban a otros menesteres mientras, en contraprestación, le prometían al Ejecutivo mantener la paz social. Vamos, como lo de los EREs, pero con fotos para la posteridad. No es de extrañar que de los cuatro que firmaron el último Acuerdo de Concertación Social, sólo quede en su puesto Carbonero qien se está librando de milagro de que no le saquen algún trapo sucio. El último en presentar la dimisión ha sido Herrero por un turbio asunto de supuesto desfalco en unas VPO.

Si a todo lo ya relatado le sumamos además la condena del presidente del Sevilla F.C., José María de Nido por sus millonarias minutas por asesorar al ex alcalde de Marbella, Julián Muñoz, y la imputación del ex presidente del Betis, Manuel Ruiz de Lopera, por sus turbios negocios en torno al equipo, el panorama es absolutamente desolador. Cualquiera que analice desde fuera los titulares de los diarios andaluces en estos últimos doce meses, sacaría una radiografía absolutamente cancerosa de la sociedad. Y no le faltaría razón. Porque mientras aquí algunos se lo llevan calentito, muchísimos otros, más de millón y medio en estos momentos, se encuentran sin trabajo, sin un euro en el bolsillo y en una situación realmente desesperada.

Solo queda esperar que la gran esperanza rubia, la gran Susana, ponga algo de órden en este absoluto caos y cumpla, al menos, alguna de sus multiples promesas como, por ejemplo, la de devolverle a los parados los millones robados por sus compañeros de los EREs. Sería todo un detalle. Por lo demás, feliz año nuevo y que la subida de la luz no nos amargue las uvas.  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios