www.diariocritico.com
'Vivir es fácil con los ojos cerrados' y Wert, grandes protagonistas de los Goya 2014

'Vivir es fácil con los ojos cerrados' y Wert, grandes protagonistas de los Goya 2014

lunes 10 de febrero de 2014, 01:44h
La 28 edición de los Premios Goya tuvo una clara ganadora en 'Vivir es fácil con los ojos cerrados' y un protagonista improbable, el Ministro de Cultura, José Ignacio Wert, cuya ausencia fue lo más comentado (negativamente) a lo largo de la noche.

- La alfombra roja de los Goya
Era evidente que la rebaja del IVA cultural y la ausencia del responsable de cultura del Gobierno iban a centrar mucha atención en la gala. Wert se hizo presente desde el minuto uno, en su monólogo inicial Manel Fuentes, presentador de la ceremonia, hacia referencia a una gala histórica, "la primera sin su ministro de Cultura", para recordar que tampoco estaba Montoro, "con lo que le gusta el cine español". A partir de entonces han sido muchos los que se han acordado del ministro ausente, caso de Javier Bardem que le ha calificado como "ministro de anticultura", Mariano Barroso, ganador del Goya al mejor guión adaptado, que ha pedido su dimisión o Roberto Álamo, ganador del premio al mejor actor de reparto, que ha dicho que Wert le ha "deshonrado" con su ausencia.

Pero más allá de las críticas a Wert ésta 28 edición ha tenido una clara triunfadora en la película de David Trueba 'Vivir es fácil con los ojos cerrados'. Una historia sobre un profesor de inglés en la gris España de los 60 que se lanza a conocer a John Lennon a Almería. La película se ha llevado seis cabezones a casa y ha permitido a Trueba, su director y guionista, y a Javier Cámara, su protagonista, borrar su imagen de sempiternos aspirantes, tras conseguir sus primeros Goya, tras trece y seis nominaciones respectivamente. Además de película, director, guión y actor principal, la película del responsable de 'La buena vida' se ha llevado a casa el de actriz revelación para la luminosa Natalia de Molina y el de la magnífica banda sonora de Pat Metheny, un galardón que da brillo a estos premios. El triunfo de la película se ha visto engrandecido con la presencia de Juan Carrión, el profesor que inspiró la historia que, a sus 89 años, ha disfrutado de lo lindo con los premios que ha ido recibiendo la película.

En el otro lado de la moneda, Daniel Sánchez Arévalo y 'La gran familia española' han sido los grandes perdedores de la noche al conseguir solo dos estatuillas de las once posibles, las correspondientes a mejor actor de reparto para Roberto Álamo y mejor canción original para 'Do you really want to be in love' de Josh Rouse. Si la gran favorita entre las películas ha salido mal parada, no ha ocurrido lo mismo con su equivalente en el apartado de mejor actriz. Marian Álvarez ha hecho buenas todas las apuestas y se ha alzado con un Goya merecidísimo. Otra de las películas que partía con muchas opciones, 'Caníbal', se ha tenido que conformar con el Goya a la mejor fotografía.

'Las Brujas de Zugarramurdi' arrasó, como se preveía, en los premios 'técnicos', alzándose con ocho galardones, véase montaje, dirección artística, diseño de vestuario, sonido, dirección de producción, efectos especiales, peluquería y maquillaje y el de Terele Pávez como actriz de reparto que fue uno de los más emotivos de la noche con toda la platea puesta en pie ovacionando a la veterana actriz de 74 años.

Una gala aburrida

La gala fue bastante sosa y su presentador, Manel Fuentes, no estuvo especialmente brillante, aunque, a su favor, hay que señalar que consiguió dejarla en menos de tres horas de duración, algo que se agradece enormemente. El peor momento fue, sin duda, el vergonzante número musical (en serio, si no saben cantar y bailar no tiene sentido tener que pasar por este momento 'tierra trágame en todas las ediciones). Por el lado positivo, hay que destacar las intervenciones de Álex O´Dogherty, Chicote y los chicos de 'La hora chanante', ya va siendo hora de que Joaquín Reyes y compañía se encarguen de toda la ceremonia.

Por último, la intervención del presidente de la Academia, Enrique González Macho dejó dos grandes titulares. Por un lado, su frase de que hacer cine en España es un "acto de heroicidad" y, por otro, sus elogios a Ignacio González por sus palabras a favor de reducir el IVA cultural. El presidente de la Comunidad de Madrid ha puesto cara de póker ya que bien sabe que un elogio en los Goya puede ser un regalo envenenado. No se equivocaba, poco después, Javier Bardem ha felicitado a la marea blanca de ciudadanos, y se ha referido a su compañero de partido, José Ignacio Wert, como "nuestro ministro de anticultura". Y es que la espantada de Wert le ha convertido en el protagonista absoluto de la ceremonia... con el permiso, claro, de David Trueba y Juan Carrión.


Lea también:

- La quiniela de los Goya 2014
- Chat con David Trueba
- Las diez mejores películas de 2013
- 'La gran familia española': Hermanos (edulcorados)
- 'Vivir es fácil con los ojos cerrados': Almería, 1966
- 'Caníbal': Un traje hecho a medida que no luce como debería
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios