www.diariocritico.com
'Lágrimas de cocodrilo': Y ya, el verano

'Lágrimas de cocodrilo': Y ya, el verano

viernes 27 de junio de 2014, 18:13h
El verano nos trae siempre una cierta laxitud. Es el calor, que baja la tensión, y es el cansancio de un curso tan duro como éste. Pero también nos trae la calle, el aire libre -si, libre- y el adelanto de las novedades que nos sorprenderán en la rentrée. A celebrar. Yo, la aparición de El atentado hueco, novela hasta ahora inédita de Miguel Angel Molinero.
 
La publicará etc/el toro celeste, la revista y editorial que dirige en Málaga el poeta y novelista Rafael Ballesteros, a lo mejor porque la vida de los dos, la de Molinero y la de Ballesteros, estaban ligadas además de por la amistad, por la excelencia. Los dos han sido modelo de políticos -ya ves, ahora que hacen falta los ejemplos de integridad, lo digo-, los dos han bregado con la literatura, los dos han sido animadores culturales de primer nivel. Miguel Ángel Molinero, más conocido como periodista, murió el 18 de diciembre de 2007, y dejó buena parte de su obra literaria inédita. En estos años su mujer, Soledad Orozco, se ha ocupado de que salga a la luz. Y así, en 2009 apareció su novela Historia del Justiciero que le decían Cristo (Trama Editorial), poco después lo haría El sentido de la Experiencia, su tercer y seguramente más importante libro de poemas, y en 2012, publicada por el Centro de la Generación del 27,  aparecería su Poesía Completa, que incluía los dos libros anteriores, Venir de lejos (Adonais, 1978) y Tinieblas exteriores (Los Poetas del Dragón, 1988). Ahora, enseguida, aparecerá El atentado hueco.
 
El atentado hueco es una novela iniciática, que cuenta la adolescencia de un grupo de chicos de su generación: la España de los últimos cincuentas y primeros sesenta, recordada ya en plena juventud -el 68 y aledaños. Con una prosa jugosa y barroca, Molinero hace un fresco a la vez íntimo y a la vez "social" de estos chavales, la Célula Pensamiento, y su intento de atentar contra el mismísimo dictador. Pero es esa España sórdida y oscura, en contraste con la vitalidad exuberante de los protagonistas, y su curiosidad intelectual, la que nos trae el recuerdo casi infantil de esos entonces. Y es un libro muy oportuno, me parece a mí. Que a los que recordamos y nos reconocemos no se nos olvide, y que los que no tienen por qué, se lo aprendan. Que corren malos tiempos para la memoria.
 
Rafael Ballesteros ha dedicado los dossieres de dos números de su revista El toro celeste, el 4 y el 5, a la obra de Miguel Angel Molinero. La revista, excepcionalmente bien diseñada, con unos contenidos y un cuidado que podéis ver aquí http://www.eltoroceleste.com/category/revistas/ es de las que crean adictos: a la buena poesía y a la buena prosa. A la buena pintura y a la buena fotografía. De publicación digital, hará cada año una edición en papel, para los que somos emigrantes en el mundo cibernético, y para aquellos que disfrutan de un papel bien impreso. Y ahora, casi inaugurando su quehacer editorial, publica esta delicia de novela.
 
Desde aquí, quiero saludar esta iniciativa estupenda. A la revista, porque ocupa un hueco de calidad y de buen hacer. A la editorial etc/el toro celeste, por lo mismo. Estoy segura de que nos dará muchas y grandes alegrías, desde esa Ciudad del Paraíso que cantara Vicente Aleixandre. Este toro celeste, que lleva el nombre constelado de aquel que se llevó por delante a Enkidu, el amigo-hermano de Gilgamesh, es en si mismo una declaración de principios. Y de belleza. 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios