www.diariocritico.com
Discos olvidados: joyas de las que nunca has oído hablar (III)

Discos olvidados: joyas de las que nunca has oído hablar (III)

>> Primera parte | Segunda parte

lunes 18 de agosto de 2014, 17:41h
Lo bueno de las listas es que sirven para no dar palos de ciego. Te interesa algo, buscas referencias sobre ello y vas consiguiendo lo que más te ha gustado. En lo que coincide la mayoría es lo que se considera el canon de ese género. En el rock and roll en ese canon entrarían Chuck Berry, Elvis, Beatles, Stones, Zeppelin, James Brown, Pink Floyd, Clash, Prince y un larguísimo etcétera. Pero más allá del canon están los discos personales de cada uno, los que, por una razón u otra, no aparecen con tanta asuididad en esas listas. Esos discos fuera del catálogo principal que son los primeros que recomiendas porque te parecen más tuyos. Así que en este agosto me he propuesto sacar del olvido (entre una mayoría) a unos cuantos discos que me parecen sobresalientes. En esta tercera entrega: 'Acid' de Ray Barretto y 'A man under the influence' de Alejandro Escovedo.
Ray Barreto - Acid (1968)

Cuando hablamos de Ray Barretto hablamos de un músico descomunal, uno que empezó tocando con Charlie Parker, antes incluso que con Tito Puente, pero que también ha cruzado el puente con la música rock, colaborando con los Rolling Stones o los Bee Gees. Pero por lo que siempre será recordado es como una de las figuras más importantes de la música latina en general y como uno de los padres de la salsa, a través de su contribución al mítico sello neoyorquino Fania, el equivalente latino a Motown o Stax. Precisamente 'Acid' es el primer disco de Barreto con Fania, aunque ni mucho menos su primer trabajo discográfico, ya que Ray llevaba grabando desde los 50 y en 1961 había conseguido un gran éxito con 'El watusi'.



Con 'Acid' Barretto se metía de lleno en la fiebre del 'boogaloo', un género que mezclaba la música latina con el rhythm & blues en busca de encontrar un mercado fijo, en una música dominada totalmente por el rock anglosajón. Los números de este tipo de 'Acid' son verdaderas bombas antes las que cuesta mucho mantener los pies quietos, 'Mercy mercy baby', 'Soul drummers' y, principalmente, la espectacular 'A deeper shade of soul'. En estas canciones, cantadas en inglés, pone la voz Pete Bonet y consigue la mezcla perfecta entre el 'feeling' de los grandes del soul y el 'tumbao' de los nuyoricans, la comunidad portorriqueña de Nueva York. Pero lo bueno de 'Acid' es que no solo se queda en la nueva moda sino que adelanta los nuevos caminos salseros de la próxima década con canciones tan espectaculares como 'El nuevo Barretto', donde el son montuno se fusiona con el funk, resultando en otra canción irresistible. También conviene hacer notar como en esta canción, durante el inicio de trompeta, se puede apreciar la tremenda influencia que tuvo en la posterior mezcla de Santana entre la música latina y el rock. En las canciones en español, la voz principal la pone el gran Adalberto Santiago. Pero es que aún hay más. Siendo un apasionado del jazz, 'Acid', también incluye un par de instrumentales, incluido la canción que le da título, donde 'Mano dura' puede demostrar que, fuera de Tito Puente, no tiene rival como mejor percusionista latino.



- Otro disco recomendable del mismo artista: 'Hard hands' (1968)

Alejandro Escovedo - A man under the influence (2001)

Alejandro Escovedo proviene de una familia totalmente musical. Sus hermanos mayores, Pete y Coke, colaboraron con Santana, otro de sus hermanos, Javier, fue miembro del grupo de culto, The Zeros, donde también militaba El Vez, y su sobrina es la estrecha colaboradora de Prince, Sheila E. Pero que nadie lo dude, dentro de esta casta, Alejandro es el más destacado. Comenzó coqueteando con el punk en sus inicios pero se afianzó como una de las voces más destacadas dentro de lo que se conoce como 'Americana'. Para resaltar su importancia solo basta destacar que la biblia del género, la revista 'No depression', le eligió como el artista de la década de los 90. Aunque puede que resulte más significativo otro dato. En 2003 sufrió un empeoramiento en su hepatitis C y tuvo que ser hospitalizado. Al no poder pagar las facturas del hospital, un grupo de amigos y admiradores de Escovedo se reunió para organizar conciertos benéficos para recaudar dinero. La cosa terminó con un disco doble de homenaje llamado 'Por Vida: A Tribute to the Songs of Alejandro Escovedo'. En él participó la plana mayor del género y otros grandes del rock, nombres como los de Steve Earle, Calexico, Lucinda Williams, John Cale, Jennifer Warnes, Ian Hunter, The Jayhawks, Bob Neuwirth, Cowboy Junkies o Son Volt.



Elegir un solo disco entre su larga trayectoria es difícil, ya que Escovedo pertenece a ese selecto grupo de artistas que son incapaces de grabar un disco malo. Aunque, si hay que quedarse con uno, elijo 'A man under the influence', una verdadera maravilla que mezcla su faceta más rockera, con la música más de raíces e, incluso, con algún toque de su herencia latina. Entre las canciones más destacadas se encuentran 'Rosalie', 'Don´t need you', 'Across the river', 'Velvet guitar' o, la más conocida 'Castanets'. Una canción, que una vez que se supo en 2005 que George Bush Jr. llevaba en su iPod, Escovedo decidió dejar de tocar hasta que Bush la quitara de su iPod o abandonase la Casa Blanca. Una alegría para todos los que pudimos verle, en su única visita a España en 2012, que el líder del Trío de las Azores dejara la presidencia en 2008.


- Otro disco recomendable del mismo artista: 'Gravity' (1992)

Lea también:

- Discos olvidados: joyas de las que nunca has oído hablar (I)

- Discos olvidados: joyas de las que nunca has oído hablar (II)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.