www.diariocritico.com
La Unión Europea ante 2015 (I): Los aspectos económicos

La Unión Europea ante 2015 (I): Los aspectos económicos

> Nuestro experto en la UE, Rogelio Pérez-Bustamante analiza los retos europeos en 2015

sábado 20 de diciembre de 2014, 11:43h
El jueves 18 de diciembre de 2014 tuvo lugar en Bruselas la reunión de los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión en el previsto Consejo Europeo de diciembre, un corto Consejo Europeo normalmente previsto para dos días, más corto aún si consideramos que fue la puesta en marcha desde las alturas de toda la maquinaria institucional de la Unión Europea recién renovada en donde el Consejo Europeo sigue y seguirá inevitablemente ocupando el papel decisorio como gestor de las prioridades políticas generales e iniciativas de gran calado que afectan a la Unión y a sus Estados.
Este Consejo Europeo realmente no resolvió más que plantear el fomento de la inversión europea y la resolución de las deficiencias del mercado, como desafío estratégico fundamental para lo cual solicita la creación de un Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE) en el Grupo BEI con el objetivo de movilizar 315 000 millones de euros en nuevas inversiones entre 2015 y 2017. Para tal efecto sugiere que la Comisión presente una propuesta en enero de 2015, sobre la que se invita a los legisladores de la Unión a lograr un acuerdo antes de finales de junio, de modo que las nuevas inversiones puedan activarse ya a mediados de 2015.

Recordemos que el Banco Europeo de Inversiones (BEI), es el órgano financiero comunitario de la Unión Europea creado en 1958 en el marco de los Tratados de Roma con la misión de contribuir al desarrollo equilibrado del territorio comunitario a través de la integración económica y la cohesión social. Se plantea ahora que el Grupo BEI pueda iniciar las actividades recurriendo a sus fondos propios a partir de enero de 2015 quedando el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas abierto a las contribuciones de los Estados miembros, directamente o a través de bancos de fomento nacionales.

En este marco se plantean además como cuestiones importantes: avanzar en la lucha contra la elusión fiscal y la planificación fiscal abusiva y se recuerda que la coordinación más estrecha de las políticas económicas de los Estados de la Unión es esencial para asegurar el correcto funcionamiento de la Unión Económica y Monetaria.

Si consideramos lo que ha dado de sí este Consejo Europeo a través de sus Conclusiones podremos entender que realmente no se ha hecho más que iniciar un proceso planteado desde el ejecutivo que pudiera ser conocido como el "plan Juncker" y que es la primera iniciativa del Presidente de la Comisión Europea Jean Claude Juncker quien inmediatamente de ser elegido el 1 de noviembre de 2014 planteaba el inicio de una nueva agenda económica para afrontar la verdadera y según algunos inacabable crisis europea en el marco de una crisis económica global. El plan Juncker tiene como piedra angular un plan que atraiga más de 300.000 millones de euros en inversiones con relativamente poco dinero público y buenas dosis de ingeniería financiera.
Este plan pretende convertir 15.000 millones procedentes de los presupuestos europeos y 5.000 millones del Banco Europeo de Inversiones como palanca que lleve hasta el objetivo de atraer más de 300.000 millones en inversiones fundamentalmente de infraestructuras. La idea que parte de la creación del referido fondo con los referidos fondos a los que se unirán los 5.000 millones del Banco Europeo de Inversiones fue presentada al Parlamento Europeo que en alguna medida le ha dado ya su visto bueno, al tiempo que se anuncia que el ejecutivo a través de su recién nombrado Vicepresidente Jyrki Katainen, responsable de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad visitará las grandes plazas financieras para buscar inversores.     

Quedaba claro que sobre este fondo no hay una posición muy entusiasta por parte de Alemania que recela de este proyecto, por considerar inapropiados estos estímulos para el gasto público y sobretodo porque exige previamente que las economías europeas más afectadas por la crisis como Francia e Italia asuman ajustes más duros para compensar su situación de incumplimiento de las metas de déficit público. Esta situación que ha sido denunciada por el alemán Günther Oettinger, actual Comisario Economía y Sociedad Digitales, sería flexibilizada por el Presidente de la Comisión Juncker, ante la promesa de Paris y Roma de afrontar nuevas reformas.  En todo caso, las exigencias de Alemania son contestadas por muchos de los países europeos que manifiestan que se debe aprovechar el margen fiscal para impulsar la inversión y promover el crecimiento de la Unión Europea mientras consideran que Alemania anuncia un superávit fiscal en 2015 mientras acumula un superávit comercial del 7% del PIB.

Este es un viejo dilema que Jean Claude Juncker pretende resolver con su plan de inversiones pero que en gran medida tan sólo supone una declaración de intenciones no suficientemente sólida porque en principio Bruselas apuesta poco y asimismo el BEI arriesga muy poco. Mientras, los Estados europeos están activando plantes de inversión nacionales y ya han remitido un listado de más de 1.800 proyectos por un total de 400.000 millones de euros para el próximo trienio. La idea de Juncker es destinar 220.000 milllones a infraestructuras energéticas de transporte y digitales y 80.000 a pymes impulsando el mercado único.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aprovecharía en su estancia en Bruselas para reunirse con el presidente francés, François Hollande, el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, y el propio Presidente de la Comisión Juncker para impulsar las interconexiones, manifestando que España, Francia y Portugal presentarán en marzo proyectos conjuntos de interconexiones energéticas para obtener financiación del referido plan de inversión, proyectos que serán preparados por los gestores de red y ratificados en una cumbre tripartita que se celebrará en España en febrero. La idea es tener claros los objetivos sobre estos proyectos cuando se celebre el Consejo Europeo de marzo siempre dedicado a la situación y perspectivas económicas y singularmente a la política de energía.

Puede concluirse que estamos por tanto ante un emblemático plan de estímulo en el que todavía hay demasiadas incógnitas con respecto a su financiación y muchos encajes con respecto a los proyectos que se presenten y la decisión final de incluirlos en este plan de inversiones presentado por el ejecutivo y ahora planteado abiertamente por el Consejo Europeo que quiere hacerlo operativo a mediados de 2015. Falta por saber qué novedades en este mundo de crisis económica y general aparecerá en los próximos meses que obliguen a acelerar los estímulos fiscales y quizá actuar con mayor contundencia. El gravísimo problema del desempleo y el tiempo de esta larga crisis económica corre en contra de la credibilidad de la Unión Europea.

"Se trata de que empiecen a trabajar, que ya lo están haciendo, los operadores. De que avancen a la hora de fijar cuáles son los proyectos que se pueden presentar al plan Juncker. Y luego se trata de que en marzo, cuando hay un Consejo Europeo que va a tratar el tema de la energía, podamos presentar esos proyectos que presentaríamos tres países de la UE", ha explicado el presidente del Gobierno.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios