www.diariocritico.com
Los 50 mejores discos de lo que llevamos de década (Del 10 al 1)

Los 50 mejores discos de lo que llevamos de década (Del 10 al 1)

>> Del 50 al 41 / Del 40 al 31 / Del 30 al 21 / Del 20 al 11

jueves 29 de enero de 2015, 11:31h
Con la llegada de 2015 hemos entrado en la segunda mitad de la segunda década del siglo XXI, un momento perfecto para echar la vista atrás y repasar algunos de los discos más significativos de lo que llevamos de años 10. Una revisión en la que no faltarán grandes nombres pero que también servirá para (re)descubrir algunos nombres. (Vea aquí las anteriores entregas: Del 50 al 41 / Del 40 al 31 / Del 30 al 21 / Del 20 al 11)
10. Kendrick Lamar - good kid, m.A.A.d. city (2012)

La aparición más fulgurante del rap en lo que llevamos de década. Kendrick Lamar y su 'good kid, m.A.A.d. city' marcaron un antes y un después en el género, como anteriormente lo hicieron otros como Nas con 'Illmatic' o Public Enemy con 'It takes a nation of millions to hold us back'. Así de influyente es este disco que se podría denominar conceptual, siguiendo la historia de un joven Kendrick creciendo en Compton. El famoso barrio de Los Angeles desde el que salieron Ice Cube o Dr. Dre, que aquí ejerce como productor. La lírica de Lamar es excelente y podría servir como guión cinematográfico a una película tipo Tarantino, enseñando además una alternativa a esa cultura autodestructiva de las drogas y las bandas callejeras, sin caer jamás en la moralina o la autocomplacencia.



9. Deerhunter - Halcyon Digest (2010)

La banda de Bradford Cox logró con este 'Halcyon Digest' un gran ejemplo de reciclaje sonoro, haciendo sonar sus diversas influencias de una manera actual y cohesionada. A su favor cuentan con algunas de las mejores canciones pop de lo que llevamos de década, a pesar del comienzo del disco con la densa 'Earthquake', una invitación hacia un viaje letárgico y soñoliento, con 'Don´t cry' y 'Revival' estos chicos de Atlanta nos demuestran de lo que son capaces. En estas dos canciones parecen Jesús & The Mary Chain interpretando a los Everly Brothers, al igual que en la melancólica 'Basement Scene', que suena directamente inspirada por "(All I have to do is) dream". En 'Memory Boy' emprenden un viaje hacia los sesenta más melódicos y con 'Coronado' suenan como deberían sonar los Strokes actualmente, además de contar con un instrumento tan poco indie como el saxofón, 'Fountain stairs' sigue en esa misma dirección, mientras que 'Helicopter' abría caminos a las ensoñaciones de grupos como Beach House.



8. St. Vincent (2014)

St. Vincent (el nombre tras el que se esconde Annie Clark) no se ha dormido en los laureles tras colaborar con una de sus grandes influencias, y uno de los grandes cerebros del rock de las últimas décadas, David Byrne. Según ella misma relata, 36 horas después de terminar la gira de presentación de 'Love this giant', el disco que grabó junto a ex Talking Heads, se puso a pensar y a componer este disco homónimo, tal era la cantidad de ideas y melodías que tenía en la cabeza. Algo que se nota en el resultado final, pues tras tres discos en solitario y la consabida colaboración con Byrne, 'St. Vincent' supone el cénit creativo de la norteamericana.



7. Queens Of The Stone Age - ...Like Clockwork (2013)

Solo diré una cosa sobre este '... Like clockwork', esta a la altura de 'Songs for the deaf'. Palabras mayores dentro de la discografía de Josh Homme... Sencillamente, el mejor disco de rock de la década.



6. Janelle Monáe - The ArchAndroid (2010)

The ArchAndroid tiene todas las papeletas para convertirse en uno de los debuts más importante de la década, aunque también las tiene para el más freak. Que se puede decir de un disco que comienza como una sinfonía y pasa a desarrollar una bizarra historia de ciencia ficción, que musicalmente suena a unas Destiny´s Child producidas por Prince, recuerda a los Outkast más imaginativos (no en vano cuenta con la colaboración de Big Boi) y hace que recordemos a la gran Lauryn Hill. Para disfrutar de este disco hay que dejar los prejuicios en casa y darse cuenta de que Janelle Monae se ha atrevido con una mezcla tan imaginativa que hace que los ecos de Michael Jackson se fundan con los de Simon & Garfukel (en la pastoral '57821') sin que suene a sacrilegio. Dentro de que, a pesar de sus más de 70 minutos, The ArchAndroid se disfruta mucho mejor como un todo, los momentos más destacados del disco los encontramos con 'Locked Inside', una canción que podría haber firmado el Stevie Wonder de los años setenta, 'Tightrope' un bombazo funky soul que se convirtió en el gran llenapistas de la temporada y 'Mushrooms & Roses' donde nos hace añorar al Prince más inspirado. Dicho todo esto podemos agregar que la señorita Monae puede cantar como los ángeles ('Oh maker') y gritar como el mismo diablo ('Come alive'), claro que si su música no fuese tan imaginativa, de poco le valdría.



5. Beach House - Bloom (2012)

'Bloom' es la confirmación definitiva de Beach House, el dúo formado por Victoria Legrand y Alex Scully han sacado el disco redondo que ya se prometía en algunos momentos de 'Teen dream'. Ya no hay sensación de una colección desperdigada de (grandes) canciones, 'Bloom' funciona como una sinfonía en la que las canciones se van continuando unas a otras. 'Myth' abre las puertas a un disco como los de antes, cuando se valoraban como obras en sí mismas. Puede que a muchos les sonase a sacrilegio sus propias referencias al 'Pet Sounds' pero eso es lo que han conseguido hacer, la cuadratura del círculo, un disco redondo. Si no lo han conseguido se han quedado muy cerca y es que el momento en el que aparecen seguidas 'Other people' y 'The hours' es cuando te das cuenta de la grandeza de este disco.



4. Vampire Weekend - Modern vampires of the city (2013)

En la prestigiosa NPR afirmaban que 'Modern Vampires of the City' era uno de los mejores terceros discos de la historia, junto a 'After the Goldrush', 'London Calling' y 'Born to Run'". Aunque suene claramente a exageración (solo el tiempo puede ponerle al lado de esos clásicos) da una idea del gran disco que han sacado los de Ezra Koenig.



3. Tame Impala - Lonerism (2012)

Su primer disco, 'Innerspeaker', ya dejaba vislumbrar que Kevin Parker era alguien con futuro. Claro que 'Lonerism' no sólo lo confirma sino que hace de él uno de los músicos más talentosos de la actualidad. Su amor por la psicodelia sigue estando presente pero ahora ha actualizado su sonido y, a pesar, de seguir recordando vocalmente al Lennon de 'Revolver' su sonido es más propio. La gema absoluta es 'Feels Like We Only Go Backwards' pero el resto no desmerece y se convierte en uno de esos discos que mejoran con cada escucha, dando como resultado el disco que llevaban años esperando los seguidores de Flaming Lips o Mercury Rev.



2. Kanye West - My Beautiful Dark Twisted Fantasy (2010)

Kanye West no es un MC particularmente dotado, tampoco goza de una buena voz pero, aun así, es el rapero más influyente de los últimos años. Su habilidad como productor se puede apreciar en toda su plenitud en su obra maestra, este 'My beautiful dark twisted fantasy', una compleja colección de canciones de más de 70 minutos de duración, lo que en los tiempos del vinilo se conocía como un disco doble, en la que este Phil Spector del hip hop se permitió todo tipo de lujos, tales como contar con 42 personas involucradas en una sola canción, "All of the lights", gastarse más de tres millones de dólares en su realización, conseguir las colaboraciones de Justin Vernon, Rihanna, Drake, Elton John, Alicia Keys, Nicki Minaj o incluir instrumentos con tan poco 'flow' como la trompa o el violonchelo. Además, ¿qué otro rapero recurriría a King Crimson para suministrarse de samples? Su tendencia a la ampulosidad se ve confirmada con un vídeo de presentación de más de treinta minutos, pero todos los ornamentos que rodean a este disco se le ajustan perfectamente. Kanye West puede que no sea un ejemplo de modestia pero hasta eso es adecuado a la hora de hacer un disco planeado para impactar y grabarse en la memoria.



1. Arcade Fire - The Suburbs (2010)

A la hora de valorar un grupo y su disco hay muchas variantes, depende del nivel de las canciones, de su cohesión, de la producción y un larguísimo etcétera. Una de las variantes que suele ser más importante es la personalidad, entendida en si ese grupo es original, tiene un sonido propio, algo que le haga único e intransferible de otros. Esta cualidad es una de las más escasas dentro de la música pop pero suele ser la que distingue a los buenos grupos de los mejores. En lo que llevamos de siglo XXI pocos grupos han aparecido con una personalidad tan pronunciada como Arcade Fire y su tercer disco fue la confirmación de que el maravilloso 'Funeral' no fue flor de un día. 'The Suburbs' fue la demostración de que Arcade Fire se habían convertido en el grupo de referencia de su generación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.