www.diariocritico.com
Mundial de GP: Lorenzo, obligado a ganar a Rossi en Malasia en plena guerra de nervios y declaraciones

Mundial de GP: Lorenzo, obligado a ganar a Rossi en Malasia en plena guerra de nervios y declaraciones

> Márquez y Pedrosa pueden tener gran influencia

viernes 23 de octubre de 2015, 12:32h

El piloto español Jorge Lorenzo (Yamaha) intentará mantener la emoción en el Mundial de la categoría MotoGP hasta el final del campeonato en Cheste (Valencia), aunque afronta presionado el Gran Premio de Malasia, penúltima cita del calendario, porque su compañero y líder Valentino Rossi tiene ante sí su primera opción matemática de poder ser campeón del mundo y además ha ampliado con sus declaraciones la tensión.



Australia brindó una espectacular carrera de la que salió 'vivo' el balear, que no pudo llevarse la victoria ante Marc Márquez (Repsol Honda), pero que se vio favorecido por el favor que le hizo el italiano Andrea Iannone (Ducati), al finalizar tercero por delante de 'Il Dottore' y recortarle siete puntos para situarse a once a falta de dos pruebas, todavía favorables al de Tavullia, que puede manejar su ventaja con menos presión.

Sin embargo, Phillip Island ha vuelto a traer polémica que añadir a la tensión ya existente con Rossi recalcando no entender la táctica de Márquez en la cita australiana y señalándole en la rueda de prensa oficial como "aliado" de su rival, al tiempo que demandó que exista únicamente una pelea entre los dos candidatos a la corona sin ayudas a ninguno del resto. Todo esto adereza un Gran Premio ya de por sí repleto de emoción y en el que Lorenzo no sólo tendrá que batir a Rossi sino que tendrá ante sí otros elementos en contra, como la presión que supone su escaso margen de error.

El mallorquín no puede fallar en forma de caída, lo que pondría prácticamente en bandeja la corona a su compañero, cuyas opciones de salir campeón del trazado malayo pasan sobre todo por esta posibilidad, mientras que con el español finalizando la carrera, la más factible, pero complicada, pasa por ganar y que su rival finalice sexto o peor. Pero, esta situación y la experiencia del nueve veces campeón del mundo, que aún no se ha ido al suelo en todo el Mundial, no son sólo los únicos obstáculos.

Esta cita es de extrema dureza por las condiciones de calor y humedad, lo que exige a moto, principalmente en los neumáticos, y piloto, a lo que hay añadir los problemas de polución por una quema de rastrojos en Indonesia, que parece que finalmente no serán un estorbo.

Y para culminar, la presencia de las Honda, que son muy rápidas en Sepang, un trazado que han dominado en los tres últimos años y en el que, por el contrario, Jorge Lorenzo aún no sabe lo que es ganar en MotoGP, habiendo finalizado segundo en tres ocasiones, aunque en las dos últimas visitas sólo ha podido ser tercero, en 2014 por detrás de Rossi, algo que no se puede repetir en esta ocasión.

De hecho, el balear, que sabe que lo único que realmente la vale es estrenar su palmarés en esta carrera y esperar que, de nuevo, el mayor número de pilotos se cuelen entre él y el italiano, papel que parece reservado para sus compatriotas Marc Márquez y Dani Pedrosa, dispuestos a ser jueces en los dos Grandes Premios que restan, o las Ducati. Con todo, pese a su cuarto puesto en Phillip Island, las cosas siguen pintando muy bien para Rossi, hábil para sacar a relucir los galones que dan sus nueve títulos y su figura para trasladar la presión hacia el resto de la parrilla, que debe decidir ahora si se mete en la pelea entre el español y él, o la elude sin renunciar a la victoria.

'Il Dottore', cuya última victoria en Sepang fue en 2010, continúa con ventaja y sendos podios podrían servirle para volver a reinar en el mundo del motociclismo seis años después de su último título, certificado precisamente en el trazado malayo, donde también se coronó en los años 2003 y 2005.

Márquez y Pedrosa, a animar la batalla

Pero los dos pilotos del equipo Repsol Honda no pondrán las cosas fáciles. Márquez viene reforzado de su victoria en Phillip Island, dejó claro que él no ayudaría a nadie salvo que fuese su compañero y ya dominó con mucha autoridad los entrenamientos de pretemporada en este escenario, donde fue el único capaz de bajar del 1:59 e impuso un nuevo récord del circuito con 1:58.867.

El de Cervera, de nuevo en medio de una agria polémica con Rossi, situación que ya se tensó este año tras las carreras de Argentina y Assen donde el catalán libró duelos apretados con el italiano, se impuso el año pasado, pero en los dos anteriores el triunfo fue para su compañero Dani Pedrosa, que habitualmente también va fuerte en este trazado.

El de Castellar del Vallés no pudo estar en la gran pelea del pasado domingo, pero su sexta plaza le aupó al quinto puesto de la general, a 23 puntos de un Andrea Iannone, que quiere volver a estar delante como en Australia y ser otro contendiente a preparar un espectacular fin de fiesta en Cheste.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios