www.diariocritico.com
De izquierda a derecha: Marcos del Ojo Barroso “El Canijo de Jeréz”, Migue Benitez “Er Migue”,  Diego Pozo “El Ratón”.
Ampliar
De izquierda a derecha: Marcos del Ojo Barroso “El Canijo de Jeréz”, Migue Benitez “Er Migue”, Diego Pozo “El Ratón”.

Vuelven las mejores 'Obras Garrapateras' con Los Delinqüentes en un doble CD

> Editada por Warner Music, esta recopliación de dos décadas del grupo sale a la venta el 22 de junio

miércoles 13 de junio de 2018, 09:53h
Obras Garrapateras es un doble CD con 34 canciones que hacen un minucioso recorrido por toda la discografía de Los Delinqüentes. Seleccionadas por “El Canijo de Jeréz”, Diego “El Ratón” y Manu Benítez (hermano del recordado Migue), todas ellas son grabaciones esenciales para conocer el verdadero espíritu de Los Delinqüentes; un cóctel explosivo de flamenco-pop-rock y punk transgresivo.

Miguel Ángel Benítez “Er Migue” y Marcos del Ojo Barroso “El Canijo de Jerez” se conocieron en el instituto, en Jerez de la Frontera, su tierra natal, hermanados por una camiseta de Triana que lucía el primero. Tras descubrir sus múltiples conexiones musicales, se juntaron para escribir un puñado de letras y músicas que, con el tiempo, formarían parte de la cultura popular de nuevas generaciones.

Poco después apareció en escena Diego Pozo “El Ratón”. El que iba a ser su maestro de guitarra de palo, pronto se convirtió en el tercer pilar de esta banda sin igual y pieza fundamental en las labores de producción y arreglos. Corría el año 1998, habían nacido Los Delinqüentes.

Estos tres chavales, que por aquel entonces contaban 15, 16 y 23 años respectivamente, crearon su propio lenguaje para contar historias mundanas y callejeras con una poética divertida y singular. Así se fue gestando la jerga y la filosofía garrapatera, una genuina forma de vida.

Este itinerario musical tiene como punto de partida la canción que abría su álbum debut; “El sentimiento garrapatero que nos traen las flores”, el disco con el que se presentaban al mundo entero en 2001, dispuestos a esparcir su germen garrapatero a los cuatro vientos. Con él lograron su primer disco de oro (50.000 copias), cosechando excelentes críticas en todos los festivales que pisaban, dentro y fuera de la península, y construyeron una base de fans devota que seguiría su estela a lo largo de toda su carrera.

Josema García Pelayo fue quien se puso a los mandos en su flamante estudio “La Bodega”. Desde el primer momento comprendió el incalculable valor de este trío, y supo potenciar los particulares aromas de sus canciones con un impecable trabajo de producción. Pelayo estaría presente en éste y el resto de discos que llegarían después, aportando sabiduría y buen hacer.

De este álbum se incluyen también otras canciones convertidas en himnos como “Nube de pegatina”, “Tabanquero”, “Fumata de ladrillo”, “Mis condiciones pajareras” o la inmortal “El aire de la calle”.

En 2003 llegó su segundo trabajo “Arquitectura del aire en la calle”, dotado del mismo ímpetu e ingenio que el primero, confirmaba la inconmensurable capacidad para crear historias psicodélicas basadas en sus propias vivencias, aderezadas siempre con unas músicas que ya eran seña de identidad.

“Poeta encadenado”, “La madriguera”, “El Rey Regaliz”, “Telescopio Cósmico” o “Los Delinqüentes y la banda del Ratón” son algunas de las canciones de este álbum recogidas en la colección definitiva de Obras Garrapateras.

En 2004, la gran familia de Los Delinqüentes y el mundo de la canción, sufrieron un golpe devastador cuando se supo la terrible noticia: el corazón de Migue se había parado mientras descansaba durante la mañana del 6 de julio.

A partir de ese momento “Canijo de Jeréz” y Diego “El Ratón” tomarían el timón con rumbo al que sería su tercer álbum. En 2005 llegó “El verde rebelde vuelve” colmado de canciones cocinadas en los mismos fogones de ingenio y frescura que sus antecesores. Con alegría de vivir, palmas y mucho jaleo daban la bienvenida al futuro. Aquí incluyeron canciones eternas como “La primavera trompetera”, “El abuelo Frederick”, “Después” con la colaboración de su amiga Bebe o “Chiclana” con Kiko Veneno. Todas ellas presentes en esta nueva compilación.

“Recuerdos garrapateros de la flama y el carril” no se hizo esperar. Una colección de canciones seleccionadas de anteriores álbumes, entre las que brillaban nuevas gemas desconocidas o revisitadas: “Somos (Laboratorio del ritmo)”. “De los matorrales”, “Pirata del estrecho” (con Muchachito y La Excepción). Recogidas también en este doble CD.

Llegaron nuevos tiempos y con ellos un cambio de discográfica, en 2009 firmaron con El Volcán Música de la mano de Javier Liñán, su A&R desde el nacimiento de Los Delinqüentes. De esa época son canciones como “Donde crecen las setas” , “Cicatrizando”, “Camino de los bares” o “El increíble gorrión mojado” incluidos en el disco que bendijeron con el título “Bienvenidos a la época iconoclasta”.

El viaje garrapatero termina con una canción de su última etapa: “El Voltereta” del álbum lanzado en 2010; “Los hombres de las praderas y sus bordones calientes”, último disco de estudio publicado hasta la fecha por Los Delinqüentes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.