www.diariocritico.com
Los 50 mejores discos de lo que llevamos de década (Del 30 al 21)

Los 50 mejores discos de lo que llevamos de década (Del 30 al 21)

>> Del 50 al 41 / Del 40 al 31 / Del 20 al 11 / Del 10 al 1

jueves 22 de enero de 2015, 09:14h
Con la llegada de 2015 hemos entrado en la segunda mitad de la segunda década del siglo XXI, un momento perfecto para echar la vista atrás y repasar algunos de los discos más significativos de lo que llevamos de años 10. Una revisión en la que no faltarán grandes nombres pero que también servirá para (re)descubrir algunos nombres. (Vea aquí las otras partes: Del 50 al 41 / Del 40 al 31 / Del 20 al 11 / Del 10 al 1)
30. St. Vincent - Strange Mercy (2011)

El tercer disco de Annie Clark fue el que la convirtió en una de las niñas mimadas de la crítica internacional. Y no era para menos, 'Strange mercy', perfeccionaba la fórmula de música arriesgada y angular junto a melodías inolvidables en canciones como 'Cruel', 'Cheerleader' o la propia 'Strange mercy'. Claro que lo mejor estaba por llegar...



29. Raphael Saadiq - Stone rollin´ (2011)

Un veterano de eso que se conoció como 'neo-soul', del que fue uno de los antecedentes junto a su grupo Tony! Toni! Toné!, Raphael Saadiq mira hacia el glorioso pasado de la música negra, cuando el R&B era algo más que chicas ligeritas de ropa bailando. Tras un comienzo arrollador que recuerda a los mejores momentos de Sly & The Family Stone con 'Heart Attack', Saadiq da una clase magistral de sonido Motown como si se tratase de una versión 2.0 del sonido Holland-Dozier-Holland. En 'Radio' se transfigura en una excitante versión del joven Stevie Wonder y con 'Stone Rollin' en como sonaría André 3000 de Outkast si hubiese grabado en los 60. Mucha clase.



28. Against Me! - Transgender Dysphoria Blues (2014)

El mejor rock and roll es, por definición, un género rebelde, provocador, transgresor e inconformista. Laura Jane Grace y Against Me! se han sacado de la manga un gran disco de rock and roll. Uno en el que se cuenta su cambio de género, pasando de ser Tom Gabel a Laura Jane Grace, dejando perlas como "querrías que te vieran como a cualquier otra chica, pero solo ven a un maricón" o "bebiendo con los colegas, riéndome de los maricones, como todos los chicos, agarrando mi polla con la mano". Este es el disco que hubiese sacado Hedwig (y su pulgada cabreada) si hubiese militado en los Replacements.



27. Foxygen - We are the 21st century ambassadors of peace & magic (2013)

En esto de rock, cuando comienzas a componer siempre te salen algunas canciones que recuerdan demasiado a otras y tienes que ir con cuidado, eso suena demasiado a esa canción de Bowie, o tiene los acordes de aquella de los Stones. Foxygen ha decidido mandar todo eso a la mierda, si 'On blue mountain' suena en un momento calcada al 'Under my thumb' de los Stones, ellos ya son conscientes de eso, si en 'Oh yeah' deciden plagiar un momento del 'Mr. Big Stuff' también está bien. Si 2 Many DJ´s puede sacar discos mezclando a los Stooges con Salt´N´Pepa porque no van a poder ellos mezclar a los Kinks con Gorillaz en 'Shuggie' ¿No estaba el 'Good Inc' de estos últimos cogido del songbook de Ray Davies? El disco más adictivo que he escuchado en años, los modernos echarán pestes de él, pero da igual, voy terminando esto que quiero volver a escuchar eso de 'I left my love in San Francisco' 'That´s OK, I was born in L.A.' ¿Lo coges Tony Bennett?



26. Ty Segall - Manipulator (2014)

Con 'Manipulator' Segall ha entregado el disco que le pude elevar de favorito de las radios universitarias y las publicaciones indie a un artista con potencial para todos los públicos, convirtiéndose en una especie de nuevo Jack White o Black Keys. Canciones no le van a faltar para ello, entre las 17 de nuevo disco, Segall hace un repaso a sus variadas influencias pero logrando cohesionarlas con un sonido propio. Evidentemente es un revivalista pero uno que tiene una voz propia, algo parecido al original mejunje de Tarantino con su cine. Así la canción que le da título contiene un órgano muy Brian Wilson pero es también el disco en el que más se nota la influencia de T. Rex y el glam. No en vano, el propio Segall ha dicho que se trata de su disco más Tony Visconti, refiriéndose al afamado productor de los mejores discos de los de Bolan y de David Bowie. Esa afirmación también se puede entender al ver que 'Manipulator' es el disco en el que más se cuida la producción en toda la carrera de Segall, conjugándose los arreglos de cuerdas con ataques sónicos más puros. Claro que el instrumento que sigue ocupando el mayor protagonismo es la guitarra, ya sea en forma acústica en las estupendas 'The Clock' y 'Green Belly' como en su vertiente más salvaje en los solos de 'Feel' o 'The hand' e incluso desdobladas 'a la Thin Lizzy', otros habituales de Visconti.



25. Frank Ocean - Channel Orange (2012)

Al principio 'Channel orange' llamó la atención por una canción, 'Thinkin´ about you', en la que Ocean reconocía una relación homosexual, algo prácticamente prohibido entre futbolistas, toreros y la gente cercana al mundo del rap. Pero mucho más allá de la anécdota el paso del tiempo lo ha confirmado como uno de los grandes discos de la década y ha convertido a Ocean en el futuro de la música negra, siendo el siguiente de una lista en la que estarían nombres como los de Stevie Wonder, Prince, D'Angelo o Kanye West.



24. LCD Soundsystem - This Is Happening (2010)

James Murphy es uno de los tipos más competentes dentro de este negocio y LCD Soundsystem uno de los grupos más importantes del nuevo milenio, 'This is happening' vuelve a encontrar a un Murphy que sin buscar la comercialidad es capaz de encontrar canciones tan atractivas como 'Dance Yrself clean" o la asombrosa "I can change". Tanto es así que hasta ese plagio descarado del 'White light/ White heat' de la Velvet Underground que es 'Drunk girls' resulta simpático. Murphy demuestra que es uno de los compositores más inteligentes de la actualidad. Tanto es así que un crítico comentó que si siguía así en 20 años estaría haciendo bandas sonoras para Pixar. Puede ser una gran verdad y que James Murphy sea el Randy Newman de la era tecnológica.



23. David Bowie - The Next Day (2013) 

El regreso más esperado de los últimos años. Bowie decide ejercer de Bowie sin escudarse en ningún alias. Aquí no hay Ziggy Stardust, ni delgado Duque Blanco, aunque su sombra se pasea por el disco. Desde esa portada en la que un cuadrado blanco se superpone a la portada del 'Heroes' y que parece la broma de un fan, Bowie se ha decidido reencontrar con su (glorioso) pasado y demostrar la enorme influencia de su música en los últimos 45 años.



22. Janelle Monáe - Electric Lady (2013)

Tres años después de aquel excelente debut llamado 'The ArchAndroid', si no contamos el EP 'Metropolis: Suite I (The Chase)', Monae volvía con 'The Electric Lady' para confirmar que estábamos ante la primera heredera de Prince. Comparte con el genio de Minneapolis unas influencias de lo más variadas, que ella consigue hacer propiamente suyas. De todas formas 'The Electric Lady' es menos variado estilísticamente que su predecesor, más centrado en el R´n´B, aunque un disco que comienza con una especie de banda sonora de Morricone para una película de ciencia-ficción y termina con sonidos jamaicanos, no se puede decir que sea cerrado estilísticamente. No creo que sea casualidad que la primera canción del disco, tras esa obertura 'morriconiana' sea una colaboración con el artista anteriormente conocido como "el puto amo de los 80", Prince. La canción es una verdadera gozada, con solo de guitarra de su "púrpura majestad" incluido. Pero es que 'The Electric Lady' encierra otros muchos tesoros, como 'Dance apocalyptic' o 'Q.U.E.E.N.', de una de las artistas fundamentales de lo que llevamos de década.



21. Jack White - Blunderbuss (2012)

Jack White es la figura fundamental del rock en el siglo XXI, ya sea al mando de los White Stripes, de los Raconteurs o como en este caso en solitario. El autor de 'Seven nation army' ha llegado al estatus de clásico y 'Blunderbuss' demuestra que se sigue manteniendo en forma. Para su primer disco en solitario ha soltado un single, 'Sixteen saltines', con el que dejar de añorar al dúo de Detroit, una canción que demuestra su habilidad con las seis cuerdas 'Missing pieces' o una de las versiones del año, 'I´m shakin´'. White juega con los grandes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.