www.diariocritico.com
Quién es Rafael Casanova, el político catalán al que todos los años se le rinde homenaje floral en la Diada
Ampliar

Quién es Rafael Casanova, el político catalán al que todos los años se le rinde homenaje floral en la Diada

Todos los años, en la fecha del 11 de septiembre, se rinde homenaje por medio de una ofrenda floral al político catalán Rafael Casanova. Pero... ¿quién era este personaje histórico para los catalanes que, además, es un símbolo para el nacionalismo catalán?

Rafael Casanova i Comes nació en la localidad barcelonesa de Moyá en 1660 y falleció en San Baudilio de Llobregat en 1743. Fue jurista, partidario del archiduque Carlos de Austria (por lo tanto, un austracista) en la Guerra de Sucesión Española, y Conseller en Cap de la ciudad de Barcelona. También llegó a ser la máxima autoridad militar y política de Cataluña durante el sitio borbónico de Barcelona.

Rafael Casanova (Rossend Nobas) / wikimediaCasanova fue herido en la batalla final del 11 de septiembre de 1714, y fue exonerado de sus cargos políticos y militares y volvió a ejercer la abogacía hasta poco antes de su muerte. Mantuvo el contacto con varios de los que habían sido dirigentes de la ciudad durante el sitio de la monarquía borbónica a Barcelona, así como con los exiliados en el imperio austríaco, y se le atribuye la autoría de un opúsculo austracista publicado en 1736.

Como Conseller en Cap de Barcelona, la ciudad se gobernaba a sí misma y tenía a su cargo a 6 magistrados, los Consellers, que tenían un mandato limitado a un año; eran elegidos por sorteo mediante el sistema de insaculación. Para el cargo de Conseller en Cap sólo figuraban en el saco correspondiente los nombres de aquellos que tenían el título de Ciutadans Honrats (Ciudadanos Honrados), una distinción que sólo se otorgaba a aquellos ciudadanos que se habían distinguido sobremanera en el servicio público a Barcelona. Casanova era uno de ellos. Como consejero tercero desarrolló su cargo Rafael Casanova hasta que tres meses después, en abril de 1706, las tropas del monarca Felipe V, con el rey a la cabeza, rodearon la ciudad e iniciaron el Sitio de Barcelona (1706) para reconquistarla.

Icono del catalanismo

Su figura se ha convertido en un icono del catalanismo, que le rinde tributo como a uno de sus grandes patriotas. Es algo que ha sido habitualmente cuestionado por quienes lo consideran un mero austracista.​ La ciudad de Barcelona le dedicó en 1863 una calle, y en 1888 erigió una estatua en su memoria en el lugar donde todos los años se le rinde tributo con una ofrenda floral en los 11 de septiembre.

Eso sí, los homenajes en su honor fueron prohibidos durante las dictaduras del Miguel Primo de Rivera y Francisco Franco, e incluso su estatua fue retirada de la calle. Desde su restitución en 1977, el monumento a Casanova es escenario de estos homenajes florales durante la Diada de Cataluña.

Todo sobre la Diada de Cataluña

Suscríbete al Boletín gratuito de noticias de Diariocritico y recibe en tu correo electrónico, de lunes a viernes, toda la información que marca la actualidad del día. También puedes suscribirte para recibir nuestras alertas gratuitas de noticias de Whatsapp.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Quién es Rafael Casanova, el político catalán al que todos los años se le rinde homenaje floral en la Diada

    Últimos comentarios de los lectores (4)

    53518 | Pascuamejía - 13/09/2019 @ 13:11:09 (GMT+1)
    LA DIADA, RAFAEL CASANOVA Y SU SECUAZ Conviene recordar antes de empezar que en 1702 el rey Felipe V juró las constitucions catalanes y recibió el juramento de fidelidad de instituciones y dirigentes. Pero entonces tuvo que trasladarse a Nápoles por una guerrita de nada en la que Austria le quería esquilmar aquellas tierras y, tras la salida del rey, no tardaron ni cinco minutos los desleales catalanes en sacar a relucir su cobarde felonía de siglos: se robaron las arcas públicas; negaron su juramento al rey, donde dije digo digo diego, y se parapetaron tras la población que, cuando empezó el asedio, fue la que más sufrió. El pollo al que los papanatas rinden homenaje con florecitas, rasgado de vestiduras y lagrimones tan falsos y espurios como sus pretensiones, fue un pájaro de mucho cuidado, con la mano más larga que la lengua y la lealtad tan corta como su estrategia militar. A Rafaelito lo que más le importaba era su manduca y su faldriquera, la bolsita en que se escondían los dineros, el "canut" de la expresión Salut i força al canut. Como buen cobarde, Rafita actuaba en comandita y en compañía de otros como su segundo en el mando barcelonés, el ladrón Salvador Feliu de la Peña, que durante los dos años que duró la contienda se hizo de oro y de paso a su amigote pues tenía el encargo de aprovisionar la ciudad. Por supuesto, ambos pertenecían a la élite de manilargos conocida entonces como Els ciutadans honrats (en realidad no, pero el Archiduque Carlos de Austria les dio el título), que ya son cojones, aunque andando el tiempo se les retiraría a ambos tan inmerecido nombramiento y el tal Feliu sería encarcelado por ladrón. Rafita se salvó porque disimuló como buen hipócrita, Qué escándalo, he descubierto que en el consistorio se roba a manos llenas. No obstante, Felipe V le expropió casi todo lo que mangó. Salva y Rafola, cual Bonny & Clide de sant Boi, provocaron durante los peores meses del asedio una carestía en pan, vino, aceite, harina, jabón y legumbres que afectó a toda la ciudad. Su objetivo era provocar una hambruna y poder subir el precio antes de liberar lo que tenían almacenado y vendérselo a los barceloneses a precio de oro. Y dit i fet, tots milionaris. Estos dos y todo su gobierno de ladrones se forraron con la tontada de la guerra de sUcesión y, encima, malvendieron el poco honor que les quedaba huyendo como ratas. Rafita, dicen los tontolabas indepes, murió de las heridas infligidas por el Borbón. Mentira podrida: el Borbón botifler, ése al que traicionaron tras incumplir sus juramentos, amnistió al ladrón Casanova en 1719 (era niño bien de familia bien) permitiéndole ejercer de abogado, cosa que haría hasta 1733 en que se retiró para morir viejo y gordo en 1743. Y esta es la verdadera historia del prócer catalán.
    50083 | Maribellver - 11/09/2018 @ 14:22:53 (GMT+1)
    Efectivamente ni saben ni quieren saber.Eso si,se permiten el lujo d opinar como si la historia fuera un partido d futbol en el q todos creen q pueden hacer d entrenador.Q mentes tan obtusas,como si en la escuela les hubieran hablado alguna vez d Rafel d Casanovas.
    50080 | joralma - 11/09/2018 @ 12:20:02 (GMT+1)
    Es penoso leer comentarios d gente.q ni sabe,ni conoce,ni s toma la.molestia d leer más allá d lo ponen en Google.En fin,allá ellos y su mentalidad cerrada.DE PENA.
    46118 | Entendido - 11/09/2017 @ 15:57:21 (GMT+1)
    Está bien en parte lo que dice esta familiar de Casanova. Pero no olvidemos que por no hacer caso a Villarroel, (que como oficial del ejército era el entendido en guerras militares), metió a Barcelona en una "masacre innecesaria" del pueblo, y después se fue de rositas a su casa con una pensión de Felipe V: engañó al pueblo, lo llevó a la matanza y no supo morir con él. En definitiva un embustero y un cobarde. Y encima sus herederos , por lo que se ve, gozan de todo tipo de honores. Vivir para ver...?

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.