www.diariocritico.com

Cae una red internacional de prostitución que esclavizaba mujeres nigerianas mediante el vudú

Vudú en el segundo teaser de American Horror Story Coven
Vudú en el segundo teaser de American Horror Story Coven (Foto: EP)
lunes 12 de diciembre de 2016, 15:28h
La Ertzaintza ha detenido en Bilbao a dos hombres como presuntos responsables de una red de prostitución que operaba a escala internacional. Uno de nacionalidad nigeriana en la localidad alemana de Jestetten Scholssbergstr y otro de origen camerunés en Bilbao.

Durante el transcurso de esta operación, que se ha llevado a cabo desde el pasado agosto en colaboración con la Policía Nacional, tres mujeres que estaban siendo explotadas sexualmente en diversos locales del País Vasco y de Alemania han podido ser liberadas. No se descartan nuevas detenciones ni la localización de otras posibles mujeres afectadas.

Según datos aportados por el departamento de Seguridad vasco la investigación se inició hace cuatro meses, cuando el Área de Delitos Contra las Personas de la Sección Central de Investigación Criminal y Policía Judicial de la Ertzaintza tuvo conocimiento de que una mujer de nacionalidad nigeriana era obligada a ejercer la prostitución en contra su voluntad.

La víctima y otra mujer habían sido captadas mediante engaño para trabajar en el sector de la hostelería de o de la limpieza en España, debiendo para ello realizar un viaje clandestino de más de tres meses de duración: en el cual, para llegar hasta Bilbao, tenían que atravesar Nigeria, Níger, Libia, Italia y Francia. Como consecuencia, las víctimas contrajeron una deuda de 30.000 euros con la organización, siendo amenazadas de muerte tanto ellas como sus familias en Nigeria en caso de impago.

Las víctimas han relatado que durante el trayecto fueron acompañadas por más de un centenar de mujeres controladas por otras organizaciones delictivas, atravesando zonas controladas por el grupo terrorista Boko Haram y sufriendo penalidades en el desierto. Algunas de las mujeres fueron vendidas como esclavas durante en el transcurso del viaje.

En el desarrollo de la investigación, las diligencias se han extendido a otros países de la Unión Europea, ya que uno de los integrantes de la banda había huido a Alemania junto con una de las mujeres, cuando se percataron de los avances policiales.

El proceso de captación de las víctimas para la trata de mujeres de origen nigeriano se realiza mediante ceremonias espirituales de 'juju' o 'vudú', en las que se establece un pacto mediante el cual el traficante se compromete a organizar el viaje y financiar los gastos derivados del mismo, mientras que, por su parte, las mujeres le prometen obediencia, pagar la deuda y no acudir a la policía ni delatarle.

El pensamiento mágico: esclavas del vudú

Todos los traficantes de seres humanos utilizan el terror como recurso; los proxenetas buscan someter de un modo u otro a las prostitutas, y aterrorizarlas es un procedimiento habitual. Las mafias rusas, colombianas o rumanas utilizan la violencia física; les propinan palizas, las violan, o las amenazan con armas. También es común ejercer la violencia psicológica; amenazarles, por ejemplo, con hacer daño a sus familias. Pero en las mafias africanas se da un paso más; les infunden un terror que excede lo físico y lo psicológico, que arraiga en lo más profundo de sus creencias. Se trata del vudú.

La creencia popular en la magia (entendida ésta como cualquier tipo de pensamiento irracional, incluyendo la religión) y el temor atávico frente a la posibilidad de un maleficio, es explotado por numerosos movimientos criminales; desde grupos sectarios, hasta organizaciones de trata de seres humanos.

En este caso el pensamiento mágico de la víctima es utilizado como elemento de abuso. Se trata de una forma de coacción muy utilizada por este tipo de mafias, que lejos de lo que pueda parecer, resulta sumamente efectiva.

Vudú significa “espíritu” en la lengua Fon y Ewe, y se trata de una religión procedente de la costa atlántica de África. En la actualidad, se extiende en países como Nigeria, Benín, Togo y Ghana. En Nigeria, millones de personas practican y creen en el vudú; su verdad es incuestionable y nadie se plantea el poder de sus efectos. Por ello, su uso se convierte en una herramienta de control psicológico muy útil.

El ritual puede consistir en la extracción de uñas, sangre menstrual o vello púbico de la víctima; cuando está en poder de los proxenetas, su voluntad está completamente en sus manos. En Nigeria, existe la creencia de que el propietario de estos elementos puede controlar por completo el destino de la mujer. Habitualmente, el proceso se completa con un sacrificio animal.

De este modo, obligan a las prostitutas a realizar un juramento de silencio, obediencia y fidelidad antes de iniciar el viaje hacia Europa. A su llegada, normalmente vuelven a repetir el ritual para reforzar el sentimiento de amenaza en la víctima.

Se trata de un mecanismo mental que resulta muy eficaz; el hecho de incumplir su promesa y romper con el ritual les infunde un terror enorme. Sus proxenetas son, en cierto modo, sus dueños.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios