www.diariocritico.com
Los usuarios de perros guía reclaman sus derechos: 'Muchas veces te dicen que no puedes entrar'
(Foto: Fundación ONCE del perro guía)

Los usuarios de perros guía reclaman sus derechos: "Muchas veces te dicen que no puedes entrar"

lunes 02 de mayo de 2022, 12:01h

Gloria perdió la vista con tan solo 17 años tras una intervención quirúrgica y, en la actualidad, trabaja como vendedora del cupón en la céntrica plaza de San Bernardo. A pesar de su fascinación por los animales y, en concreto, por los perros, nunca se planteó tener uno.

Sin embargo, su vida dio un giro de 180 grados cuando, en el año 2007, la Fundación Once le hizo entrega del que sería su primer perro guía. Se trataba de Tristán, un Golden Retriever que le acompañó durante ocho años hasta que, desgraciadamente, falleció.

Fue en ese mismo año cuando recibió a su actual perro guía, Xaky, una hembra de Pastor Alemán que, tal y como asegura la propia Gloria, se ha convertido en desde entonces en su compañera de vida.

Gloria junto a su perra guía Xaky

“Una compañera mía me dijo que cuando tuviera el primer perro guía se me iba a olvidar que era ciega. Yo pensaba que estaba exagerando, pero no. Te olvidas completamente de que eres ciega porque no tienes que estar esquivando obstáculos y puedes pasear tranquila. Con el bastón es mucho más difícil y, en cambio, con el perro desconectas más”, cuenta.

Xaky acompaña a Gloria cada día tanto en el transcurso de su jornada laboral por las mañanas, como en el desarrollo de su vida social y personal durante el resto del día. “No es solamente un perro guía. Está todo el día contigo y vas a todos los sitios con él.

El vínculo que se crea es muy fuerte”, explica a 'Madridiario'. Al hablar del momento en el que conoció a su primer perro guía, Gloria recuerda con emoción las sensaciones vividas durante esos primeros instantes con él. “Te hablan del perro y ya le quieres sin conocerle. Imagínate cuando te lo dan y por fin puedes tocarle. Le pones el arnés y empieza a guiarte por la calle, llevándote cada vez por caminos más difíciles. Yo me sentía plena con él”, asegura.

"Muchas veces te dicen que no puedes entrar con el perro"

Las personas ciegas o con deficiencia visual que van acompañadas por un perro guía tienen reconocido bajo ley en todo el territorio nacional el derecho a poder acceder a cualquier local, establecimiento o medio de transporte.

Sin embargo, a pesar de que su presencia en estos espacios es algo cada vez más común, la realidad es que la desinformación todavía cala en algunas situaciones a las que tienen que seguir haciendo frente en la actualidad los dueños de estos canes.

Gloria es una de estas usuarias que ha tenido que enfrentarse en determinadas ocasiones a casos en los que se le ha denegado la entrada con su perro guía en algunos locales. “Todavía hay establecimientos en los que a los empleados no se les da la información suficiente. Cuando hablas con el encargado es cuando ya te dejan pasar. Muchas veces el vigilante de turno, y encima a voces, te dice que no puedes entrar con el perro. Es un poco rollo, porque si vamos acreditados y es un perro guía, es algo de sentido común”, explica.

Uno de los principales retos de la FOPG es lograr la inclusión real y el pleno derecho de acceso a establecimientos y transportes de uso público de estos perros junto a las personas ciegas. Con motivo del Día Internacional del Perro Guía, que se celebró el pasado miércoles 27 de abril, la fundación ha intensificado su contacto con las principales entidades representativas de estos medios de transporte con el objetivo de evitar que los usuarios tengan que seguir haciendo frente a determinadas restricciones de acceso.

María Jesús junto a un cachorro de la Fundación ONCE (Autor: Fundación ONCE del Perro Guía)

“Legalmente está normalizado, pero el día a día de los usuarios no es tan normal. Ahora mismo con lo que hay problemas principalmente es en algunos establecimientos de hostelería y con las VTC. Más que con los taxis, ahora mismo hay más problema con las VTC. Son situaciones que te trastocan totalmente. Por ejemplo, quieres coger un VTC para ir acoger un tren o al aeropuerto, lo pides y cuando llega allí no te quiere llevar. Eso está pasando”, asegura María Jesús Varela, directora de la FOPG.

El valor de los voluntarios en la sociabilización de los cachorros

Una de las etapas más importantes en el proceso de aprendizaje de los perros guía, además de la del adiestramiento, es la de la socialización. Este trabajo se desarrolla desde la Fundación Once del Perro Guía (FOPG) junto con la colaboración de los voluntarios que forman parte del Programa de Cachorros. Durante los primeros 12 meses de vida de los canes, las familias educadoras se convierten en las encargadas de obtener la mayor adaptación de los perros a todo tipo de entornos y situaciones.

Varinia es una de las voluntarias que forman parte de este programa. Desde que se unió en el año 2010, ha tenido en acogida en su vivienda a un total de nueve cachorros. Tal y como cuenta, todo comenzó tras una visita de sus hijos a la fundación, de la que volvieron encantados reclamando a sus padres tener un perro en casa.

“Desde ese momento hemos tenido siempre perros en casa. Incluso ha habido veces que se nos ha juntado el final de un cachorro con el principio de otro”, afirma. En la actualidad, esta familia, que reside en la Comunidad de Madrid, no cuenta con ningún cachorro en acogida.

El motivo no es otro que una nueva acción solidaria por parte de Varinia, su marido y sus hijos, que han decidido adoptar al último cachorro que tuvieron en acogida al enterarse de un problema de salud que sufría. “Cuando entró al Programa de Entrenamiento le detectaron un problema cardiaco y automáticamente salió del programa. Nos daba pena porque no le encontraban ninguna familia. Finalmente decidimos quedárnosla y la hemos adoptado como perra nuestra. Por eso ahora nos estamos tomando un descanso”, comenta entre risas.

Varinia junto a su perro (Autor: Varinia)

Las familias educadoras tienen como principal labor desarrollar su vida cotidiana en compañía de los perros de acogida. Ir al supermercado, entrar a un centro comercial, utilizar el transporte público o sentarse en un restaurante son algunas de las actividades que desde la FOPG recomiendan realizar a los voluntarios.

“Hacemos vida normal. Tenemos que sociabilizarlo e ir a todos los sitios que podamos con ellos. Luego tenemos una serie de órdenes básicas que tenemos que cumplir desde el principio, como que haga sus necesidades a una orden, que venga cuando le llamas o que camine siempre por el lado izquierdo”, explica Varinia a 'Madridiario'.

A pesar de los meses de trabajo durante las etapas de sociabilización y entrenamiento, no todos los perros superan posteriormente el Programa de Adiestramiento. Esta situación puede generar un sentimiento de responsabilidad entre las familias de acogida, al sentir no haber sido capaces de lograr que el cachorro con el que han trabajado durante meses se convierta finalmente en perro guía.

Sin embargo, esta presión no afecta a Varinia y su familia, que tal y como afirman, tienen claro la labor que desarrollan y son conscientes de los inconvenientes que pueden darse tras el periodo de acogida. “Sí siento la responsabilidad de hacerlo bien, pero no me siento mal si el perro falla. El entrenamiento que yo le hago es una parte, pero hay otra cantidad de factores que no dependen de la familia”, confiesa.

"Es tal el orgullo que se te olvida todo"

Uno de los pensamientos generalizados sobre los voluntarios que acogen estos cachorros durante sus primeros meses de vida es el sentimiento de pena que sienten en el momento en el que deben desprenderse de ellos cuando finalizan la etapa de acogida.

“El día que lo llevamos es un día muy triste. Lo pasas muy mal los primeros días que te falta en la casa, que no lo sientes y que no lo ves”, cuenta Varinia. Sin embargo, asegura que el orgullo y la satisfacción de saber que están ayudando a alguien compensa el mal trago.

“Cuando tú lo ves empezando a hacer de perro guía y cuando conoces a la persona que se lo va a llevar y dice lo que significa para él, es tal el orgullo y la satisfacción de saber que estas ayudando a una persona que se te olvida todo eso”.

Fundación Once del Perro Guía: más de 30 años de labor social

Desde su creación en el año 1990, la FOPG trabaja sin descanso en la cría y adiestramiento de canes dirigidos a personas ciegas o con deficiencia visual. El objetivo principal es contribuir a un incremento en la autonomía de estos usuarios y en la seguridad de sus desplazamientos. En total, más de 50 profesionales forman parte de este proyecto, cuya sede se encuentra localizada en el municipio madrileño de Boadilla del Monte.

En la actualidad, la fundación cuenta con un total de 70 perros reproductores, entre los que destacan algunas razas como Golder Retriever, Labarador, Pastor Alemán y algunos cruces entre estos perros con otros como el Caniche Gigante, un tipo de can con el que se trabaja cada vez más debido principalmente a su cualidad hipoalergénica.

Al año, la FOPG entrega en torno a 110 perros en nuestro país, además de otros 20 que se conceden a una escuela norteamericana con la que colaboran por convenio. Asimismo, España cuenta a día de hoy con un total 970 perros guía activos y desde el inicio de la trayectoria de esta organización se han hecho entrega de más de 3.500 canes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios