www.diariocritico.com

Cabify

> "Nos importa que tu empresa pague los impuestos en España"

Con el mismo formato y esquema empleado por el fundador de Cabify, Juan de Antonio, los líderes de Podemos han respondido a la carta que instaba a la formación morada a dejar de "contar como verdades cosas que no lo son", y aseguraba que la compañía "paga el 100% de sus impuestos en España". Pablo Iglesias, Irene Montero y otros dirigentes de la formación replican en su misiva que la sede de Cabify está en Delaware, al tiempo que reprochan al CEO "que utilice técnicas de elusión fiscal para pagar menos impuestos en España".

El pasado 17 de abril quedó visto para sentencia el 'juicio final' que tuvo lugar en el Supremo y en el que está en juego la liberalización del mercado de las VTCs. La decisión del Supremo, que es inminente, podría eliminar la barrera actual que fijó el Gobierno mediante decreto ley y que estipulaba que solo podía haber una licencia de este tipo por cada 30 taxis. Que se suprima esa medida es lo que piden tanto la CNMC como Uber pero no Cabify que, junto a Unauto -la patronal mayoritaria de VTCs-, abraza ahora al sector del taxi y de las administraciones públicas para intentar salvar su futuro.

El Gobierno ha accedido a regular algunas de las demandas del sector del taxi después de la histórica sentencia del Tribunal de Estrasburgo contra Uber y a pesar de que el propio ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, saliera en su defensa. Con las nuevas medidas aprobadas se tratará de reducir la especulación con las licencias VTC.

En plena huelga del sector del taxi en Madrid y Barcelona, la compañía Cabify plantea ofrecer su plataforma a los taxistas españoles para la contratación de sus servicios. Según defienden, esta opción es una realidad en América Latina, donde se integró Easy en Cabify, y la experiencia ha sido "positiva". "Los viajes de taxi operados conjuntamente en estas dos aplicaciones representan más del 50% del total de la compañía", aseguran desde la compañía de vehículos con licencia VTC.

En un intento de definir un "enemigo común" -la contaminación- en la movilidad madrileña, Cabify ha conseguido aumentar el enfrentamiento con los taxistas y ganarse un nuevo adversario: la Empresa Municipal de Transportes. Fuentes de la EMT explican a Madridiario su enfado por no haber sido invitados al simposio que celebra mañana la multinacional en el que se debatirá sobre hacia dónde van los transportes en la capital.