www.diariocritico.com

gran coalición PP PSOE

> Javier Fernández responde desde Ferraz a Pablo Iglesias que el “el PSOE va a seguir siendo” la alternativa al PP, pero... ¿quién lo hará en el Congreso?

Ni horas, apenas minutos ha tardado en estallar la guerra por liderar la oposición entre Podemos y el PSOE. Nada más conocerse el resultado de la votación en el Comité Federal, Pablo Iglesias ha lanzado su habitual tuit para anunciar el alumbramiento de la “Gran Coalición” y la consagración de su partido como la “alternativa” desde la izquierda. Le ha tenido que responder el líder ‘provisional’ del PSOE, Javier Fernández, en su calidad de presidente de la gestora, para negarle la mayor y prometer que su partido será inflexible con Rajoy desde el día siguiente a la investidura.

> No se contempla salir adelante sólo por evitar nuevas elecciones pero obteniendo un gobierno débil

Desde hace más de un día se barruntaba este asunto, pero ya es una realidad: el PP invitó ayer al PSOE a que una posible abstención a una investidura de Rajoy no sea sólo puntual y "estratégica", sino "útil para que haya un Ejecutivo que pueda gobernar y una legislatura estable". Tras apuntar que una abstención "técnica" conduciría a los españoles finalmente a unas terceras elecciones, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, insistió en que el hecho de aceptar la investidura mediante una abstención no es suficiente.

> Los estrategas populares ven en la derrota del PSOE la única forma de salvar a España “del comunismo y el populismo”… y de poder seguir en el Gobierno

Lo explica un miembro del G-5 -o G-6, G-8…- el grupo de presuntos ministros ‘díscolos’ del Gobierno de Mariano Rajoy. Para salvar a España “del populismo y del comunismo” hay que salvar primero al PSOE de sí mismo y evitar que caiga en las garras de Pablo Iglesias. La gran paradoja es que, para ello, el 26-J debe producirse el ‘sorpasso’, Unidos Podemos debe convertirse en el segundo partido más votado del país y el primero por la izquierda… y Pedro Sánchez arrojarse -sólo políticamente, por supuesto- esa misma noche desde alguna ventana de la última planta de Ferraz. Porque “sin Sánchez -dicen los estrategas populares- todo será mucho más fácil” para atraer a los socialistas a la gran coalición.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha anunciado este sábado que volverá a proponer al PSOE formar una gran coalición para gobernar España si, tras las elecciones del 26 junio, el panorama político español sigue fragmentado y no varía sustancialmente. "El gran cambio que debería producirse en España es que fuera posible que dos fuerzas políticas, cuando las circunstancias lo exigen, se pongan de acuerdo", ha afirmado en su intervención en la clausura de la XXXII Reunión del Círculo de Economía.

El secretario general del PSOE y candidato a las elecciones generales, Pedro Sánchez, ha asegurado este viernes que España tendrá gobierno en una semana si gana los comicios y ha garantizado que no vetará a ninguna fuerza en las negociaciones.

Pues sí, es un primer paso positivo para los de Pablo Iglesias y los de Alberto Garzón, aunque aún no esté firmada su coalición ni selladas las condiciones de la misma. Pero sin ser aún algo firmado, la alianza electoral IU-Podemos ya ha conseguido su primera 'victoria', que es presionar al centro-derecha a lograr la 'gran coalición' presionando a su vez al PSOE para evitar que este pacto de izquierdas sea decisivo en los próximos 4 años.

> Así lo ve un importante empresario que dice manejar encuestas "de verdad" y sólo teme a una cosa: una alianza entre Podemos e IU

“El principal obstáculo para la gran coalición es la enemistad personal entre Sánchez y Rajoy”. Lo comenta un importante empresario de este país con hilo directo con todos los partidos. Y en su opinión, el factor humano supera a, por ejemplo, la estrategia marcada por los barones de su partido en el caso del líder socialista y un buen puñado de “considerandos” más.

> El presidente, en todo caso, añade que quiere una coalición o, si no, "pactar 7 o 8 grandes asuntos"
> Invita a "un diálogo a la mayor celeridad posible" con el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández

El presidente en funciones ha querido negar la mayoría de los titulares que desde hace dos días circulan en la prensa: que el PP está especulando con rechazar la abstención del PSOE al no venir acompañada de más facilidades para gobernar en los próximos 4 años, forzando así unas terceras elecciones, las cuales favorecerían teóricamente al PP para obtener una mayoría parlamentaria más holgada. Pero Rajoy ha zanjado el tema, aunque se dude de su absoluta sinceridad al respecto...

> "El señor Sánchez no ha estado receptivo", Rajoy responde con ironía

“La izquierda no va apoyar a las derechas”. Pedro Sánchez ha rechazado la oferta de gran coalición que, por fin, le ha puesto hoy sobre la mesa Mariano Rajoy en su encuentro en el Congreso de los Diputados. El líder del PSOE ha reiterado el no de su grupo parlamentario a la investidura de su homólogo del PP y se ha quejado de que éste no le haya aclarado si se someterá a la confianza de la Cámara ni mucho menos “la fecha y la hora”. Su anfitrión ha explicado, por su parte, que le ha hecho una oferta más que generosa, una negociación casi sin líneas rojas, que ha caído en saco roto.

El difícil escenario político que presentan las encuestas para los comicios del 26-J hace pensar que las negociaciones poselectorales podrían ser aún más difíciles que las vividas durante la legislatura ‘exprés’ recién concluida. El PSOE sigue prometiendo luchar por el cambio, sin embargo ahora incluye matices. Tras prometer que no habrá unas terceras elecciones, Sánchez sigue eludiendo responder sobre si se abstendría para facilitar que Mariano Rajoy llegara a la Moncloa en caso de no conseguir alcanzar para sí la presidencia del Gobierno.

> La ‘número 2’ del cartel electoral del PSOE, Meritxel Batet, se queja de que la presidenta alemana sólo les deja hablar con Rajoy > Por primera vez un dirigente del PSOE entreabre una puerta al diálogo con un partido que aún “no existe”

"Con Merkel sí que hablaríamos”. Meritxel Batet, ‘número 2’ de la oferta electoral del PSOE, lo ha soltado en el arranque de la mañana, así, sin anestesia, en Los desayunos de TVE. La primera voz socialista que insinúa un posible diálogo con el PP, aunque sea con “uno que no existe” -tiempo al tiempo-, ha pasado casi desapercibida al coincidir con la ‘histórica’ visita del presidente del Congreso, Patxi López, a Felipe VI para certificar la disolución de las Cortes. “Pero es que con Merkel no podemos hablar, porque Merkel nos dice que no, que hay que hablar con Rajoy", se queja la casi segura cabeza de lista del PSC -y una de las razones “poco relevantes” de Carme Chacón para retirarse-. Si el referente es la presidenta alemana, las miradas se dirigen inevitablemente a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. Los defensores de la gran coalición están de enhorabuena.

;

El último órdago sobre la mesa lo ha echado Rajoy con sus cartas: viendo imposible el pacto con Podemos y siendo insuficiente su alianza con Ciudadanos, le ofrece apoyar al PP pero ahora con algo más sugerente para que acepte la propuesta: la vicepresidencia del Gobierno, casi al estilo alemán.