www.diariocritico.com
'El desguace de las musas': ¡despierta, pueblo, despierta!
Ampliar

'El desguace de las musas': ¡despierta, pueblo, despierta!

viernes 24 de mayo de 2019, 16:46h

Teatro del dolor, teatro de los infiernos que vuelve a moverse entre el destino y la muerte. La muerte del individuo, la muerte de una época que, además, lleva implícita también la muerte de una cierta forma de concebir el teatro que se escribe y se representa siguiendo los dictados del poder. Eso es ‘El desguace de las musas’, el último montaje que La Zaranda muestra estos días en la Sala Principal del Teatro Español de Madrid, a partir de un texto de Eusebio Calonge (Jerez, 1963), tan lleno de la desolación como de la tristeza, la tragedia y el humor más negro.

Los personajes de ‘El desguace de las musas’, –como el autor escribe en su último libro, 'Teoría y práctica de lo incierto', una colección de apuntes sobre teatro “en los márgenes” (La Pajarita de Papel, 2018)-, se mueven “en la penumbra, en la espera de un acontecer, en la incertidumbre que es el palpitante camino a la obra”, en una incesante, eterna búsqueda que conduzca al teatro a “Cruzar el atrio que nos lleva de la estética a la poética”.

Entre cortinajes desvaídos, lentejuelas de antaño, olores fétidos y vasos llenos de alcohol, unas coristas que acumulan en sus cuerpos las miradas lascivas, los deseos frustrados y las baratijas del peor gusto, subidas a sus tacones de vértigo, intentan seguir el compás de las notas extraídas de un piano viejo. Durante hora y media esos personajes esperpénticos con los que La Zaranda, dirigida una vez más con el tino acostumbrado de Paco de La Zaranda, consiguen retratar “una devastación espiritual sin precedentes”, como expresa el autor en sus palabras de presentación del montaje.

En el escenario -el de un antiguo y desgastado teatro, con cortinajes raídos que alguna vez quisieron ser rojos y se han quedado en granates, los fantasmas del pasado lejano y los ruidos de ratas que se mueven despreocupadas entre los mil cachivaches de atrezzo que hay por medio …-, seis actores luchan a brazo partido, entre el brillo de las lentejuelas, por mantener una ilusión que, inevitablemente, se muere. Estupendos Francisco Sánchez, Gaspar Campuzano, Inma Barrionuevo, Gabino Diego, Enrique Bustos y Mª Ángeles Pérez-Muñoz.

Desde su comienzo aterrador, en donde el silencio prolongado hace presumir la catástrofe, hasta el final del esperpento trágico por el que transitan los personajes heridos, decrépitos, viejos, delirantes, en ‘El desguace de las musas’, el espectador se tropieza constantemente con ríos de miseria, de mezquindad, de envidia, de desesperanza, de dolor, de comedia y de tragedia. Unos personajes atormentados en los que, sin embargo, anida la poesía.

Rebosante de metáforas punzantes, ‘El desguace de las musas’ advierte con dolor y clara desesperanza que la cultura está languideciendo entre tanto estímulo interesado y deslumbrante de pantallas y de ocio incesantes que impiden al hombre encontrarse a sí mismo. Hemos renunciado ya al silencio, la premisa necesaria para el pensamiento, un silencio que nos incomoda, que incluso nos aterra cada vez más. Ellos han conseguido que nos encontremos más felices entre ruidos y flashes que en la quietud del silencio. Callar hoy puede llegar a ser revolucionario.

'El desguace de las musas'

Texto: Eusebio Calonge

Dirección: Paco de La Zaranda

Reparto: Gabino Diego, Inma Barrionuevo, Francisco Sánchez, Gaspar Campuzano, Enrique Bustos y Mª Ángeles Pérez-Muñoz

Iluminación: Peggy Bruzual

Vestuario: Encarnación Sancho

Fotografía: Víctor Iglesias

Producción Artística: Eduardo Martínez

Producción Ejecutiva: Sergi Calleja / Focus

Una producción de La Zaranda-Teatro Inestable de Ninguna Parte en coproducción con el Teatro Español y el Teatre Romea

Teatro Español, Madrid

Hasta el 9 de junio de 2019

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.