www.diariocritico.com
Obra de teatro 'Con lo bien que estábamos'
Ampliar
Obra de teatro 'Con lo bien que estábamos' (Foto: Javier Naval)

'Con lo bien que estábamos (Ferretería Esteban)', el agridulce otro lado de la vida, el teatro

domingo 06 de septiembre de 2020, 12:26h

El Teatro Español de Madrid abre temporada con un extraordinario montaje escrito y dirigido por José Troncoso, ‘Con lo bien que estábamos (Ferretería Esteban)’, un divertido, tierno e hilarante melodrama musical levantado sobre dos sólidas pero dúctiles y humanísimas columnas, las construidas mano a mano por Jorge Usón y Carmen Barrantes, dos actorazos que se meten al público en el bolsillo de principio a fin de esta divertida, cercana, tierna y anárquica propuesta que cabalga a lomos de la inspiradísima música de Mariano Marín interpretada en directo por el pianista Néstor Ballesteros.

En medio de la rediviva crisis del Covid-19, el título de la obra adquiere connotaciones dobles que son aplicables tanto al entrañable matrimonio ferretero y convencional, Esteban y Marigel, como a todos y cada uno de los espectadores que –estoy seguro de ello….- van a acudir en masa a disfrutar de esta propuesta inaugural de temporada del Español: ¡que levante la mano quien, seis meses después de iniciada la pandemia, no haya dicho en algún momento y de una u otra forma lo que viene a expresar el título del montaje ‘Con lo bien que estábamos’!

La historia es cercana, reconocible y bien simple y, acaso por eso mismo, cala muy pronto en el alma del espectador. Esteban –hombrón aragonés y bondadoso, trabajador, entregado a su negocio y a su mujer-, y Marigel –entrañable, entregada, generosa, empática-, son un matrimonio de ferreteros de Zaragoza. Su día a día discurre entre tornillos, tuercas, brocas, destornilladores, alicates, pinturas, silicona…, y clientes. Docenas y docenas de clientes diarios a los que el matrimonio recibe siempre con la misma letanía de palabras (“Buenos días caballero, ¿qué le pongo? ¿qué va a ser?…”), y la misma intención de lograr la excelencia en ese cotidiano gesto de servicio a cuantas personas entran en la ferretería. Y así pasan las semanas, los meses, los años, hasta que un buen día Marigel –el motor y el pilar de la pareja-, decide ir al teatro con su marido quien, no sin tozudas reticencias, acompaña finalmente a su mujer. Allí algo le ocurre a Esteban que hace que desde ese mismo día ya no pueda volver a ser el Esteban de siempre. Un virus, un veneno, el del teatro –nada que ver con el maldito coronavirus-, se adueña del ferretero y le hace ver la realidad desde otro ángulo bien distinto.

El teatro es la vida y la vida es un teatro en el que todos estamos gloriosa o desgraciadamente metidos (eso depende de cómo nos lo tomemos todos y cada uno de nosotros). Esteban, algo tarde para su desgracia, ha descubierto la felicidad.

Decir del teatro de José Troncoso que está teñido de la poesía y la humanidad de La Zaranda, aunque trasladado a un universo propio, personal del también artista andaluz, no creo que sea descubrir nada nuevo. Esos rasgos estaban también patentes en Las princesas del Pacífico o en Lo nunca visto, y es consecuencia directa y más que consciente por Troncoso del que sabemos que tanto admira a Eusebio Calonge y que prácticamente se desayuna cada día con el pensamiento que el dramaturgo de La Zaranda nos regala cada jornada desde su perfil de Twitter.

La escenografía y el vestuario los firma Juan Sebastián Domínguez y la constituye un mostrador de formas redondeadas situado en el centro del escenario y unas cuantas sillas de tijera repartidas por las tablas que lo mismo hacen de salón familiar que de patio de butacas. La calidez de las vidas de ferretería y ferreteros las pone David Picazo con su luz, y la música que Mariano Marín ha compuesto al servicio de la historia de estos entrañables personajes la materializa desde el piano Néstor Ballesteros.

Barrantes y Usón construyen dos personajes de carne y hueso, se vacían en escena, lo dan absolutamente todo en los poco más de 80 minutos de función y el público del día del estreno en Madrid así lo vio y, puesto en pie y aplaudiendo a rabiar, premió a los actores, al dramaturgo y director, al compositor y al resto del equipo de ‘Con lo bien que estábamos (Ferretería Esteban)’ con el reconocimiento a un trabajo honesto, preñado de cotidianeidad y emociones, sin aparentes pretensiones pero con la sorpresa de encontrarse frente a una joyita teatral que, probablemente, hará que los muchos Esteban y Marigel que se encuentren entre el público descubran el otro lado de la vida, el del teatro.

La ordenadísima salida de espectadores de la sala me permitió, incluso, ver la primera reacción de una twitteatrera (@autentico teatro), cuyo corazón hace ya tiempo que está empapado del mejor teatro: “¡Fantásticos…ha sido apoteósico…dos actores con mayúsculas!”. Me sumo a esa primera, sincera y apasionada impresión lanzada desde las primeras filas del Español.


‘Con lo bien que estábamos (Ferretería Esteban)’

Dirección y dramaturgia: José Troncoso

Reparto: Carmen Barrantes y Jorge Usón

Composición y dirección musical: Mariano Marín

Pianista: Néstor Ballesteros
Iluminación: David Picazo
Escenografía y vestuario: Juan Sebastián Domínguez

Ayudante de dirección: Belén Ponce de León

Una producción de Nueve de Nueve Teatro

Teatro Español, Madrid

Hasta el 4 de octubre de 2020

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios