www.diariocritico.com
'The Walking Dead': los más malos malísimos de la serie

'The Walking Dead': los más malos malísimos de la serie

viernes 31 de marzo de 2017, 11:26h

'The Walking Dead', como bien saben sus seguidores, es mucho más que una serie de zombis. Se trata de una ficción donde los humanos supervivientes tienen que lidiar entre el peor enemigo para seguir en este mundo: otros humanos. Haciendo bueno aquello de 'El hombre es un lobo para el hombre', 'The Walking Dead' nos muestra cómo la tiranía de algunos para hacerse fuertes en un planeta asolado por una extraña infección que ha convertido en muertos vivientes a la mayor parte de la población mundial es el peor de los males, incluso peor que el propio virus zombi.

Entre los malos malísimos que han pasado por las hasta ahora 7 temporadas emitidas de 'The Walking Dead', destacan especialmente éstos que hemos seleccionado. Los hemos ordenado de 'malo' a 'más malo', hasta dar con el peor...

Shane Walsh

Shane era el compañero de Rick, el protagonista de la serie, en el departamento de policía de King County, cerca de Atlanta, en el que trabajaban antes del apocalipsis zombi. Luego, se hizo un superviviente y un tipo duro que, aunque salvó la vida de Rick, terminó perdiendo la cabeza para ser cada vez más violento y tirano. Además de mantener una rivalidad evidente con Rick porque mantuvo una relación amorosa con la esposa de éste, Lori, cuando estaba en coma en el hospital, Shane ejerce de segundo padre de Carl y acaba enfadando a Rick. Su transformación se evidencia cuando se radicaliza rapándose el pelo y asumiendo una estética militar. No hacemos ningún spoiler si recordamos cómo dice adiós este personaje: Rick le tiene que matar cuando ya su actitud es injustificable en la segunda temporada, en la granja de Hershel. El consuelo es poder ver al genial actor Jon Bernthal en la nueva serie de Netflix, 'The Punisher', al que ya pudimos ver en la segunda temporada de 'Daredevil'.

Merle Dixon

Era el hermano malo de Daryl. Un nazi que como su hermano menor, sufre una infancia dura con un padre borracho y maltratador que forja un carácter violento y que le hace estar enfadado con el mundo. Este fornido hombre aparece desde el comienzo de la serie en una azotea, donde actúa como un tirano y contra los personajes de minorías étnicas como negros y latinos. Rick le castiga esposándole y dejándole solo hasta tomar una decisión, y acaba cortándose él mismo la mano para poder escapar. Desde entonces huye pero nos regala una gran tercera temporada en la que pasa de ser un terrible secuaz de El Gobernador para acabar redimiéndose a última hora debido al gran amor que profesa por su hermano Daryl. Acaba convertido en zombi como castigo por El Gobernador, y Daryl termina con su nueva vida con todo el dolor de su corazón.

Joe

Puede que muchos no recuerden a este demente nómada, líder de un grupo itinerante de lobos solitarios, que nos recuerdan mucho al estilo de vida solitario de Daryl. Son todos hombres rudos que sobreviven cazando y encontrando restos aprovechables para comer en casas abandonadas, y en determinado momento obligan a Daryl a seguir sus pasos. Pronto nuestro protagonista descubre la oscura naturaleza de Joe y sus compañeros. El motero Joe, que en parte nos recuerda en algo a Merle, hermano de Daryl, también es el responsable de la toma de una casa en la que sorprende a Rick y Carl pasando la noche. Como no obedecen ninguna norma ética, fuerzan mujeres e incluso a niños, ya que pretendían violar a Carl. Rick acaba matándole violentamente mordiéndole en el cuello de un mordisco mortal. El bandido muere desangrado y sus compinches mueren asesinados.

Owen (Lobo Líder)

Se trata de un psicópata que lidera el grupo de los Lobos, (Wolves en inglés), que disfruta atormentando al resto de supervivientes del planeta. Sin un objetivo claro, su grupo se limita a buscar el horror a través de soldados zombis: como quien utiliza un rebaño, recoge caminantes a los que marca con una W en la frente a modo de ganado y los utiliza como fuerza de choque en los enfrentamientos con otros humanos. De hecho, cuando conoce a la comunidad de Alexandría y al grupo de Rick, les hace la vida imposible invadiendo su territorio con una manada impresionante de zombis. Owen tiene una personalidad absolutamente enfermiza, no razona ni pretende dialogar con sus rivales, y además es un malo de la serie que nisiquiera muere, porque Morgan, empeñado en no matar si no es estrictamente necesario para la supervivencia, le deja escapar tras el asalto a Alexandría por parte de los Lobos y sus zombis marcados.

Dwight

Dwight es el típico caso de malo de serie o película que más que por su actos, merece esta condición por ser un personaje cobarde, traidor, rastrero, mezquino y que sólo piensa en su supervivencia, por lo que pierde toda honorabilidad y decencia para su fin. Apresado por Negan y el grupo de los Salvadores, no duda en someterse para sobrevivir, incluso permitiendo que su esposa acabe formando parte del harén personal de Negan. A Dwight le conocemos a lo largo de la sexta temporada porque se cruza con Daryl y otros de los protagonistas, a los que utiliza para obtener ayuda cuando era perseguido por los Salvadores en un poco inteligente plan de huida. Al final acaba robando la moto y la ballesta a Daryl, forzando una enemistad eterna con él. Además, mata con ese arma a Denise para sorpresa de los que veían el capítulo donde fallece.

Simon

Otro malo malísimo de personalidad enfermiza que disfruta con su papel matón, en su caso, de sicario jefe de Negan. Simon obedece las órdenes de Negan de perseguir a los que osan abandonar la disciplina del Santuario, el lugar donde viven los Salvadores. Además, disfruta con ello y nos da un capítulo histórico al finalizar la sexta temporada cuando persigue por todos los caminos al grupo de Rick haciéndonos sufrir con su astucia y su maldad. Durante la séptima temporada nos descubre una personalidad algo más racional que en la anterior, e incluso le vemos con capacidad de negociación con el grupo del Reino y con Hilltop. Pero que no nos haga perder la perspectiva: es un personaje macabro y malvado que no duda en seguir las órdenes más duras de su líder.

Gareth

No conocemos su apellido, pero sí sus gustos culinarios... sí, hablamos del jefe de los caníbales de Terminus. Gareth lidera un grupo de supervivientes deshumanizados que, tras duros reveses en el pasado, se habían terminado conviertiendo en bestias que sobrevivían comiéndose, literalmente, a los pobres cautivos que apresaba llegando a su estación de tren. Como una planta carnívora, seducía a los pobres peregrinos por el mundo asolado por zombis hasta llegar a un supuesto oasis, que acaba suponiendo su tumba. Rick consigue sobrevivir junto a otros compañeros y se venga en la iglesia del padre Gabriel, donde asesina violentamente al grupo de Gareth en venganza por sus atrocidades. Un malo que no da nada de pena y que aunque intenta desvelarnos sus razones y su lado humano, no termina convenciendo a nadie: es un demente.

El Gobernador (Philip Blake)

Es sin duda el segundo malo más grande de la serie sólo por debajo del malo malísimo que ocupa la primera posición. Su maldad duró dos temporadas hasta que también acaba muerto en un enfrentamiento abierto contra el grupo de Rick por hacerse con el control de la prisión. En la tercera temporada nos descubre su poder como caudillo de la ciudad de Woodbury, un edén que sobrevive como si nada en un mundo asolado por el apocalipsis zombi. Pero no todo era paradisíaco en esa ciudad que pronto se descubre como un régimen tirano de este Gobernador que mantiene torturas y somete a los supervivientes que osan hacerles frente. El mítico enfrentamiento con Rick tiene un desenlace abierto en esa tercera temporada y tras ser derrotado consigue apoyos embaucando a otros seguidores que va ganando en la cuarta temporada, a los que convence para asaltar la prisión que ocupan Rick y su grupo. Su lado más humano lo descubrió con la debilidad por su pequeña hija convertida en zombi, a la que mantenía 'viva', atada e inmovilizada para que no le dañara. También nos descubre que es capaz de amar (a su manera), como ocurrió con Andrea. Por supuesto, su momento cumbre de maldad y por el que le odiarán todos los fans de 'The Walking Dead' es por la ejecución que realiza al anciano Hershel, cortándole la cabeza.

Negan

No podía ser otro. El gran descubrimiento de la sexta y séptima temporadas es Negan, capaz de eclipsar a Rick y el resto de protagonistas. Negan es el líder de los Salvadores y monarca del Santuario. Un absoluto desiquilibrado que, en la televisión, tiene la suerte de ser representado por un gran actor, Jeffrey Dean Morgan, que le da algo de humanidad a un auténtico psicópata que disfruta con la sangre de sus víctimas e imponiendo la ley y el orden que él mismo establece como caudillo. Pretende hacerse con todo el territorio posible para dominar a los demás grupos de supervivientes, someterles y obligarles a trabajar para él y entregándoles las armas. El encuentro mortal con el grupo de Rick pasará a la historia por su cruento desenlace, perdiendo la vida dos de los protagonistas en un fatídico primer capítulo de la séptima temporada. Los asesina a golpes con su bate de baseball, equipado con alambrada, al que puso el nombre de su difunta esposa, Lucille. Este personaje tan extremo no tiene igual y consigue que los fans de la serie mezclen amor y odio por su papel en ella... ¡Y lo que nos queda por gozar de su infinita maldad! Su icónica imagen con chupa de cuero, pañuelo en el cuello y un pelo engominado peinado hacia atrás forma parte ya de la iconografía del mundo de la ficción. Un 10 para este villano que podría tener su propia película.

'The Walking Dead' durará al menos... ¡12 temporadas!
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.