www.diariocritico.com

Interesante corrida de Zacarías Moreno, oreja para Perera y ovación para Luque

Uno de los redondos de Urdiales con el cuarto toro cosido a la muleta.
Ampliar
Uno de los redondos de Urdiales con el cuarto toro cosido a la muleta. (Foto: Emilio Méndez)

Colmenar Viejo: lección de un Diego Urdiales que borda el toreo y corta tres orejas a ley

martes 31 de agosto de 2021, 23:29h
Mejor, imposible. Porque Diego Urdiales cerró el abono colmenareño con el más puro toreo, muy por encima de todo lo que se ha visto desde su comienzo. Sin darse coba, ni artificios, el de Arnedo estremeció la fibras sensibles de los espectadores que tuvieron la suerte de acudir con dos faenas de gran calado y pureza, echando en su esportón tres orejas de auténtico e indiscutible peso. Con una corrida de nuevo bien presentada de juego desigual destacando el encastado que abrió festejo, Perera cortó una orejita y Luque pasó casi de puntillas.

Urdiales salió arrancado de arte desde que se abrió de capote para recibir a su primero, con el que se hartó de lancear a la verónica meciendo y durmiendo la embestida del burel, no en una ni dos ni tres ni cuatro. Hasta 12 festoneó ganando terreno de tablas al platillo donde remató con un media barroquísima poniendo al público en pie. Le debieron parecer pocas, porque en el quite volvió a lucirse con otras cinco de puro ensueño cerradas con otras dos excelentes medias y una larga kilométrica.

Se intuía faenón y así fue, porque el de Arnedo supo aprovechar la casta de su enemigo para destapar de nuevo su tarro de pureza diamantina embebiendo con lentitud y belleza en la pañosa la clara embestida del animal por ambos pitones. Toreo de oro puro sazonado con un aluvión de remates para cerrar las series: ora trincherillas, ora de la firma, ora del desprecio, ora molinete. Antes de rubricarlo todo con un espadazo se entretuvo en brillar con cuatro naturales de frente pariendo nuevos inspirados adornos. Era toreo puro y han sido las únicas dos orejas merecidas en un mismo toro -premiado con vuelta al ruedo- de las muchas que el palco ha concedido o regalado en la Feria.

Pero faltaba otra lección del riojano, que explicó en el cuarto, que dentro de su nobleza medía más y no iba y venía con tanta dulzura, pero Urdiales lo fue domeñando por bajo con muletazos de mando y caricia a la vez hasta enseñarle a ir sólo al trapo y prenderlo con temple y ligazón con su privilegiada muñeca repitiendo el éxtasis anterior. Lo despenó de pinchazo y estocada algo desprendida y paseó un justísimo trofeo.

La oreja que cortó Perera a su segundo fue otra historia, ya que el extremeño empezó bien con cinco pases por alto sin mover los pies y un par de series en redondo. Pero pronto dejó el toreo fundamental y se dedicó con cierto ventajismo a las espaldinas y al arrimón final. Ante el otro anduvo vulgarote y aún más despegado.

No fue la tarde de ese buen capotero que es Daniel Luque, que se estrelló con la invalidez de su primero y sólo dejó la huella de cuatro suaves verónicas frente al último. Después anduvo irregular y con altibajos en una mezcolanza de buenos muletazos con demasiados enganchones hasta meterse al final en las cercanías antes de marrar a espadas.

FICHA

Toros de ZACARÍAS MORENO, el segundo como sobrero al ser devuelto el titular por inválido. De excelente aunque desigual presencia, nobles y justos de fuerza, destacando el encastado primero, al que se premió con vuelta al ruedo. DIEGO URDIALES: dos orejas; oreja tras aviso (salió a hombros). MIGUEL ÁNGEL PERERA: palmas; oreja. DANIEL LUQUE: silencio; ovación tras aviso. Plaza de Colmear Viejo, 31 de agosto, 4ª y última de Feria. Casi media plaza sobre el aforo permitido.

Crónica del festejo anterior

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios