www.diariocritico.com
Jorobados y con garras: el posible aspecto de los humanos en el año 3.000 por la tecnología
(Foto: web Toll Free Forwarding)

Jorobados y con garras: el posible aspecto de los humanos en el año 3.000 por la tecnología

lunes 07 de noviembre de 2022, 13:10h

La tecnología ha evolucionado muchísimo y se ha vuelto un 'must' en nuestras rutinas diarias. Ordenadores, smartphones, televisores, electrodomésticos inteligentes, vehículos que hacen casi todo...y un amplio etcétera.

Gracias a estos avances la vida se ha vuelto mucho más fácil para muchos, pero este 'abuso' de las nuevas tecnologías podría pasar factura al físico de los humanos.

Así lo recoge una investigación publicada por Toll Free Forwarding, que ha analizado varios estudios relacionados sobre los cambios morfológicos del ser humano debido a la tecnología. Como resultado han obtenido a un modelo humano denominado 'Mindy' y sus características físicas han sorprendido.

Encorvados y con manos más largas

Los móviles inteligentes, que forman parte de nuestro día a día, así como el trabajo que muchos realizan frente al ordenador, podrían modificar muchísimo la estética corporal.

Las posturas que tenemos ahora debido a estos hábitos harán que, según este modelo predictivo, en el futuro los humanos estén encorvados y tengan joroba.

"Se ha demostrado que ajustar constantemente nuestra posición para mirar hacia abajo a nuestro teléfono o hacia arriba en la pantalla de nuestra oficina tensa partes de nuestro cuerpo que determinan nuestra postura", han subrayado desde la empresa.

Otro cambio destacable tendrá lugar en las manos, que debido a la forma de sujetar el smartphone durante largos periodos de tiempo una postura antinatural, hará que las manos sean más alargadas. Se ha denominado como 'garra de texto'.

El modelo predictivo también pronostica que el brillo de las pantallas podría inducir a un segundo párpado para proteger mejor la vista. Y es que la luz de los dispositivos ya genera problemas como migrañas, fatiga visual e incluso ceguera, por lo que dentro de casi 1.000 años creen que habrá un segundo párpado para minimizar estos daños.

Entre otros cambios, vaticinan también un cráneo más grueso pero cerebros más pequeños que los actuales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios