www.diariocritico.com
Los mejores biopics musicales de la historia
Ampliar

Los mejores biopics musicales de la historia

jueves 01 de noviembre de 2018, 13:38h
Con el estreno de 'Bohemian Rhapsody' los biopics musicales vuelven a estar de actualidad. Es un género muy antiguo pero que ha vivido una verdadera explosión en el Siglo XXI y que, por lo general, se ha caracterizado por una falta de originalidad, basada siempre en un mismo esquema, (ascensión/caída/redención) que suele conllevar una nominación al Oscar para sus protagonistas pero poco más. Aquí vamos a elegir las 10 que nos parecen mejores, obras que se salen de ese esquema o que, si entran dentro de él, lo hacen a la perfección. Estos son nuestros biopics musicales favoritos:

Amadeus (1984)

La gran película que Milos Forman dedicó a Wolfgang Amadeus Mozart. El director checo se permitió la libertad que la mayoría de los biopics no se permiten, jugar a su manera sobre lo que pasó y no pasó, y poner en primer plano la música. Lo que 'Amadeus' nos propone es tan fascinante como poco probable desde un punto de vista biográfico. ¿Qué sucedería si el mayor genio musical de la historia fuera un hombre vulgar y corriente sin ninguna otra cosa destacable que su prodigioso don? Tom Hulce está irresistible como Mozart pero son Murray Abraham y su Salieri quienes le roban la función. Un hombre cultivado y piadoso, capaz de entender que, por mucho que lo intente, nunca podrá componer algo que se acerque mínimamente a las gloriosas composiciones del austriaco. Celos, indignación y regalos divinos se confunden en una película que debería servir como modelo para aquellos que se conforman con sacar postales de una vida y hacérnoslas pasar por el 'retrato definitivo' de tal o cuál estrella.

Bird (1988)

En 1988 Clint Eastwood demostraba que era el mejor heredero de los narradores clásicos con su acertada mirada del saxofonista Charlie Parker. El revolucionario del jazz, el ángel caído, el yonqui y la fuente de inspiración para todos los músicos de jazz posteriores a él. No en vano, como apuntaba Charles Mingus en el título de una de sus canciones, 'Si Charlie Parker fuese un pistolero, habría un montón de imitadores muertos'. El genio y los demonios que lo acompañaban se ven reflejados a la perfección en una de las primeras grandes películas de Eastwood.



The Doors (1991)

Oliver Stone le da su tratamiento a la leyenda de los Doors, Jim Morrison, en una película excesiva, pretenciosa, irregular y, a la vez, fascinante. Un poco como su propio protagonista, un Morrison interpretado con pasió por un Val Kilmer que podría haber ganado cualquier concurso de dobles sobre el Rey Lagarto al que se hubiera presentado.



En La Cuerda Floja (2005)

El biopic de James Mangold sobre los primeros años de la carrera de Johnny Cash no se sale mucho de la regla general y no se la puede considerar especialmente imaginativa pero se beneficia de la tremenda química que desprenden Joaquin Phoenix como Cash y Reese Witherspoon como June Carter, esta última ganó un Oscar por su actuación uniéndose a una larga lista de actores que lo logran por este tipo de películas, con ejemplos como Jamie Foxx dando vida a Ray Charles o Marion Cotillard a Edith Piaf.



Dewey Cox: Una vida larga y dura (2007)

En 2007 los biopics estaban de moda, en los últimos tres años habían aparecido 'Ray', 'En La Cuerda Floja' o 'La vida en rosa', todas las cuales habían conseguido un Oscar para alguno de sus protagonistas, así que fue lógico que llegara eso tan americano, la parodia. 'Dewey Cox: Una vida larga y dura' ('Walk Hard: The Dewey Cox Story') es el resultado. Es una película imperfecta y no todos sus chistes funcionan pero solo por el excelente John C. Relley y la escena de la reunión entre Cox y su banda con los Beatles ya merece la pena aparecer en este listado.



I'm Not There (2007)

I'm Not There es el biopic que mejor se ha salido de la norma y ha intentado buscar otros modelos para retratar a su protagonista. Todd Haynes se acerca a la poliédrica personalidad de Bob Dylan desde un ángulo también poliédrico. Aquí no hay linealidad, sino seis diferentes caras (y actores) para recomponer el puzzle más fascinante de la música popular del siglo XX ¿Quién es Robert Zimmerman? Si normalmente el biopic se queda en simplona alabanza, 'I´m not there' rompe esta regla con su caleidoscópica mirada al mayor enigma del rock, Bob Dylan. Cinco actores y una actriz dan vida a otras tantas personalidades del creador de 'Highway 61 Revisited'. La mejor película de esta lista.



Control (2007)

Otro de los mejores biopics musicales aunque totalmente diferente a 'I'm Not There' es 'Control' de Anton Corbijn. El ex realizador de videoclips se decanta por una espartana estética que refleja a la perfección tanto la gris Manchester de la época como la torturada alma de su protagonista, Ian Curtis. Una película que es como la música de Joy Division, triste, sombría pero totalmente cautivadora.



Love & Mercy (2014)

Sin ser una película totalmente redonda, también se sale de la norma, ‘Love & Mercy’, la mirada de Bill Pohlad sobre Brian Wilson. Lo hace evitando contar toda la historia y centrándose en dos momentos clave. Por un lado, la creación de su obra maestra, ‘Pet Sounds’, y la que iba a ser su continuación, ‘Smile’, durante cuya grabación Wilson se vino abajo mentalmente para no terminar de recuperarse completamente nunca. Y por otro, su historia de amor junto a Melinda Ledbetter en los años 80, cuando vivía bajo la sombra del terapista radical Eugene Landy, el hombre que sustituyó la destructiva figura de su padre. Si bien, esta segunda parte roza, a veces, el telefilme, el nivel de la película sube como la espuma cada vez que aparece Paul Dano dando vida a Wilson en su pico creativo. Todas las escenas en el estudio son una gozada, dando la impresión de ser el único lugar en el que esta mente torturada encuentra toda su expresión.



Straight Outta Compton (2015)

Un biopic estándar pero intenso. Está claro que ni el director, ni los guionistas tratan igual a todos los personajes, pero el trío en el que se centran, Dr. Dre, Eazy-E y Ice Cube, queda perfectamente definido y le da fuerza a una película que se podría haber beneficiado de seguir una senda más arriesgada y peligrosa, más parecida a la del grupo del que habla.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.