www.diariocritico.com
Las 10 mejores películas de Steven Spielberg

Las 10 mejores películas de Steven Spielberg

miércoles 06 de julio de 2016, 17:08h
Esta semana se estrena 'Mi amigo el gigante', la última película de Steven Spielberg, posiblemente el director de cine más conocido del mundo junto a Alfred Hitchcock. Con una filmografía de más de 30 películas, Spielberg ha sabido conjugar como pocos éxito comercial y respeto crítico, siendo considerado durante buena parte de su carrera, el 'Rey Midas' de Hollywood. Pocos directores han sabido sacar mayor rendimiento al cine como medio, su forma de dirigir hace que se piense que por sus venas no corre sangre sino celuloide. Éstas son mis diez peliculas favoritas de su filmografía.

Tiburón (1975)

Una auténtica revolución, éso es lo que supuso 'Tiburón'. Spielberg demuestra ser un genio a la hora de jugar con el espectador y hacer que beba de su mano. Siguiendo el ejemplo del gran Hitchcock, Spielberg crea el mayor suspense al no mostrarnos durante una gran parte de la película al tiburón, solo las consecuencias de sus acciones y una banda sonora terrorífica, cortesía del maestro John Williams. Spielberg, como el escualo, juega a su antojo con los espectadores que no saben cuando les va a sorprender en la siguiente escena. Con muy pocos elementos, Spielberg se inventa el 'blockbuster' actual y hace que a toda una generación le vengan malos pensamientos al meterse en el mar.



Encuentros en la tercera fase (1977)

El éxito de 'Tiburón' le permitió a Spielberg abordar un proyecto más personal, en concreto 'Encuentros en la tercera fase', una película con la que el director iba a llevar al cine a unos alienígenas que, por primera vez, no iban a venir con ganas de invadirnos sino de ser nuestros amigos. La maestría con la que está rodada esta película es increíble, más si cabe si pensamos que el director solo contaba con 28 años. La película trata sobre varios de los tems preferidos de Spielberg, un hombre corriente puesto en una situación excepcional, o la familia. Richard Dreyfuss entrega su mejor interpretación, François Truffaut aparece en un papel especial y John Williams vuelve a entregar una banda sonora para el recuerdo.



En busca del arca perdida (1981)

George Lucas era un gran admirador de los seriales cinematográficos de los años 30 y 40, como 'Flash Gordon' (que le serviría como primera influencia para rodar 'La Guerra delas Galaxias'),'Dick Tracy' o 'Fu manchú', así que a principios de los 70 decidió crear su propio personaje para reverdecer el género, se trataba de Indiana Smith. Junto al guionista y también director Phillip Kaufman desarrolló una historia sobre un arqueólogo que tiene que encontrar el Arca de la Alianza antes de que se hagan con ella los nazis. La historia no se llegó a rodar, pero cuando en 1977 Lucas coincidió de vacaciones con su amigo Spielberg y éste le dijo que quería rodar una película de James Bond, el creador de 'Star Wars' le dijo "yo tengo un personaje mucho mejor", a Spielberg le encantó la idea pero no el apellido, así que el personaje pasó a ser James Bond. Juntos llamaron a Lawrence Kasdan, que también se estaba encargando de hacer el de 'El Imperio contraataca' y dieron forma a la película de aventuras definitiva. Para darle rostro decidieron emplear al mismísimo Han Solo, un Harrison Ford que pasaría a convertirse en la mayor estrella cinematográfica de los años 80. Spielberg volvía a dar una lección magistral detrás de las cámaras con una aventura que se apoyaba fuertemente en el sentido del humor y en el desenfreno continuo, con el héroe pasando de una peripecia a otra sin casi tiempo de respirar.



E.T., el extraterrestre (1982)

Claro que si hablamos de alienígenas amigos, Spielberg todavía no nos había mostrado al que se convertiría en el más icónico de todos, E.T. La película es el mejor resumen de la filmografía del director, emotiva, infantil, imaginativa y con varias escenas icónicas, ninguna tanto como la bicicleta volando atravesando la luna. Cuando perdió en la categoría de mejor película, el director de la película que la ganó, Richard Attenborough, declaró: "Estaba seguro de que E.T. iba a ganar. Es inventiva, poderosa y maravillosa. Yo hago películas much más mundanas". Spielberg no lo olvidaría y le daría al director inglés el papel del millonario creador de 'Parque Jurásico', la película con la que le quitaría el título de película más taquillera de todos los tiempos a 'E.T., el extraterrestre'.



Indiana Jones y la última cruzada (1989)

La tercera entrega de la saga de Indiana Jones casi se sitúa a la altura de la original gracias a un tremendo acierto de casting al poner a Sean Connery como padre de la criatura. Spielberg, finalmente, puede darse el gusto de dirigir a James Bond aunque con un papel muy alejado del espía 'playboy', más cercano en espíritu a otro papel de Connery, el William of Baskerville de 'El nombre de la rosa'. A su favor cueta también con una de las escenas introductorias más divertidas de la historia, con el malogrado River Phoenix dando vida al joven Indiana Jones.

La lista de Schindler (1993)

Y finalmente se puso serio. El director más divertido y entretenido de los últimos años, se mete en el infierno del siglo XX, el Holocausto. Spielberg ya había rodado algunos melodramas como 'El color púrpura' o 'El imperio del sol' pero con 'La lista de Schindler' se puso serio de verdad. Rodada (casi en su totalidad) en un intenso blanco y negro, el director judío lleva a la pantalla la vida de Oskar Schindler, un empresario alemán que tras hacer negocios con los nazis intenta salvar a los judíos de su fábrica. En Hollywood se pecó durante mucho tiempo de deshumanizar a los nazis, Spielberg no lo hizo. Su Amon Goeth es un hijo de puta sin entrañas pero totalmente humano. La película está increíblemente bien rodada y, a pesar de un final demasiado blando es una de las mejores películas de su catálogo. Una película hermosa, trágica e, increíblemente, emocionante.

Salvar al soldado Ryan (1998)

Steven Spielberg volvió a la II Guerra Mundial para dar la versión definitiva del desembarco de Normandía. La primera hora de la película te transportaba directamente a la arena de Omaha Beach, con un realismo que no se había visto nunca. Spielberg estaba reinventando el cine bélico como antes ya había hecho con el de terror y el de aventuras. La película es prácticamente perfecta, sólo sobra un final blando y sensiblero (su gran problema) pero aun así no empaña la sensación de estar ante una película especial.

Munich (2011)

Esta película demostró que Spielberg no había perdido el pulso narrativo, además de ser una de las películas más duras de su filmografía. Una película tan inquietante como su discurso moral. Una película que muestra fríamente el trabajo de unos asesinos vengadores.

Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio (2011)

En 1981 se estrenaba 'En busca del arca perdida', una obra maestra del género de aventuras dirigida por Steven Spielberg. En Europa mucha gente vio a su protagonista, Indiana Jones, como heredero del reportero belga más famoso de todos los tiempos, Tintín. Lo curioso es que el director jamás había oído hablar de aquel personaje hasta ese momento. Intrigado se puso a leer los cómics de Hergé y cayó enamorado del personaje. Treinta años después, Spielberg ve cumplido su sueño de estrenar su versión cinematográfica de Tintín y el círculo se cierra convirtiendo a Tintín en precursor y heredero del arqueólogo del sombrero y el látigo. Confiado plenamente en las posibilidades de la técnica de captura de movimientos, Spielberg entra de lleno en el cine de animación y lo hace por la puerta grande.

El puente de los espías (2015)

'El puente de los espías' no es un derroche de originalidad, su historia mezcla los libros de John Le Carré con el cine de Frank Capra, utilizando al herdero del actor preferido de este último, James Stewart, como protagonista absoluto, Tom Hanks. Pero la pericia de Steven Spielberg detrás de la cámara es tal que sus más de dos horas de duración son una verdadera lección de gran cine.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios