www.diariocritico.com

Cómo mantener más tiempo las flores

Cómo mantener más tiempo las flores
Ampliar
lunes 09 de julio de 2018, 16:44h

Desde tiempos inmemoriales, las flores han sido consideradas un símbolo de valor con el que trasmitir sentimientos y emociones como, por ejemplo: agradecimiento, cariño o amor, entre otros. Por eso, no es de extrañar que en la actualidad sigan siendo objeto de regalo para celebrar ocasiones especiales. Su popularidad es tal que incluso tiendas como Florestore, floristería online permiten hacer encargos por internet: en cualquier momento y con una gran variedad de clases de flores (desde las emblemáticas rosas, hasta margaritas, hortensias u orquídeas).

En el caso de España, existen alrededor de 600 empresas que se inscriben en el sector de las flores y las plantas. La compra de este tipo de producto generó, por ejemplo, en 2015 una facturación de más de 625 millones de euros, tal y como muestra un estudio que clasifica este tipo de empresas.

Lo cierto es que las flores están muy presentes en nuestro día a día. No solo cumplen la función de regalo en un momento determinado, sino que tienen un papel que viaja en el tiempo. Mantener en casa un ramo de flores nos permitirá recordar con nostalgia un momento pasado que fue especial para nosotros.

Sin embargo, cuando nos obsequian con flores siempre suele surgir la misma duda: ¿Cómo hacer para que duren más tiempo? Una de las razones que nos lleva a querer conservarlas de por vida es precisamente ese simbolismo que acostumbran llevar consigo: el recuerdo de un enlace matrimonial, el obsequio de cumpleaños o, ni más ni menos, la expresión del amor y cariño que una persona experimenta hacia nosotros.

Lo cierto es que resulta imposible pensar que esas flores permanecerán inmutables toda la vida. Por eso, lo primero que tenemos que aceptar es que, como seres vivos que son, acabarán marchitándose algún día.

No obstante, lo que sí podemos tratar de conseguir es alargar su vida, tanto cuando están todavía vivas como una vez que mueren y, para ello, existen pequeños trucos, algunos de ellos muy populares. Aunque según el tipo de flor, pueden ir mejor unos consejos que otros, a continuación, os hablamos de algunos que pueden aplicarse:

  • Preparar el ramo: por lo general, cuando se regalan flores estas se adornan con un envoltorio que cuenta con uno o varios plásticos y una goma o cinta que las mantiene atadas. A no ser que queremos conservar el ramo tal y como nos lo han dado, lo primero que debemos hacer es quitarle toda esa decoración, que puede estar presionando los tallos. Además, como si se tratase de flores plantadas, podemos arrancarle las hojas que sobren o se encuentren ya marchitadas. A continuación, podemos proceder a meterlas en un jarrón o un envase con agua abundante. Si los tallos son demasiado largos, podemos cortarles unos centímetros. Eso sí, siempre en sentido diagonal, ya que eso le permitirá absorber mejor el agua.
  • Ubicación de las flores: es importante no quedarnos en el paso anterior, ya que el lugar en el que coloquemos nuestro jarrón va a condicionar la evolución de las flores. Es preferible evitar zonas de la casa en las que los rayos solares incidan directamente o en los que haga mucho calor, ya que eso hará que los pétalo se sequen y se marchiten de manera más rápido. Sin embargo, esto no significa que debamos huir del sol. La iluminación que este proporciona a las plantas es esencial para que vivan, por eso, lo ideal es colocarlas en un lugar luminoso, fresco y en el que el sol de directamente.
  • El agua del jarrón: es también un detalle a tener en cuenta. Según el tipo de flor la temperatura de esta tendrá que variar, pero en ningún caso será recomendable utilizar agua caliente. Así mismo, la cantidad de agua que apliquemos tendrá que cubrir unos 8 centímetros de la parte inferior de los tallos. Además, hay quien decide combinar el agua del jarrón con ingredientes que ayudan a prolongar la vida de las flores. Por ejemplo, podemos añadir desde azúcar a vinagre, pasando por alimentos creados específicamente para ellas. Otro punto importante relativo al agua, es la importancia de cambiarla cada varios días, para evitar que se acumulen microorganismos que pudieran ser nocivos para ellas.
  • Secarlas: cuando finalmente nuestras flores se mueren o si simplemente queremos mantener el ramo tal y como nos lo entregaron, la última opción que podemos llevar a cabo es la de secarlas. Es la única forma de que permanezcan con nosotros como recuerdo de lo que fueron o significaron. Para ello, podemos colocar a su alrededor un cucurucho que nosotros mismos podremos crear con papel de periódico. Tras enroscarlo alrededor de su tallo, podremos colocar una goma evitando que el cucurucho se abra. A continuación, deberemos colocarlas en un espacio cerrado y completamente oscuro, por ejemplo, un armario. Con el paso de los días y las semanas iremos viendo cómo se secan. Finalmente, podremos sacarlas y colocarlas en un jarrón para que luzcan con su nuevo aspecto.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios