www.diariocritico.com
‘La tempestad’: un viaje maravilloso por la shakespeariana isla desierta y por el interior del alma humana

‘La tempestad’: un viaje maravilloso por la shakespeariana isla desierta y por el interior del alma humana

domingo 23 de octubre de 2016, 18:22h

Piensan los friquis que el mundo de la gran ilusión, de los superhéroes, comenzó hace unos cuantos años con ‘La guerra de lasgalaxias’.Claro, que no conocen lo que es la mitología griega, ni algunas de las grandes comedias de los clásicos. Por ejemplo, ‘La tempestad’, de Shakespeare que, ahora, pueden disfrutar en vivo, en directo y en primera persona (¡nada de realidades virtuales de tres al cuarto...!) en esta versión que se ofrece en La Puerta Estrecha, dirigida espléndidamente por César Barló, y con un sorprendente elenco, capitaneado por una Eva Varela Lasheras haciendo un portentoso Próspero, con una fuerza y una convicción extraordinarias.

En ‘La tempestad’, desde el autor hasta el espectador, a través de la dramaturgia, la dirección, la interpretación, la escenografía sorprendentes de AlmaViva Teatro y de La Puerta Estrecha, y todo un equipo artístico y técnico, recorren cinco espacios de uno de los pequeños teatros más bonitos, íntimos y mágicos -no de Lavapiés, sino de todo Madrid-, en un viaje que tiene tanto de perturbador y aventurero como de viaje interior, de recorrido por el alma humana.

Ese recorrido físico (externo) del espectador va desde el mismo salón de entrada al teatro pasando por sus salas, patio, pasillos y hasta la misma buhardilla. El otro, el interior, el de cada personaje y, por extensión, el de cada espectador, salta de la venganza al perdón, de la esclavitud a la libertad, de la pasión al amor, de lo heroico a lo cotidiano, de lo sobrenatural a lo corpóreo, de las vísceras al alma. Y todo ello sucede en un mundo concreto, en una isla -la que representan todos los espacios del teatro-, rodeada de mar, con sus playas, sus escondrijos, sus bosques, sus peligros y sus placeres.

La historia que Shakespeare cuenta en ‘La tempestad’, tiene como protagonista a Próspero, duque de Milán, que ha sido traicionado por su hermano Antonio, quien le ha dejado escapar en una balsa en compañía de su hija Miranda, con la idea de que tendrán más posibilidades de perder la vida, que de llegar vivos a puerto alguno. Después de naufragar, padre e hija van a parar a una isla desierta y allí, durante años, el viejo Próspero se dedica a observar la naturaleza, a estudiar las leyes que la gobiernan, y entra en contacto con la Magia. A través de ella conecta con un espíritu llamado Ariel, con cuya intervención y ayuda Próspero maquinará su venganza, sembrando antes el caos y la locura entre todos aquellos que conspiraron contra él y pusieron en riesgo su vida y la de su hija… Pero la grandeza del ser humano es mucho más fuerte que su iniquidad y, al final -hasta aquí podemos llegar-, Próspero demuestra que tiene un corazón tan grande que no cabe ni en la isla a la que ha ido a parar.

Alicientes

Entre las mil y una peripecias vividas por Próspero, Ariel, Miranda, Antonio, Fernando y el resto de los personajes (hasta 11) de ‘La tempestad’’, y los cinco espacios en donde se desarrollan los siete cuadros en que César Barló ha situado la acción, hay un sinfín de detalles que demuestran que estamos ante un gran director. Su elección de actores, la naturalidad y la agilidad con las que ha dotado la continuidad de la acción, y la medida mezcla de signos (la indumentaria de los propios actores, las canciones, etc.) contribuyen decisivamente en la traslación de unos hechos tan humanos como fantásticos, a nuestros días, de forma casi imperceptible.

Todos los actores se meten de lleno en sus personajes respectivos. En primer lugar, Eva Varela Lasheras, que construye un inolvidable Próspero, el legítimo duque de Milán; José Gonçalo Pais da vida al juguetón y festivo Ariel,espíritu del aire; Javi Ródenas, estupendo también en su Calibán, esclavo salvaje; Miriam Cano es la inocente Miranda, hija de Próspero; Pablo Huetos es Alonso, rey de Nápoles; Sayo Almeida es Sebastián; Emilio Lorente, Gonzalo, consejero honesto; Rafa Núñez es Antonio, hermano de Próspero; Roberto González es Fernando, hijo del rey de Nápoles. Y, por último, Sayo Almeida y Rafa Núñez duplican personajes en Trínculo y Sthephano, divertidos y estupendos borrachos de la tripulación que se les puede encontrar en el sitio más recóndito de la isla.

En conjunto, esta versión de ‘La tempestad’ tiene muchos alicientes (actores, dirección, el propio espacio teatral como deslumbrante escenografía, la dramaturgia,…) para hacer de este uno de los montajes más singulares que hoy por hoy ofrece la cartelera madrileña. De verdad, merece la pena no perderse esta fiesta teatral y metateatral porque el espectador no es allí un mero observador de cuanto sucede de extraordinario delante de sus narices, sino un verdadero coprotagonista.

‘La tempestad’, de William Shakespeare

Director: César Barló

Intérpretes: Sayo Almeida, Miriam Cano, Roberto González, Pablo Huetos, Emilio Lorente, Rafa Núñez, José Gonçalo Pais, Javi Rodenas y Eva Varela Lasheras

Diseño de iluminación: César Barló

Diseño de escenografía: Jacobo G. Fouz y Rosa María Sánchez

Diseño de vestuario: Karmen Abarca

Música original: Lisi Búa

Espacio sonoro: Lisi Búa, José G. Pais y Rodrigo Manchado

Dramaturgia: César Barló

Coreografía: Mamen Agüera

Fotografía y Vídeo: Bruno Rascao y Helena de Llanos

Diseño Gráfico: José Gonçalo Pais, a partir de la ilustración de Luis Alves Illustration.

Asistente Vocal: María Herrero

Teatro La Puerta Estrecha, Madrid

Hasta el 27 de noviembre

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios