www.diariocritico.com
La autoestima académica, clave a la hora de superar o repetir curso
Ampliar
(Foto: Pixabay)

La autoestima académica, clave a la hora de superar o repetir curso

miércoles 12 de junio de 2019, 10:40h

La autoestima siempre está ahí, otra cosa es decir que tenemos la autoestima alta o baja, pero no desaparece. Es muy necesaria para ser feliz ya que, si nos sentimos confiados y fuertes, tenemos más posibilidades de lograr nuestros retos. Las circunstancias influyen, pero son el sentimiento de valía de las personas y su forma de interpretar la vida los que determinan su autoestima. Por eso es una apreciación subjetiva que puede no estar ajustada a la realidad.

La familia, los profesores, los compañeros y los amigos son los grupos sociales a partir de los cuales se va a forjar nuestra autoestima: si un niño se siente querido, integrado y valorado, su relación con el mundo y la interpretación que haga de él, formará la manera de verse a sí mismo.

En el colegio hablaríamos de “Autoestima Académica”; en este ámbito los niños y niñas pasan muchísimas horas y tiene tanta importancia la relación que tenga con los profesores (por ejemplo, si se siente tratado con cercanía), como con los compañeros. Las notas tendrán un gran impacto en su autoestima porque si fueran malas, podrían percibirse menos listos o capaces. Si, además, los problemas de rendimiento se deben a los llamados “trastornos específicos del aprendizaje” (lecto-escritura, matemáticas), a estilos motivacionales poco adaptativos, inatención o problemas emocionales, la autoestima disminuirá debido a esas experiencias de fracaso repetidas.

Sin embargo, la responsabilidad no debe recaer en el alumno, ni mucho menos; en mi opinión la clave suele estar en que el centro educativo no saber gestionar los recursos que harían posible la detección y atención a estas dificultades. La solución no es repetir curso en los casos planteados por estos motivos, sino intervenir para superar las dificultades de aprendizaje. Por supuesto, con el compromiso de la familia, en la labor educativa.

La opción de repetir curso debe ser la última de las posibilidades: una medida excepcional. Se plantea desde las dificultades académicas como si al esperar a un grupo con menos edad, las capacidades se pudieran igualar, pero con el bienestar emocional no se debe jugar. La sensación de no valer para estudiar puede repercutir ya no solo en el colegio, sino en su vida. La relación entre la autoestima y el logro académico es directa, positiva y significativa, como también ocurre a nivel social: a mayor autoestima, mejor relación con los compañeros y con los profesores.

A día de hoy, no sé por qué se estudia tantísimo el pasar de curso a los niños y niñas con altas capacidades (flexibilizar el currículum) y, cuando se repite curso, el bienestar socio-emocional se toma tan a la ligera. Nos olvidamos de que, casi siempre, son niños que están adaptados a un grupo de compañeros: quedarse en ese curso supone, no solo el impacto de no pasar de año, sino el enorme esfuerzo de adaptarse a otro grupo mientras se sigue cargando la mochila de esas dificultades de aprendizaje que no se superan automáticamente por el hecho de repetir.

Lo que deberíamos promover en el aula es una metodología específica teniendo en cuenta el estilo de aprendizaje del alumnado y realizar actividades amplias con alternativas que permitan diferentes grados de ejecución y de expresión.

Fátima Martí Cardenal

Es psicóloga sanitaria experta en Psicología Educativa. Es presidenta de la asociación para niños y niñas con altas capacidades ARCA (www.altascapacidadesarca.org) y directora técnica en la asociación AAESI. Asesora a familias y da formación al profesorado sobre la detección y atención al alumnado con altas capacidades. Trabaja en consulta con niños y adolescentes. También es profesora en el Máster en intervención en necesidades específicas de apoyo educativo del CES DON BOSCO.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios