www.diariocritico.com

¿Cómo han evolucionado los brackets metálicos? - Novedades de la ortodoncia

¿Cómo han evolucionado los brackets metálicos? - Novedades de la ortodoncia
Ampliar

¿Conoces a alguien con brackets? seguramente si. Es que la ortodoncia es un tratamiento que existe desde hace décadas. Todos hemos visto a alguien con esos incómodos aparatos de metal o incluso los hemos llevado nosotros mismos.

Pero… ¿Sabías que los brackets metálicos han cambiado? A día de hoy son muchas las innovaciones que han surgido en la ortodoncia. Si bien, los brackets tradicionales de metal siguen estando en uso y siguen siendo unos de los más efectivos, no son precisamente los mismos aparatos que se usaban hace 10 años.

Los brackets se han modificado en pro de ofrecer tratamientos más cómodos y mucho más estéticos a las personas, algo que resulta especialmente importante en nuestros tiempos, donde todos quieren una sonrisa de comercial.

La forma en que los brackets mueven los dientes sigue siendo la misma de siempre: Brackets adheridos a los dientes y unidos entre sí por un alambre o arco de metal. Ambas partes en conjunto permiten aplicar fuerzas suaves pero constantes que poco a poco mueven el diente hacia el lugar y posición deseados.

La diferencia está en la forma y el material del bracket propiamente dicho. En cuanto a forma, cada vez son más pequeños, aplanados, con diseños delicados y acabados muy detallados para evitar que causen algún daño en la boca de los pacientes. Incluso existen algunas compañías que ofrecen brackets personalizados especialmente diseñados para la forma de cada diente.

En cuanto al material, además de los ya conocidos brackets de metal, existen los brackets transparentes que están hechos de materiales como cerámica y zafiro. Estos funcionan exactamente igual, solo que al estar hechos de materiales claros o incluso iguales al color de tus dientes, estos son menos visibles y resultan mucho más estéticos.

Actualmente entre los diferentes brackets transparentes del mercado, los más prestigiosos por su calidad y estética, son los de zafiro ya que son resistentes a las manchas y se adhieren muy bien a los dientes, lo cual los hace menos propensos a desprenderse antes de terminar el tratamiento.

Si quieres informarte acerca de las últimas novedades en el campo de la ortodoncia, te recomendamos la web de Dentaly donde puedes leer todo sobre este tema.

Brackets autoligables

Si queremos hablar de innovación, no podemos dejar de mencionar los brackets de autoligado. Estos usan un sistema un poco diferente al tradicional. Al igual que los otros brackets funcionan ejerciendo presión suave sobre los dientes para guiarlos lentamente a una posición correcta. Pero tienen una diferencia particular.

En los brackets tradicionales, sean de metal o de materiales claros, el arco o alambre que une a los brackets entre sí, se sostiene por medio de gomas elásticas que lo mantienen unido a cada bracket. En el sistema de autoligado las gomas elásticas ya no son necesarias, ofreciendo entre otras cosas, una mayor facilidad para limpiar los aparatos.


El sistema de autoligado funciona con una compuerta o mecanismo de click que forma parte del mismo bracke y se encarga de mantener el arco de metal en su lugar. A su vez, dicho arco o alambre usa una nueva tecnología conocida como “autoajuste”. El arco se ajusta por sí solo sin necesidad de que tu dentista lo ajuste manualmente.

Gracias a la tecnología de autoajuste se requieren menos visitas al ortodoncista durante el tratamiento y además se evitan los dolores característicos luego de cada ajuste manual. Todos estos factores innovadores ofrecen un tratamiento más cómodo, más rápido y más eficiente que cualquier otro tipo de brackets. Además están disponibles tanto en metal como en materiales transparentes para aquellos que se preocupan más por la estética.

Ortodoncia lingual

Otra opción es el uso de ortodoncia lingual, esta consiste en poner los brakets en la cara interna de los dientes en lugar de la cara externa que es la que todo el mundo ve. El sistema de brackets es el tradicional y están hechos de metal pero al estar escondidos detrás de los dientes resultan invisibles desde el exterior. En cuanto a estética, estos son la mejor opción aunque son más costosos y menos cómodos que todos los anteriores.

Ortodoncia invisible

Lo que se conoce como ortodoncia invisible es un sistema completamente diferente a los anteriores. Aquí no se usan brackets y alambres, en su lugar se usan unas férulas o alineadores transparentes que se encajan sobre los dientes y ejercen las fuerzas necesarias para moverlos.

Estos alineadores se hacen más populares día a día ya que no solo aportan estética sino que evitan las molestias causadas por los aparatos. Son prácticamente imperceptibles aunque es inevitable sentir la presión que se ejerce sobre los dientes para moverlos.

La principal ventaja de este tipo de ortodoncia es que es de quita y pon. Esto debido a que los alineadores podrían mancharse o dañarse si los llevamos puestos a la hora de comer. Así que debes quitarlos durante las comidas o en alguna ocasión especial como una charla o evento importante. Aun así, lo ideal es que los uses por lo menos 22 horas al día.

Son tan efectivos como los brackets tradicionales a la hora de solucionar los problemas de ortodoncia y lo mejor es que no tendrás que restringir el tipo de comida que ingieres o ir a consulta con el dentista tan frecuentemente.

En conclusión, la ortodoncia dolorosa e incómoda ha pasado a ser solo un mito gracias a las innovaciones más recientes. No dejes de tener la sonrisa que deseas solo por miedo llevar aparatos dentales. La ortodoncia nunca estuvo tan de moda como ahora.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.