www.diariocritico.com

Apalancamiento financiero: ¿qué es y cómo afecta a la inversión?

Apalancamiento financiero: ¿qué es y cómo afecta a la inversión?
Ampliar
jueves 30 de mayo de 2019, 11:35h

El apalancamiento financiero es una herramienta que utilizan una gran cantidad de inversores y economistas en todo el mundo. Especialmente todos aquellos que se dedican al ámbito bursátil. Pese al desconcierto que genera, lo cierto es que su uso es muy sencillo. En base a un mecanismo que permite utilizar la deuda para aumentar la inversión, esta herramienta permite invertir una cantidad de dinero mucho mayor a la que tenemos disponible en nuestra cartera.

La situación real es que el inversor puede operar con un dinero que, en realidad, no tiene. Pero que, mediante el pago de una serie de intereses, permite utilizarlo para poder conseguir una mayor rentabilidad. Sin embargo, ante la complejidad de este término, vamos a ahondar algo más sobre él, sirviéndonos de parte de la información obtenida en fondos.com.

Apalancamiento financiero, ¿para qué sirve exactamente?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que mediante esta fórmula el inversor puede invertir más dinero del que tiene en ese momento en su cartera. Esto cobra especial relevancia a la hora de obtener y cobrar una serie de beneficios. Una operación apalancada, al contar con una cantidad de dinero mucho mayor, permite obtener una rentabilidad muy por encima de lo que se podría lograr con una cartera normal.

Cuanto mayor sea el apalancamiento, las ganancias pueden llegar a resultar mucho mayores. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el apalancamiento se realiza utilizando la deuda. El uso de esta deuda conlleva un determinado tipo de interés. Que, si bien es cierto que no es muy alto, cuanto mayor sea la cantidad que utilizamos, mayor será la cantidad de intereses a los que el inversor tenga que hacer frente. Con la merma que eso supone sobre la cantidad de beneficio total.

Calcular el apalancamiento financiero es relativamente muy sencillo. Lo único que, como inversor, debes tener en cuenta es que todo se mide en unidades fraccionadas. Un ejemplo muy claro es el apalancamiento de 1:2. Esta medida hace referencia a que por cada euro invertido, se están usando dos euros para cada inversión. Por lo que el inversor aporta un euro de su cartera y, además, utiliza otro euro de deuda para invertir. Este último euro sí que genera sus propios intereses.

Esta no es la única medida. Y es que las proporciones pueden ser tantas como el inversor prefiera. Por ejemplo, 1:3 o 1:4. Cuanto menos deuda se utilice, el beneficio será menor. Pero, también lo será el riesgo. Dependiendo de la estrategia de cada inversor, puede ser mejor una fórmula u otra.

¿Cuáles son las ventajas del apalancamiento financiero?

Además de poder conseguir una mayor cantidad de beneficios con una cartera de dinero relativamente pequeña, el apalancamiento financiero tiene otras muchas ventajas. Entre las que destaca el hecho de poder acceder a determinadas inversiones que, sin disponer de capital ajeno, en este caso deuda, sería imposible poder acceder a ellas. Gracias a este recurso, es posible acceder a volúmenes mayores a las que trabajando con una cartera únicamente propia sería relativamente complicado alcanzar.

Otra de sus ventajas es el hecho de que permite reducir el riesgo de la inversión. Es importante tener en cuenta que, con una cartera propia, lo normal es que si se quiere invertir de una manera significativa, se invierta una gran cantidad de dinero en un mismo valor. Obviando la posibilidad de diversificar.

Gracias al apalancamiento financiero, todos los inversores puedes aprovecharse de una mayor diversificación de sus ahorros. Reduciendo al máximo el riesgo de la inversión. Al mismo tiempo que se asegura al máximo que, en alguna inversión, se va a poder alcanzar el beneficio suficiente como para, al menos, hacer frente al pago de los intereses.

¿Y qué hay de sus riesgos?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, como en cualquier otro negocio, no todo son ventajas. Su principal riesgo es el hecho de que el apalancamiento puede multiplicar las pérdidas. Especialmente cuando la rentabilidad obtenida es menor al coste de la financiación.

También es conveniente tener controlado el nivel de deuda que se adquiere con cada operación. Como empresa, los inversores no suelen ver con buenos ojos las organizaciones demasiado apalancadas, por el alto riesgo que ello puede llegar a suponer. Por ello, es muy importante lograr una trazabilidad que permita solucionar cualquier problema a nivel de deuda que pueda ir surgiendo.

Siempre es recomendable tener un control sobre el dinero disponible en cartera y su relación con la deuda adquirida. Pese a que el apalancamiento es un instrumento utilizado por una gran cantidad de inversores, lo cierto es que conviene no sobrepasar determinados límites que podrían llevar a poner en riesgo la salud económica de la empresa.

En el mercado financiero, conviene tener todos los riesgos especialmente medidos. Pero cuando se trata de operar con un dinero que no se tiene en propiedad, conviene extremar las precauciones. De lo contrario, la salud de cualquier empresa podría no estar garantizada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.