www.diariocritico.com

Métodos para ahorrar en tu factura eléctrica

Bombilla incandescente
Ampliar
Bombilla incandescente (Foto: Ashes Sitoula on Unsplash)
lunes 22 de junio de 2020, 09:36h
La factura eléctrica es un gasto fijo que todos los hogares deben pagar cada dos meses. ¿Sabemos lo que estamos pagando? ¿Podemos disminuir ese gasto? Existen muchas formas de ahorrar en tu factura de la luz si sólo cambias pequeños hábitos de tu día a día.

Entender los gastos que aparecen en la factura de la luz

Muchos somos los españoles que pagamos el recibo de la luz, pero realmente no sabemos a qué corresponde cada concepto que nos viene desglosado en la factura. Independientemente de la compañía contratada, los detalles de la factura son los mismos. Los elementos que aparecen en cualquier recibo de la luz son los siguientes:

La potencia contratada

Para saber qué potencia contratar en casa, primero debemos saber que significa. La potencia es la cantidad de kW que la red eléctrica de tu hogar te permite usar de manera simultánea. A todos nos ha pasado alguna vez que encendemos varios electrodomésticos a la vez y nos saltan los plomos; esto se debe a que sobrepasamos la potencia que tenemos contratada.

Por eso, es muy importante conocer el uso doméstico que tenemos a diario, y a partir de ahí elegir la potencia que más se adecúe a nuestros hábitos. Si elegimos una potencia elevada, esto constituirá un incremento innecesario en el coste mensual de nuestra factura. El problema es que, si contratamos una potencia baja, tendremos inconvenientes en nuestro día a día a la hora de hacer un uso cotidiano de nuestros aparatos electrodomésticos.

Para elegir la potencia que mejor te convenga tienes que tener en cuenta cuántos electrodomésticos tienes en casa y el uso que haces de ellos. La potencia ideal es la que te permita realizar tus actividades cotidianas que requieran de la electricidad en casa a la vez que ahorras.

La potencia media española contratada es de 3,45 kW.

Potencia facturada

La potencia facturada no es más que los kW que hemos contratado multiplicado por los días y el precio del kW. A modo de ejemplo, analicemos un caso particular para mejor entendimiento.

Una casa unifamiliar tiene contratada una potencia de 5,5 kW y el precio por kW está a 0,120615€. En un período de 2 meses, concretamente 62 días en este ejemplo, el coste total de la potencia facturada será de 41,13€.

5,5 kW x 0,0120615€/kW x 62 días = 41,13€.

Este coste en la factura es fijo, independientemente de que el usuario no haga un gasto energético en casa.

Energía facturada

Este elemento está referido a la cantidad de energía que el consumidor gasta en un período determinado de tiempo. Siguiendo con el ejemplo anterior, analizamos este dato.

En la casa unifamiliar han hecho un gasto energético en 62 días de 268 kWh. Teniendo en cuenta que el kWh está a 0,126702€, el coste total por el consumo será de 33,96€.

Este gasto es variable, ya que depende del consumo diario del hogar.

Servicios y otros conceptos

Este apartado de la factura se refiere al alquiler de equipos de medida y al servicio de urgencias eléctricas.

Cuando hablamos del alquiler de equipos nos referimos a aquellos hogares que no disponen de un contador de luz propio, y la comercializadora tiene la obligación de cobrar ese importe, ya que se hace uso de uno de su propiedad.

El concepto de servicio de urgencias eléctricas se cobra en cada factura y el coste es mínimo, alrededor de 1,99€ al mes.

Las tasas e impuestos sobre la luz

Este concepto es obligatorio en todas las facturas, independientemente de que el consumidor haga uso eléctrico o no. El Gobierno es el que regula este importe y supone un 5% del total de la energía y la potencia facturada.

El IVA en el recibo de la luz

Otro elemento obligatorio en la factura de la luz que supone el 21%. Para calcular este gasto sólo tienes que hacer la suma de estos cuatro conceptos: potencia facturada, energía facturada, alquiler del contador (si lo tienes contratado) y el impuesto sobre la luz.

Ahorra en el día a día

Factura electrónica.

Muchas compañías ofrecen descuentos para aquellos clientes que soliciten la factura online. Es un método que beneficia a las compañías y al consumidor.

Consume en horas valle.

Las horas valle son durante la noche y las primeras horas de la mañana. Las compañías ofrecen tarifas con discriminación horaria para aquellos que quieran ahorrar haciendo uso de ese horario.

Bombillas LED.

Es cierto que anteriormente las bombillas LED no iluminaban mucho y eran más caras. Ahora la tecnología ha mejorado considerablemente, y ya puedes ahorrar en tu factura de la luz comprando este tipo de bombillas. De esta manera también colaboras con el medio ambiente ya que son más ecológicas.

Stand By.

Muchos aparatos tecnológicos se quedan en stand-by cuando no se usan durante un determinado tiempo. Erróneamente creemos que están apagados y no consumen electricidad. Pues bien, sí consumen, y si nos aseguramos de apagarlos completamente estaremos ayudando a disminuir el gasto de nuestra factura.

Modos Eco.

Algunos aparatos electrodomésticos vienen con la opción de bajo consumo, y aunque es cierto que suelen ser un poco más caros que el resto, a la larga ahorras en tu recibo de la luz.

Conclusión

El primer paso para ahorrar en tu factura de la luz es conocer a fondo los elementos que la componen y así saber de donde podemos recortar. Otro aspecto importante es saber a qué precio te cobran los componentes de la luz, por lo que debes investigar las compañías a través de un comparador de tarifas de luz.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios