www.diariocritico.com
Bolsitas de té
Ampliar
Bolsitas de té

¿Porqué el té es la segunda bebida más consumida en el mundo?

martes 06 de abril de 2021, 11:30h

El té es una bebida milenaria. Actualmente, se considera que es la segunda bebida más consumida del mundo, después del agua, debido en parte a sus propiedades curativas. Además, el té también se utiliza para la realización de un buen número de recetas gastronómicas. Hoy en día, podemos adquirir multitud de tipologías. Así, un buen ejemplo de la variedad de tés que se pueden comprar lo encontramos en Aromas de Té.

Tipos de tés y beneficios para la salud

Aunque existen muchos tipos de tés, por lo general, podemos agruparlos en cinco tipologías diferentes: té verde, té negro, té blanco, té Oolong y té rojo. Cada uno de ellos tiene sus propias propiedades.

Entre las propiedades del té verde sobresale especialmente su poder antioxidante, por lo que este té es ideal para evitar el envejecimiento prematuro de los tejidos del cuerpo. Además, el consumo habitual de té verde ayuda a reducir el riesgo de sufrir cáncer, en concreto cáncer de mama, pulmón, estómago, esófago, páncreas y colón. Asimismo, el té verde previene el endurecimiento de las paredes arteriales, por lo que también reduce el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular. Entre los beneficios de este té destacan, igualmente, sus efectos antidiabéticos.

No obstante, el consumo de té verde se desaconseja en algunos supuestos. En este sentido, no es recomendable ingerir té verde en el caso de estar embarazada, estar en el período de lactancia o sufrir anemia. Del mismo modo, tampoco conviene consumir té verde si se está bajo algún tratamiento, puesto que este pude interferir en su efecto curativo, reduciéndolo.

En cuanto al té negro, este se caracteriza por su fuerte sabor y por su color oscuro. En lo que respecta a sus beneficios para la salud, encontramos principalmente la reducción del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Además, el té negro también posee propiedades antioxidantes, anticancerígenas y antimutagénicas.

El té blanco, por su parte, es una variedad todavía poco extendida en los países occidentales. Con todo, sus beneficios para la salud son considerables. Así, según diferentes estudios realizados en torno al té blanco, se ha demostrado que sus propiedades antioxidantes son mucho más fuertes que las del té verde, por ejemplo. En este sentido, los expertos afirman que este tipo de té tiene un efecto antifúngico muy fuerte, sobre todo con relación a algunos patógenos.

El té Oolong, también conocido como té Wulong o té azul, tiene un sabor muy agradable, parecido al de la fruta fresca. En este caso, este té también se caracterizada por su alto contenido en sustancias antioxidantes, que lo convierte en un té muy útil para reducir el riesgo de infarto y de otras enfermedades cardiovasculares. Además, se considera que el consumo frecuente de té Oolong ayuda a prevenir la obesidad, ya que sus propiedades mejoran el metabolismo de los lípidos y, por lo tanto, reducen el contenido de grasa corporal y el peso del cuerpo.

El té rojo, conocido también como Pu-Erh, es uno de los tés más peculiares, debido a su sabor terroso y fuerte. Además, como su nombre indica, es de un color rojo oscuro. El té rojo tiene propiedades antioxidantes y presenta grandes beneficios para las personas con diabetes tipo 2.

Los usos del té en la cocina

Los usos en cocina del té son múltiples y aunque es más común utilizar este ingrediente en la cocina asiática, actualmente su utilización también se ha extendido entre los países occidentales. Hay que tener en cuenta que la gran versatilidad del té puede dar una enorme complejidad a cualquier plato. El aumento de su empleo en la cocina occidental también se ha visto influida por sus enormes beneficios para la salud.

De este modo, el té se utiliza, entre otras formas, como especia. Así, por ejemplo, se puede combinar en un molinillo de especias una parte de té con pimienta blanca; un combinado ideal para marinar carnes rojas y otros productos.

Para marinar carnes o pescados también podemos aprovechar el té que queda en el fondo de la tetera. De esta forma, no tendremos que tirarlo, sino que lo podremos aprovechar para marinar algún plato. Utilizado para marinar, el té aporta un bonito color a la receta, además de constituir una alternativa ideal a las salsas y otros productos con un alto porcentaje calórico.

Además, el té también se puede emplear para perfumar el arroz. Así, para cambiar el gusto del arroz, es posible verter junto al agua de cocción un poco de té o incluso añadirlo al final para que el arroz se acabe de hacer y adopte este nuevo sabor.

De la misma manera, el té también se puede emplear a la hora de realizar sopas y pastas. Así, los amantes del té pueden agregar unas hojas sueltas en el caldo o en el agua de hervir la pasta. Estas hojas le darán un toque distinto a la receta y harán de ella un plato más complejo y con mayor sabor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios