www.diariocritico.com
     

Internacional

En la madrugada de este sábado, EEUU, Reino Unido y Francia han lanzado un ataque sobre Siria con el pretexto de responder al presunto uso de armas químicas por parte del régimen de Bashar al Ásad. Mientras la Unión Europea, así como Canadá, Australia, Turquía, Israel y Japón han respaldado esta acción militar, el Gobierno sirio y sus aliados, con Rusia, Irán y China a la cabeza, han condenado el ataque y han advertido de que "tendrá consecuencias".
EEUU, Francia y Reino Unido atacan Siria
(Foto: EFE)

Estados Unidos, en coordinación con Francia y Reino Unido, han lanzado un ataque coordinado sobre Siria contra el presunto uso de armas químicas por parte del régimen de Bashar al Ásad. El presidente de EEUU, Donald Trump informó del ataque una vez que este había comenzado, y según la agencia de noticias siria 'SANA', esta operación militar habría dejado al menos 3 civiles heridos. Desde Damasco califican esta acción como una "violación flagrante" del derecho internacional.

Amnistía Internacional (AI) registró 993 ejecuciones en cumplimiento de la pena de muerte en 23 países del mundo. Aunque esta cifra estimada representa un descenso del 4% respecto a los datos de 2016, la organización pone el foco en aquellos países que aún no han abolido su uso. En su informe anual, AI señala que China sigue siendo el mayor ejecutor del mundo, aunque se desconoce la verdadera magnitud del uso de la pena de muerte en ese país, pues esos datos están clasificados como secreto de Estado. Excluyendo al país asiático, el 84% de las ejecuciones conocidas tuvieron lugar en tan sólo cuatro países: Arabia Saudí, Irán, Irak y Pakistán.
Ejecuciones de la pena de muerte: Amnistía Internacional denuncia 22.000 condenados en todo el mundo
(Foto: Aimee Castanell )
El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena estudia presentar una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) de Luxemburgo tras la negativa de la Audiencia de Schleswig-Holstein de entregar a Puigdemont por el delito de rebelión, que no existe como tal en el ordenamiento jurídico alemán.
0,685546875