www.diariocritico.com
La importancia de la buena imagen en el entorno laboral
Ampliar

La importancia de la buena imagen en el entorno laboral

Dicen que la primera impresión es la que cuenta y que una imagen vale más que mil palabras. Dos frases que se sustentan en estudios como los del psicólogo alemán Albert Mehrabian, que señala que la comunicación no verbal, donde podemos incluir la imagen personal, es un aspecto clave en el mensaje que transmitimos a los demás. Nuestra imagen tiene un gran impacto en nuestra vida personal y profesional. De hecho, la imagen personal que mostramos al exterior es esencial en determinadores sectores como el mundo de los negocios, donde se debe proyectar confianza, seguridad, firmeza y responsabilidad, entre otras muchas cualidades. Por ello, cualquier detalle de la imagen es importante para aumentar las posibilidades de éxito en el mundo laboral.

La sociedad actual asocia nuestra apariencia con nuestros valores internos. De esta forma, la vestimenta se convierte en un factor clave para alcanzar el éxito laboral. Un aspecto que el profesor estadounidense John T. Molloy acuñó en su libro Dress for Success con el concepto de power dressing, que indica que los profesionales que reconozcan la importancia de la vestimenta y lo ejecuten de forma eficaz pueden incrementar su confianza y ventaja competitiva en el entorno de los negocios. La vestimenta tiene una gran fuerza comunicativa, por lo que se debe acudir a trabajar con ropa bien cuidada, evitando prendas con imperfecciones como las manchas de tinta o desteñidas. Más allá de aprender como quitar manchas de tinta o recuperar la ropa desteñida, la imagen en general que queremos transmitir siempre debe estar en consonancia con nuestros propios valores, sin renunciar a nuestra personalidad.

Cualquier persona puede encontrar diferentes códigos de vestimenta según el tipo de trabajo que desempeñe para evitar ciertos errores de estilismo y ofrecer una buena imagen en el entorno laboral. Sin embargo, enla mayoría de las ocasiones basta con añadir un simple detalle a nuestro estilo personal para mejorar la imagen que proyectamos en el mundo de los negocios, ya que hasta el mejor outfit puede no destacar si no se acompaña con una buena higiene o con algo tan básico como llevar la ropa limpia.

El lenguaje corporal

Una buena imagen personal también conlleva aspectos emocionales, como adoptar una actitud positiva y agradable en el entorno laboral ante cualquier situación que se nos presente en el día a día. El lenguaje corporal en los negocios siempre debe ser adecuado para facilitar la comunicación y construir la imagen que los demás construyen de nosotros mismos. De hecho, los estudios señalan que cuando mantenemos una conversación, el 55 por ciento de lo que expresamos llega a la otra persona por el lenguaje no verbal. Mostrar una sonrisa natural como carta de presentación o mantener el contacto visual con el interlocutor como señal de interés en la conversación son aspectos esenciales para dar una buena imagen personal.

Cualquier elemento que mostremos en el ámbito laboral muestra nuestra propia marca como persona, por lo que la primera impresión es vital para conseguir éxito en el futuro. No te olvides que la imagen personal va más allá de la propia apariencia, ya que engloba aspectos como la vestimenta o el lenguaje corporal. Por este motivo, presta atención a los pequeños detalles, como la importancia de productos de calidad, pero no olvides que la naturalidad también tiene que ser una de tus principales cualidades.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.