www.diariocritico.com
Ghostface Killah revive la leyenda de Wu-Tang Clan en Madrid

Ghostface Killah revive la leyenda de Wu-Tang Clan en Madrid

lunes 10 de octubre de 2016, 10:18h
El concierto se anunciaba como Ghostface Killah & Killah Priest pero era evidente quién era el gran nombre de la noche, el miembro original de Wu Tang Clan y, según se ha confirmado, el hombre al que RZA ha colocado los galones como jefe del grupo para su siguiente disco. Algo que, como se comprobó ayer no puede ser más acertado pues Dennis Coles es el miembro del grupo más en forma desde hace tiempo y el que ha entregado los mejores discos del entorno Wu-Tang en el Siglo XXI. Aunque ayer decidió revivir la gloria del grupo que ahora lidera, en vez de indagar en su obra en solitario, con varias paradas en aquella obra maestra que revolucionó el mundo del rap en el ya lejano 1993, 'Enter the Wu-Tang (36 Chambers).

Y no solo eso, también hubo recuerdo para el desaparecido Ol' Dirty Bastard, del que hizo 'Shimmy shimmy ya' y para el glorioso 'Only built 4 cuban linx' que firmó Raekwon, pero que en realidad era cosa de dos, del que sonó 'Ice Cream', también sonó otra maravilla del mítico 'Liquid swords' de GZA, el 'B.I.B.L.E. (Basic instructions before leaving Earth)' que ponía a Killah Priest en primer término. Y es que el afiliado de Wu Tang fue el encargado de ir calentando motores hasta la tardía aparición de la estrella de la tarde.

Porque a este gran concierto se le pueden poner dos peros. Uno fue que Ghostface no estuvo en el escenario ni 40 minutos y otra que se olvidara de su maravilloso 'Fishscale' (¿su mejor disco en solitario?). De la que no se olvidó fue de su otra obra maestra, un 'Supreme Clientele' del que rescató 'Mighty Healthy' y 'One', aunque el grueso de su actuación fue para recordar la gloria de Wu-Tang Clan con la Penélope viniéndose abajo con 'Can it all be that simple?', 'C.R.E.A.M.', 'Wu Tang Clan ain't nothing to fuck wit' y un 'Protect your neck' que le sirvió para pedir la colaboración del público, haciendo que salieran dos personas a rapear las partes de Method Man y Ol' Dirty Bastard, con el resultado de una chica que bordó la parte de Meth y un chaval al que le vino grande el traje de ODB.



La tarde había empezado cocinándose a fuego lento, primero con un DJ y un MC nacionales que fueron pinchando varios clásicos del género, de Snoop Dogg a Cypress Hill, de Run DMC a ODB, todavía estabamos ante los aficionados pero las camisetas de los chicos de Heavyweights nos recordaban que estábamos a punto de presenciar a un verdadero peso pesado del género, una leyenda a la que todavía le queda mucho que decir, a pesar de que su primer disco en solitario, 'Iron Man', vaya a cumplir 20 años en menos de tres semanas. Un segundo telonero, que nos repitió 20 veces que era de Nueva York dio paso al momento en el que las cosas se empezaron a poner serias con la aparición de DJ Technician, encargado de demostrar que el escenario era cosa ya de la 'crema' del género. Killah Priest se sumó poco después a la fiesta y demostró porque es el rapero favorito de GZA, con su mezcla de imaginería religiosa y gangsta. Al final apareció el hombre al que todos habíamos ido a ver y en menos de una hora puso a la sala a sus pies, sin que hubiera sido necesario soltar aquello tan tópico de que éramos el mejor público de la gira española... Su amor por el 'soul' de los 70 tuvo, incluso, un momento de parón para escuchar el 'Let's stay together' de Al Green mientras Ghost tomaba resuello para darle la razón al tipo que ayer tuiteaba, mientras Hillary se paseaba ante Trump en el segundo debate presidencial, que para que éste remontara "necesitaba la destreza verbal de Cicerón, Tomás de Aquino y Ghostface Killah combinadas".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios