www.diariocritico.com
El Gobierno eleva el techo de gasto a 196.000 millones y prevé un desplome del 11,2% del PIB
Ampliar
(Foto: Pool Moncloa/JM Cuadrado)

El Gobierno eleva el techo de gasto a 196.000 millones y prevé un desplome del 11,2% del PIB

martes 06 de octubre de 2020, 16:38h

El Consejo de Ministros ha aprobado el límite de gasto no financiero del Estado para 2021, el conocido como techo de gasto, que sube un 53% hasta llegar a los 196.097 millones. Se trata de una cifra sin precedentes enmarcada en el contexto de la crisis derivada de la pandemia del coronavirus, y que incluye transferencias extraordinarias a las comunidades autónomas y Seguridad Social, así como la absorción de un primer paquete de fondos europeos.

La aprobación del techo de gasto es un paso clave en la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado, con los que el Gobierno debe afrontar la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus. Moncloa ha empeorado el desplome de la economía este año, y estima que se producirá una caída del 11,2% del PIB, aunque calcula que en 2021 se producirá una recuperación del 7,2%.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la vicepresidenta tercera y ministra de Economía, Nadia Calviño, han comparecido en Moncloa tras el Consejo de Ministros para explicar tanto la subida del techo de gasto, como las previsiones de déficit o el desplome de la economía.

El techo de gasto se ha fijado teniendo en cuenta diversos factores. En primer lugar, está lo que se podría denominar límite de gasto homogéneo, que asciende a 136.779 millones. Supone un 7,2% más que el límite de gasto aprobado para 2020. Este aumento se debe a las mayores partidas para cubrir el Ingreso Mínimo Vital, incrementar las partidas en dependencia, reforzar la educación o las aportaciones a la Unión Europea.

Sin embargo, hay que añadir varios elementos que no tienen equivalencia en años anteriores. Es el caso de la transferencia extraordinaria de 31.882 millones para absorber la mitad del déficit autonómico y parte de la referencia de la Seguridad Social. Esta partida, eleva el techo de gasto hasta los 168.661 millones de euros.

Además, hay que incluir una parte de los fondos europeos. Así, la ministra de Hacienda ha recordado que el Consejo Europeo aprobó movilizar 750.000 millones de euros, que se articularán fundamentalmente a través de un Fondo de Recuperación. En concreto, a España le corresponden 59.168 millones del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y otros 12.436 millones del Programa REACT-EU.

El Plan de Recuperación que España presentará a las instituciones europeas recogerá 25.000 millones de transferencias del Mecanismo de Recuperación en 2021, que se incorporan al techo de gasto. Además, como se informó en el Consejo de Política Fiscal y Financiera celebrado ayer, la mayor parte de los 12.436 millones del programa REACT-EU se destinarán a las CCAA, aunque habrá 2.436 millones que se incorporarán al Ministerio de Sanidad para, posteriormente, repartirlo entre los territorios para la adquisición de vacunas, reforzar la atención primaria o renovar el material sanitario.

Por tanto, el techo de gasto de 2021 incorporará un total de 27.436 millones de los fondos europeos, lo que eleva el límite de gasto no financiero hasta los 196.097 millones. La ministra Montero ha señalado que los fondos europeos incrementan el techo de gasto, pero no tienen impacto en el déficit público ya que se reconocen como un ingreso.

Estos recursos permiten elaborar unos Presupuestos "expansivos" por lo que la ministra de Hacienda, considera muy difícil que las formaciones políticas no respalden las cuentas. Montero ha vuelto invitar a todas las formaciones políticas a realizar sus aportaciones a un Presupuesto que quiere que "salga adelante con el máximo apoyo posible".

Suspensión de las reglas fiscales

El Gobierno ha aprobado la suspensión de las reglas fiscales en 2020 y en 2021, siguiendo la decisión de la Comisión Europea de activar la cláusula de salvaguarda para este año y el próximo. El objetivo es poner a disposición del conjunto de las administraciones públicas todas las herramientas posibles para hacer frente a la emergencia sanitaria y, al mismo tiempo, permitir una flexibilidad fiscal que permita impulsar la recuperación económica y social.

El Gobierno solicitará al Congreso que aprecie si España se encuentra en una situación de emergencia que permita adoptar esta medida excepcional contemplada en la Constitución Española y en la Ley de Estabilidad.

Montero ha reiterado que la suspensión de las reglas fiscales no supone que desaparezca la responsabilidad fiscal."De hecho, la intención del Gobierno es avanzar hacia una senda descendente del déficit público que comenzará de forma significativa a partir del próximo año", ha afirmado.

Referencia de déficit

La ministra de Hacienda ha explicado que, pese a no existir unos objetivos de estabilidad para el próximo año, sí que se han establecido unos déficits de referencia basados en la previsión de crecimiento y que deben servir como guía para elaborar las cuentas públicas a cada una de las administraciones.

La previsión para el año en curso es que el déficit público cierre en torno al 11,3% del PIB. Una cifra elevada por el impacto de la pandemia, pero Montero ha resaltado que la intención del Gobierno es iniciar el camino de la consolidación fiscal mediante una reducción paulatina del déficit público a partir del próximo ejercicio. De hecho, el déficit de referencia en 2021 será del 7,7%, lo que supone un descenso de 3,6 puntos respecto a 2020.

La ministra de Hacienda ha destacado que "la disminución del déficit no será a costa de aplicar recortes y agrandar las desigualdades, sino que se hará compatible con el fortalecimiento del Estado de Bienestar y la recuperación social y económica del país".

En principio, la tasa de referencia del déficit del 7,7% de 2021 se repartiría de la siguiente forma: un 2,4% para la Administración Central; un 2,2% para las Comunidades Autónomas; un 3% para la Seguridad Social; y un 0,1% para las Entidades Locales.

Sin embargo, la ministra de Hacienda ha anunciado que el Gobierno aprobará unas transferencias extraordinarias de 18.396 millones de euros para la Seguridad Social y de 13.486 millones para las Comunidades Autónomas. Es decir, el Estado asumirá 31.882 millones de déficit de la Seguridad Social y las Comunidades Autónomas.

La tasa de referencia en 2021 será finalmente del 5,2% para la Administración Central. La referencia de las Comunidades Autónomas se reducirá a la mitad y se situará en el, 1,1%. La Seguridad Social pasará de un déficit de referencia del 3% al 1,3%.

Las Entidades Locales mantendrán su tasa de déficit del 0,1%, aunque gracias a la suspensión de las reglas fiscales podrán hacer uso de sus remanentes y contribuir así en la recuperación económica y social de España.

En cuanto a los objetivos de deuda pública, el Gobierno prevé que se sitúe al cierre de este año en el entorno del 118% del PIB, pero espera que no sean necesarias para este año emisiones adicionales de deuda sobre las ya previstas.

Escenario macroeconómico


El Gobierno ha analizado el informe de situación de la economía española, que revisa el escenario macroeconómico incorporando los últimos datos publicados, "en un entorno que sigue siendo de gran incertidumbre para la elaboración de estimaciones".

Las previsiones para 2020 apuntan a una caída del Producto Interior Bruto (PIB) del 11,2%, en línea con las estimaciones de la OCDE, FMI, Comisión Europea y Banco de España. La ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha empeorado este martes las previsiones económicas del Gobierno, que espera ahora una caída del PIB del 11,2% este año, frente al 9,2% estimado con anterioridad, mientras que la tasa de paro se situará en el 17,1%, dos puntos menos que el 19% estimado antes.

Esta revisión a la baja respecto a la realizada en abril en el Programa de Estabilidad se debe, fundamentalmente, a los datos registrados en el segundo trimestre lastrados por la debilidad del consumo interno y la inversión, como consecuencia de las medidas de reducción de la movilidad en el periodo de hibernación de la economía.

En el caso del tercer trimestre, se prevé que el crecimiento sea superior al 10%, por encima de lo que se preveía en abril.

Para 2021, se estima una recuperación del 7,2%, sin contar con los efectos adicionales que aporte el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. La tasa de paro se situaría en el 16,9%, dos décimas mejor de lo estimado.

Esas cifras no incorporan los efectos del citado plan, que puede llegar a impulsar en más de dos puntos adicionales el crecimiento en 2021, de forma que alcance el 9,8%, como consecuencia de un mayor dinamismo de la inversión, el consumo privado, las exportaciones y el empleo. Esto permitiría que la tasa de paro se reduzca de forma adicional hasta el 16,3%.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios