www.diariocritico.com

'Clamando en el desierto'… del Senado

domingo 12 de noviembre de 2017, 12:45h

El Senado tuvo su minuto de gloria con la aplicación del artículo 155 de la Constitución, pero ya pasó. Tras convertirse en el protagonista de la escena política por respaldar las medidas aprobadas en el Consejo de Ministros que tumbaron al Govern de la Generalitat, la Cámara Alta ha regresado a la "placidez y letargo" acostumbrados. Así lo denuncian desde Compromís difundiendo un vídeo grabado desde los escaños a las 9:05 el miércoles 8 de noviembre.

"Ni cámaras, ni periodistas, ni publico… ni señorías. El senador de Unidos Podemos, Iñaki Bernal espera junto a la tribuna a que el presidente del Senado, Pío García Escudero, le dé la palabra y pueda intervenir para defender su moción sobre estabilidad del empleo y los salarios (en este pleno, como en tantos, la función legislativa brilla por su ausencia, dos días invertidos en debatir mociones que no tienen carácter vinculante aunque pasen el filtro de la mayoría del PP, mayoría absolutísima a pesar de no superar el 33% de los votos).

De normal, las sesiones de los miércoles empiezan con puntualidad a las 9:00 de la mañana, y con la cámara con menos de una cuarta parte de sus miembros. Este miércoles, García Escudero se apiada de Bernal y suspende el inicio del pleno para que el senador navarro no esté de plantón esperando y pueda sentarse en su escaño.

Casi 10 minutos de retraso por qué no hay prácticamente nadie; nadie de Ciudadadnos, prácticamente nadie del PP, del PSOE, ni incluso de Podemos para hacerle compañía a su senador, nadie prácticamente del mixto, de ERC (que no acudió al pleno por estar en huelga), ni del PDcat", relatan desde Compromís para contextualizar el vídeo grabado por su senador Carles Mulet.

"Minutos después empieza el pleno con el aforo casi vacío, y poco a poco, sin prisas ni inmutarse, durante la más de una hora que dura el debate van accediendo sus señorías al escaño, para hablar con el resto de los senadores, mirar los teléfonos u ordenadores portátiles y pasar plácidamente la fría jornada en el calorcito del hemiciclo, esperando el momento de votar no, dónde ya les avisará la campana que hay que volver de la cafetería, de los pasillos, o de los despachos a votar, y sin preocuparse, ya les dirá el apuntado de turno a grito pelado qué toca votar en este punto", denuncian desde la formación valenciana.

Este documento gráfico vuelve a cuestionar el papel del Senado y su necesaria actualización porque los senadores sólo tienen dos plenos al mes por norma general, y únicamente dos miércoles al mes han de llegar a su sitio de trabajo a las 9:00.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios