www.diariocritico.com

Teorías sobre el fin del mundo...europeo

¿Y qué puede pasar (a España y al euro) el lunes si gana la izquierda en Grecia?

¿Y qué puede pasar (a España y al euro) el lunes si gana la izquierda en Grecia?

viernes 15 de junio de 2012, 12:30h
Todos pendientes de la vieja Grecia, y no precisamente por lo que les está pasando a los ciudadanos, sino por la supuesta rebelión de la izquierda contra el orden europeo si gana las elecciones este domingo. El BCE espera el resultado para comprar o no deuda española e italiana y dar un respiro a nuestas agónicas economías, y toda Europa ha previsto planes de contingencia para evitar la salida de capitales (corralito) por si se precipita la crisis del euro.

-¿Funcionará el rescate de la banca?: inversores y analistas creen que no
-¿Peligran mis ahorros?: Cómo protegerse en caso de 'corralito' o salida del euro
Hay dos posibilidades y no dependen precisamente del resultado político, porque una vez ganadas las elecciones todos los partidos políticos helenos han demostrado su capacidad para desdecirse de sus intenciones. Se trata de salir o no salir del euro, y eso dependerá de cumplir o no con los requisitos acordados por Bruselas con el gobierno saliente griego para desembolsar el segundo rescate. Si el gobierno entrante decide acatar las condiciones pactadas en el rescate, entonces Europa podría dedicarse de lleno a plantear aceleradamente medidas de crecimiento de la economía. Y quedaría por resolver el problema de la solvencia bancaria española y el enedeudamiento italiano, que a corto plazo se calma con una intervención por parte del Banco Central Europeo (BCE) comprando deuda, como señalan los expertos del mercado.

Pero es evidente que Bruselas no las tiene todas consigo. De hecho, los bancos centrales de las principales economías del mundo preparan medidas para asegurar crédito y liquidez frente las posibles inestabilidades que puedan surgir tras las elecciones, como confirmaron los responsables del G-20. Todo porque la izquierda griega promete seguir en el euro e ignorar las condiciones impuestas al país tras el rescate, poniendo como ejemplo España y su negociación bancaria. "Votaremos el domingo con nuestros ojos en España", dijo, en referencia al rescate a  la banca española. "Negoció y tuvo éxito pese a las amenazas de los prestamistas y al chantaje. Todavía está en el euro, sin un plan de austeridad", señaló el político Alexis Tspiras.

El líder de la izquierda radical de Grecia prometió el jueves dejar sin efecto las condiciones ligadas al acuerdo de rescate internacional, pero dijo que mantendría al país en la eurozona después de las elecciones del domingo, que podrían decidir el destino de la moneda única. SYRIZA, ha pasado de ser una coalición marginal de izquierdas, a ser la segunda fuerza política de Grecia, enfrentándose a los conservadores de Nueva Democracia.

Pero hay que recordar que el 70% de los votantes en las elecciones del 6 de mayo respaldó a los partidos que rechazaban las condiciones bajo las que se entregaron a Atenas los préstamos de rescate por 174.000 millones de euros.Si Grecia se marcha, ¿cuáles serán las consecuencias?

Ni Atenas ni el resto de la eurozona querrían asumir la responsabilidad de una salida de Grecia de la moneda única. Habría un cruce de recriminaciones.
En previsión de las acusaciones de haber impuesto exigencias 'brutales', el núcleo de la eurozona se está asegurando que la salida sea vista como una decisión soberana. La salida se produciría porque, sin nuevos préstamos, el Gobierno no dispondría de dinero para pagar la Seguridad Social y los salarios del sector público. Además, el BCE podría retener los fondos de los bancos griegos, provocando su caída. Tras la salida, Grecia tendría que negociar su participación en la UE. Los tratados de ésta tienen una cláusula para el abandono de la unión, pero no únicamente para la eurozona.

Las consecuencias económicas con un nuevo dracma

El nuevo dracma se devaluaría con rapidez. No puede predecirse hasta qué punto, pero el FMI calcula que Grecia necesita al menos una devaluación de entre el 15% y el 20% sobre la media de la eurozona para obtener un balance por cuenta corriente. Esta devaluación devolvería la competitividad, pero en el mejor de los casos, un Gobierno responsable logra reactivar el sistema bancario, gestionar unos presupuestos equilibrados y convencer a la opinión pública para que acepte un fuerte deterioro del nivel de vida. Bajo el escenario alternativo, asumiría las funciones un Gobierno que quiere usar sus nuevos poderes de autonomía monetaria para compensar los efectos de la devaluación y generar prosperidad a través del gasto. Con ello se correría el riesgo de que la hiperinflación generada tras un breve periodo de respiro se viera seguida de una nueva devaluación de la moneda y de la impresión de más dinero.

En el lado empresarial, aunque algunas grandes compañías han preparado planes de contingencia para una salida de Grecia, las empresas medianas esperan a ver lo que sucede, según consultores de Atenas. Incluso las que no prevén abandonar el país se aseguran que el dinero ganado en el extranjero se quede allí. Los grupos que abastecen al mercado nacional están reduciendo su tamaño tras intentar durante dos años recortar costes debido al fuerte desplome de las ventas.
Europa juega un doble juego

Mientras en Europa sigue el desbarajuste y la ausencia de una clara política firme. Este mismo viernes se ha filtrado que Europa quiere que Grecia continúe formando parte de la zona euro, para lo que estaría dispuesta a renegociar las condiciones impuestas en el segundo rescate del país heleno sea cual sea el resultado que arrojen las urnas el próximo 17 de junio, según informa el diario germano 'Financial Times Deutschland'."La eurozona quiere negociar con Grecia sobre la relajación del plan de austeridad. Sea cual sea el resultado del domingo será necesario renegociar, según se comenta en círculos de la UE", señala el diario. Este paquete incluiría futuros recortes en los intereses aplicados al préstamo y un incremento del plazo de devolución, explica. Además, se contemplaría la concesión de fondos específicos para impulsar las inversiones en el país heleno a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Si las autoridades de la eurozona pueden convencer a los inversores y a la opinión pública de que Grecia era un caso especial, podrían contenerse los efectos de una salida. De lo contrario, la marcha de Grecia pronto se convertiría en una ruptura desordenada del proyecto del euro.

Lea también:

-¿Funcionará el rescate de la banca?: inversores y analistas creen que no
-¿Peligran mis ahorros?: Cómo protegerse en caso de 'corralito' o salida del euro
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Comentarios

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    8167 | Miguel - 16/06/2012 @ 18:41:28 (GMT+1)
    Va siendo hora de recuperar nuestra vida, decidir nuestro futuro, no se acaba el mundo si salimos del euro. Nos han fastidiado bien los que nos imponen un pensamiento único para solo beneficiar sus intereses . Comemos, vestimos, calzamos, consumimos bienes y servicios. La gente aquí parada mientras las transnacionales y los chinos se apoderan de nuestro futuro. Que no nos tomen el pelo más. ¿ Que esta pasando?
    8139 | kokorokoko - 15/06/2012 @ 22:11:45 (GMT+1)
    Es el IV reich, esto no tiene arreglo, Alemania nos esclaviza y cuando considere que la paridad euro/dolar sea bueno para ellos, nos darn por ese sitio (los listos hablan de 0,80 eur/dolar). Lo mejor es salirse motu propio con lo que romperiamos la UE y por una vez tomariamos la iniciativa de algo inevitable, porque no hay voluntad politica de mas Europa, que es la unica solucion

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.