www.diariocritico.com

Análisis de las próximas citas europeas

El futuro de España se juega en Karlsruhe y Nikosia

El futuro de España se juega en Karlsruhe y Nikosia

lunes 10 de septiembre de 2012, 09:41h
Muchos estarán tentados de pensar que tras el anuncio del BCE de la semana pasada y el consiguiente rally de los mercados, por fin hemos dejado atrás la parte más difícil de esta crisis y a partir de ahora podemos concentrarnos en reconstruir nuestra economía sin sobresaltos; pero, por desgracia, existen muchas posibilidades de que eso no sea así.
Si la crisis económica fuera una montaña rusa, ahora mismo, gracias a Draghi, estaríamos en una de esas lentas subidas que nos permiten relajarnos, recomponernos en el asiento tras las sacudidas recientes, y apreciar las vistas. Pero con la certeza de que tarde o temprano nos vamos a volver a agarrar fuerte al asiento.

Esta misma semana contamos con una serie de citas cruciales que van a poner a prueba si realmente el BCE ha cambiado o no las reglas de juego. La primera, este mismo miércoles, cuando conoceremos si el Tribunal Constitucional alemán tumba o no la contribución de ese país a los fondos de rescate europeos.

La jugada maestra de Mario Draghi, rompiendo la mano de los halcones del BCE al convertir la compra masiva de deuda de España e Italia en una competencia  propia de la institución como forma de preservar la transmisión de la política monetaria en el seno de la zona euro, ha confirmado lo que muchos pensaban: que el BCE es indispensable para sostener a Europa, de la misma manera que la FED lo es para EEUU o el Banco de Inglaterra con el Reino Unido.

Pero ocurre que el 27% del capital del BCE lo aporta un país cuyo máximo representante en la institución es precisamente el único que se ha mostrado contrario a la compra ilimitada de deuda. Hablamos, por supuesto, de Alemania y del consejero Jens Weidmann. 

A los mercados les gusta la estabilidad y la disolución de las incertidumbres. Y ,a buen seguro, muchos en el mercado se van a sentir inquietos por la ola de críticas y resentimiento contra el BCE que se ha desatado en Alemania en los últimos días como reacción al golpe de estado de Draghi  ( "Los Mercados aplauden la muerte del Bundesbank"  era el titular de Die Welt del viernes pasado).

Es en ese contexto en el que la aburrida ciudad de Karlsruhe, junto a la Selva Negra, sede del Tribunal Constitucional de Alemania, va a convertirse este miércoles en el centro de las miradas de todo el mundo. No está previsto que los jueces bloqueen la aportación de fondos de Alemania al MEDE.

Pero tampoco hay que descartarlo por completo, especialmente con el clima de opinión creado en el país en los últimos días. Morgan Stanley cifra en un 40% las posibilidades de que el máximo tribunal vete la aportación alemana. Y una decisión así sería catastrófica para Europa, y para España.

El rescate del sistema financiero español quedaría en entredicho, y la apuesta del BCE de compra de deuda, seriamente tocada, pues la institución monetaria ha dejado claro que actuará en tándem con el MEDE.


Más citas

La otra gran cita de la semana la tendremos en Chipre, donde, como país que ostenta la presidencia rotatoria de la Unión,  se reúnen desde el viernes los ministros de finanzas europeos. Tanto el Eurogrupo como el Ecofin comenzarán a discutir la condicionalidad que deberán asumir aquellos países que decidan solicitar la ayuda de las líneas de crédito creadas en el seno del MEDE, principalmente España e Italia.

Sobre este tema existen pulsiones enfrentadas, pues si bien el Gobierno español va a pelear por la no imposición de nuevas exigencias a cambio de la ayuda, en su contra va a contar con dos tipos de fuerzas: por un lado, la presión política que van a ejercer los países del norte de Europa; Merkel se ha puesto del lado del BCE y en contra de Weidmann y corre el riesgo de alienar a su electorado a un año de las elecciones, por lo que deberá mostrarse firme en este terreno. Y Holanda celebra elecciones este mismo miércoles, y no es descartable un nuevo Ejecutivo aún más crítico con la transferencia de recursos al sur de Europa.

Y por otro lado, sobre España recaen tres sombras de duda que pueden emborronar la defensa del gobierno español: el posible incumplimiento del objetivo de déficit para este año, la ansiedad que genera entre los inversores la situación de las finanzas de las comunidades autónomas, y el retraso que se está acumulando en la resolución de los problemas de la banca.

Por cierto, sobre esta materia estos días también vamos a conocer novedades, dado que a finales de semana está previsto que la consultora Oliver Wyman dé a conocer los requerimientos individualizados de capital de las entidades financieras del país, lo que puede suponer el comienzo de una nueva oleada de fusiones en el sector. La semana pasada Banco Popular reconoció que está estudiando la posible adquisición de Banco Mare Nostrum.

Y también dentro del sector bancario, el miércoles va a ser un día realmente ajetreado pues es la fecha elegida por la Comisión Europea para presentar sus planes de unión bancaria. La propuesta estrella del comisario Barnier va a ser la transferencia de la supervisión de los más de 6.000 bancos de la eurozona al Banco Central Europeo, pero no está claro que este planteamiento cuente con el respaldo de algunas capitales europeas, en especial de Berlín, que ya ha dejado claro que no ve con buenos ojos renunciar a la supervisión de sus entidades.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios