www.diariocritico.com
El sexo es vida: Cuando tus relaciones son tóxicas

El sexo es vida: Cuando tus relaciones son tóxicas

- Por Ana de Calle

martes 08 de enero de 2013, 09:17h

Recuerda cómo te ilusionaba compartir sus diferencias, hablarlas con tu pareja y con argumentos, discutirlas. Empleando la asertividad y practicando la escucha activa, para escuchar y ser escuchado. Qué bien y qué armonía! Y el compartir está lleno de bienestar, de momentos gratos ...

Ha pasado el tiempo y ahora la pareja es un hecho. Y tus expectativas de pareja no son cómo las deseabas y la relación no te devuelve esos momentos agradables, os estáis agrediendo y empleáis la violencia verbal e incluso física. A veces estar con el otro supune un reto y una pérdida para ambos, pero si la relación es sana, es una ganancia, os complementáis y a largo plazo supone un crecimiento.

Lo primero es reconocer si la pareja es tóxica y ... sin quererlo, no es sana. A partir de ahora, si tienes dudas, observa si cuando no hay diálogo aparecen los insultos o si es que se carece de argumentos que esgrimir y hay diferencia de opiniones. Alguno de vosotros no sabe manejar la ira, ni los sentimientos, es visceral y se abandona a sus impulsos ...

Los sentimientos de malestar son habituales en tus relaciones y en tus expectativas de vida en pareja. Estos amores no son provechosos, hay dependencia, tristeza, mucho sacrificio y poca comprensión. Una de las claves de la relación tóxica es anularse y autoengañarse para no provocar conflictos en la relación.

Con facilidad las palabras humillan y empobrecen al compañero, lo que es cotidiano, aunque a veces lo hacen "por su bien", claro ... Uno de los dos suele ser el que más ejerce esa presión, habrá que ver qué sentimientos favorece el que soporta esos comentarios ... Y además no podéis hablar para solucionar los conflictos reales porque es doloroso.

La pareja tóxica la componen dos personas que no saben estar solos, y piensan : mejor mal acompañado que solo y les urgen las manifestaciones de afecto. Y por eso aguantan los malos tratos y olvidan todo, si reciben cariño, atenciones ... un poco de afecto. Ellos están supliendo carencias afectivas, de la manera que saben, y por cierto no es la más sana.

Así soportan abusos y se encierran en una pareja egoísta, que se hace daño afectivamente, que se encierra en una relación tóxica. Ante el gran dolor, los remordimientos y la culpa viven relaciones violentas, muchas veces con infidelidad. La relación se fractura cada día más y se está abandonando el vínculo con la pareja lo que seguramente no va a cambiar hasta que pares en serio y decidas aumentar tu auoestima.

Piensa si es así como lo habías imaginado e intenta ordenar tus pensamientos con respecto a lo que estás viviendo, si estás de acuerdo con tu propia historia, cuando eras niño, con tus padres ... Quizá estás imitando o siguiendo patrones antiguos ... 

Y no te atreves a cambiar, a empezar a nutrir tu vida personal y de pareja de nuevas experiencias y emociones, aportando algo fresco a la relación, quizá en tu vida sexual o en tus actividades ... para sentirte querido también por ti mismo.

Decídete a sanar por fin tu relación porque los dos merecéis una vida equilibrada emocionalmente, tu familia lo merece y todo empieza parando esa serie de actitudes destructivas que anulan una relación sana.

Si este tema te ha interesado envíame tu comentario y si no también. Ponte en contacto conmigo para dejar de ser víctima, dejar de sentir que te sacrificas para que todo marche bien, y no sentirte desparejado, abandonado y muy humillado. No entiendes y no sabes cómo arreglarlo por eso déjalo en manos de un profesional y aprenderás a darte prioridad, primero tú y luego los demás.

_____________________________

Ana de Calle
Sexóloga y Terapéuta de Pareja
www.elsexoesvida.com

Anteriores artículos:

- La ignorancia sexual
- La nueva erótica masculina
- El hombre y sus problemas sexuales
- La apatía sexual en la pareja
- Todos los artículos de Sexualidad>>

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios