www.diariocritico.com

La cultura y la vida 

'Lagrimas de cocodrilo': La werta del abuelito

'Lagrimas de cocodrilo': La werta del abuelito

viernes 15 de febrero de 2013, 21:31h
El domingo, los Goya! Y claro, como se acuerdan de la que se armó cuando la guerra de Irak, están como muy nerviosos. No lo digo yo: lo dicen las redes sociales. Y tienen sus razones.

Porque además este año coincide con el roto infernal que el Gobierno y el ministro Wert le han hecho al cine español. Así que tras la recomendación de Soraya Sáenz de Santamaría de que espera que "lo más importante sea el cine", pues eso. Por lo que oigo en los mentideros, van a hablar de cine. De lo que les pasa. Y, claro. No le va a gustar mucho al ministro, que tiene a la mayoría de los profesionales del sector -que no son sólo los actores, que son los productores, los guionistas, los cámaras , los del attrezzo, los eléctricos, los del catering, y hasta los figurantes- en el paro. 

Cuando se quita la obligatoriedad de que las televisiones produzcan algo más que basura, se sube el IVA y se recortan, por así decir, las "ayudas" al cine, pasa lo que pasa. Tiene una enorme responsabilidad el ministro Wert en que la cacareada marca España vaya a perder un buque insignia: el cine español. Porque las películas que van a ser premiadas y revisitadas en esta gala, estupendas películas, por cierto, no fueron producidas, sino estrenadas, en 2012. No sé si me explico. El bajón de la producción del año horrible ha sido exponencial. El ministro debería pensarlo, porque hay una parte que le toca.

De todas maneras, habrá alfombra roja, veremos los trajes y recogidos, y Concha Velasco, a la que me une un viejo cariño y una enorme admiración, recibirá el premio grande y merecido a su trayectoria. De gran actriz, desde los tiempos de la chica yeyé a esta señora estupenda que se ve todas las semanas en Gran Hotel, la serie de televisión. Y también de estupenda ciudadana, que sabía claramente lo que había que saber, y que llegó a probar los calabozos de Sol en tiempos de nuestro inolvidable. 

Es que, como bien sabe el ministro, la cultura española -que forma parte importantísima de la marca España esa- viene a ser bastante de izquierdas. Así que, aunque la alfombra sea verde... Y a lo mejor por eso, el ensañamiento del actual gobierno con nuestro mundo. Hace pocos días, los socios de CEDRO, la agencia que se ocupa de los derechos de nuestras obras por copia privada, es decir, los escritores, traductores y periodistas asociados, recibimos una carta de su directora general, Magdalena Vinent, en la que nos contaba que en 2013 se recortaban drásticamente las ayudas a autores. Ayudas que no tienen nada que ver con las cifras que andan por los titulares:  que iban a prótesis dentales, gafas, audífonos, etc., no cubiertas por la seguridad social.  Un máximo de 600 euros anuales, aplicables al 70 por ciento de la factura o facturas presentadas. Yo creo que fue su primera decisión, la de Wert, a finales de 2011, nada más llegar, vamos, cuando suprimió el cánon por copia privada, que pagaban las empresas tecnológicas, y lo cambió por subvenciones. Es decir, el Estado, y no los beneficiarios de nuestras obras, se hacía cargo de esos derechos de autor (nuestros).  En los presupuestos de 2012, se aprobaron cinco millones para compensar por copias gratis y piratas a todos los autores de libros, música y cine. Para hacerse una idea del descenso brutal, en el año 2011, cuando la industria tecnológica asumía este pago, se recaudaron casi 115 millones de euros por este concepto, de los cuales, 19,29 millones de euros correspondieron a los autores y editores representados por CEDRO.  Bueno, pues para 2013 el recorte ya ha sido a ras del suelo. A los del cine les tocaba un buen pico, aunque nada que compense de verdad el pirateo. Y los del libro, cualquier día les enseño, ya que estamos en lo de hacer públicas las cosas, mis liquidaciones de CEDRO. Se van a partir de risa, porque con diez o doce libros en la calle, serán alrededor de 100 euros -cien- al año..... Bueno, pues ni esa cenita divertida por las fotocopias...

El tema es de política cultural. Al PP le gustan mucho las subvenciones y poco los derechos de autor. Lo mismo ha hecho con las revistas culturales y con las editoriales, cambiando la compra de libros para bibliotecas públicas por la subvención directa. Seguro que es más clientélico, pero es socialmente peor. Y parece que prefieren a las empresas tecnológicas -las de las tostadoras y fotocopiadoras y disquetes, que eran las que pagaban- que a los autores. Aunque sean estos los que hacen -hacemos- los contenidos. No se trata ya -que sí se trata- de la excepcionalidad cultural, se trata incluso de algo que debería entrar en la lógica del sistema: la propiedad intelectual. Pero así estamos. 

Mientras, se mantiene el 10% de iva y se subvenciona los toros. Yo no soy antitaurina, vaya, pero no se extrañe el ministro Wert del malestar en el mundo del cine y en los demás. Se dice que esto no puede volver a ser la werta del abuelito. 

 

Ediciones anteriores de 'Lágrimas de cocodrilo'

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios