www.diariocritico.com

Se han revalorizado un 1.600% este año

El fenómeno de los 'bitcoins': ¿valor refugio o burbuja peligrosa?

El fenómeno de los 'bitcoins': ¿valor refugio o burbuja peligrosa?

Últimamente los economistas ya no solo hablan del dólar, el euro, el yuan, la libra o el yen. El bitcoin, una moneda virtual que apenas tiene 4 años de vida, pega con fuerza. En las últimos días su cotización se ha subido en una montaña rusa y en lo que va de año se ha apreciado hasta un 1.600%. Ante el temor de la quiebra del euro o la guerra de divisas cada vez más personas se atreven a operar con él. Precisamente en Chipre, asolado por una enorme crisis bancaria, se va a abrir el primer cajero de bitcoins del mundo. ¿Valor refugio o burbuja peligrosa? Algunos alertan ya de la entrada en juego de los especuladores.
La pasada semana, y en apenas tres días, su cotización pasó de unos astronómicos 266 dólares a 65. El bitcoin es una moneda virtual que empezó a cotizar hace cinco años a un par de dólares y que en las últimas semanas vive una locura coincidiendo, en parte, con el inicio de la crisis chipriota. Se trata de una divisa virtual basada en la criptografía. Está descentralizada y desregularizada, es decir, no hay gobiernos ni bancos centrales ni entidades financieras que la controlen.

Este sistema fue ideado por Satoshi Nakamoto en 2009, hombre cuya verdadera identidad se desconoce. El Banco Central Europeo considera que "sus raíces se encuentran en la Escuela Austríaca de Economía". Desde la primera versión del software de Nakamoto ha ido evolucionando día a día con la aportación de los diferentes usuarios, a imagen de lo que sucede con el sistema operativo Linux.

Los bitcoins se pueden conseguir de dos maneras. Por un lado, mediante lo que se llama minería. El trabajo consiste en resolver problemas matemáticos que ayudan a desarrollar la red bitcoin y por lo que reciben una recompensa en forma de esta moneda virtual. Al principio era una tarea relativamente sencilla que luego se ha ido complicando y que hoy sólo pueden llevar a cabo personas con conocimientos avanzados en programación y con ordenadores muy potentes. La otra manera de conseguirlos pasa por ofrecer un bien, un servicio o cambiarlos por dólares, euros, o cualquier otra divisa.

En lo que va de año este dinero digital se ha disparado hasta un 1.600% y la semana pasada vivió su momento más delicado. "No hemos sido víctimas de ningún ataque malicioso. Hemos sido víctimas de nuestro propio éxito". Así explican en Mt. Gox la montaña rusa que les colapsó el miércoles. La empresa, con sede en Tokio, realiza el 80% de las transacciones mundiales. Las cuentas abiertas en la casa de intercambio han pasado de las 60.000 en el mes de marzo a las 75.000 en los primeros días de abril. Cada día se crean 2.000 más, según la firma. "La gente comenzó a entrar en pánico y empezaron a vender en masa bitcoins, provocando un aumento del comercio que congeló nuestros servidores", es la explicación oficial.

Los bitcoins circulantes por internet llegaron a valer 3.000 millones de dólares. Actualmente hay unos 11 millones de unidades en circulación. El sistema prevé que en 2033 se alcance un máximo inamovible de 21 millones. Cada 10 minutos se emiten 25 nuevas monedas. Por su diseño los defensores señalan que, al conocer este patrón de crecimiento, se controla la inflación y destacan que se trata de una economía que se autorregula.

Ventajas e inconvenientes

Como medio de pago, las ventajas son más teóricas que reales, dada la relativa escasez de aceptación en la economía real. Sobre el papel, las ventajas más tangibles son la descentralización, el anonimato y la facilidad de realizar las operaciones sin comisiones. Entre los que ya aceptan esta divisa figuran pequeñas empresas de comercio electrónico, la casa de subastas Bitmit, Domino´s Pizza, la plataforma de publicación de Wordpress y Wikileaks, que recibe donaciones por esta vía. España cuenta con un pequeño grupo de empresas que trabajan con ella. Algunos ejemplos son firmas como lowcom.es, especializada en desarrollo de páginas webs, la tienda de comida para mascotas Telepienso o las inmobiliarias Altamira 21 y Cantábrica Rusa.

Al contar con un protocolo encriptado, los expertos informáticos afirman que es infalsificable. Es más, no hay nadie que pueda conocer que tal internauta tiene una cuenta con bitcoins. Pero no está libre de problemas. Un virus que se transmite a través de Skype convierte a los ordenadores infectados en "mineros esclavos". Además, pese a que el bitcoin sea infalsificable, los monederos virtuales en los que se guardan no lo son. Y se han dado casos de robo de bitcoins en las wallets, por lo que existe una amplia oferta de servicios para cifrar y codificar las carteras.

Juan Ramón Rallo, doctor en Economía y profesor en la Universidad Rey Juan Carlos, aconseja prudencia. "No olvidemos que los agentes económicos buscamos que el dinero desempeñe dos papeles: medio de cambio y depósito de valor. Y éste último sólo puede ser ejecutado de un modo muy deficiente por el dinero electrónico". Dicho de otro modo, "el valor futuro del dinero electrónico es altamente incierto y, por consiguiente, no es el instrumento más recomendable para que atesoremos valor durante largos períodos de tiempo. Dado que carece de un ancla con la realidad, las fluctuaciones de precios y usuarios podrían ser bastante bruscas. Hay que ser prudentes".

Manuel Polavieja, socio director de Lexon Capital, duda mucho que pueda convertirse en moneda de cambio, "y aún si tuviese éxito en un futuro y siendo muy optimistas se estabilizase por ejemplo en 80 dólares, es más que probable que previamente vuelva a visitar cotas mucho más bajas. Y esto se debe a que por su novedad, descubrir su precio es una tarea compleja que conllevará mucha prueba y error por parte del mercado".

El profesor titular del Departamento de Control y Dirección Financiera de Esade, Jesus Palau, considera que el fenómeno bitcoin es "una burbuja, como lo fueron los tulipanes holandeses en el siglo XVII". Para Palau, este sistema no ofrece las garantías suficientes para invertir en él. "Es un timo, como los sellos, como una estructura piramidal. Hoy ya estamos a la mitad de las emisiones previstas, por lo que hay algunos que ya son súper ricos y si se les paga lo que dicen que cotiza, pues más ricos aún". Por otro lado, el profesor de Esade encuentra en la seguridad del sistema uno de sus mayores inconvenientes. "Si te hackean el ordenador y te roban los bitcoins nadie se hace responsable. Yo no invertiría en bitcoins ni loco", concluye.

El caso de Chipre

El primer cajero automático de bitcoin será instalado en Chipre. Como consecuencia del rescate del país por parte de la Unión Europea y la imposición de una tasa a los depósitos bancarios de los ciudadanos, bitcoin se está posicionando como el activo digital alternativo al euro y ajeno a las incertibumbres que siembran la troika y el sistema financiero.

Así lo ha anunciado el director ejecutivo de TDV Media&Services, Jeff Berwick, en una publicación financiera. "Mientras los políticos europeos negocian en Bruselas, decidiendo el destino del dinero de otras personas en Chipre, el libre mercado ya se ha movido para ayudar a los chipriotas a obtener acceso a su dinero a través de otros medios", ha señalado. Berwick ha hecho un análisis de la compleja situación que viven los chipriotas y ha apuntado que no tendrían estos problemas si utilizaran bitcoins. "Si esta gente hubiera comprado bitcoins con sus ahorros, no solo los tendrían disponibles al 100% actualmente, sino que también habrían disfrutado de un movimiento parabólico al alza durante los últimos meses", ha comentado.

Ante esta situación, el director de TDV Media&Services ha decidido, después de analizar el mercado con algunos socios, abrir lo que considera el próximo negocio millonario, cajeros automáticos de bitcoin. El primero estará en Chipre. El lema de este proyecto es "Tu futuro ahora". Con él pretende llegar también a países donde existen controles de cambio de divisas, como Argentina o Irán.

Pero la fluctuación tan brutal del valor de esta moneda digital pone de manifiesto la entrada en escena de especuladores. Para Nicolás López, director de análisis de M&G Valores, "ligar el precio del bitcoin a la extensión de su uso ha creado un vínculo perverso que puede inflar idenfinidamente la burbuja, hasta hacer inviables los posibles usos para los que sería una alternativa razonable a las actuales tecnologías". Por eso considera que, si algo demuestra su extraordinaria revalorización, "una divisa sin un mecanismo de emisión flexible ligado al crecimiento de la economía no es viable".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios