www.diariocritico.com
Relevo en el SUP: 21 años después, Fornet se va; los malos policías se alegran

Relevo en el SUP: 21 años después, Fornet se va; los malos policías se alegran

martes 18 de junio de 2013, 17:43h
Dice el tango arrabalero que 'veinte años no es nada', pero 21 años -20 más uno- son toda una vida; por lo menos, una vida intensa para el secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José Manuel Sánchez Fornet, que el próximo jueves 27 de junio dejará de dirigir el mayor sindicato policial español y pasará el testigo a la subinspectora Mónica Gracia Sánchez, su actual vicesecretaria.
Sánchez Fornet es toda una institución en sí mismo. Su defensa de los policías -de los buenos policías-, su lucha por una policía auténticamente profesional y demócrata, le ha traído innumerables enemigos -los malos policías-, que nunca han podido atarle en corto -ni en largo- y mucho menos silenciar su voz. Y es que Fornet tiene una lengua muy larga que siempre dice lo que no le conviene... lo que no le conviene al tunante. Así que, si Fornet se va no es porque le hayan vencido, ni porque le hayan conseguido echar; si se va es por puro hastío, por simple cansancio.

Fornet llegó al SUP en el Congreso que este sindicado celebró en Vigo en 1992. Con él, el SUP creció y se convirtió en un referente anti-componendas, en un permanente desafío a cargos, carguillos y carguetes que, colocados a dedo en la Dirección General o al frente del Ministerio se creían Dios uno y trino, todo a la vez. Fornet y los suyos -que los tenía y los tiene- se encargaban de bajarles los humos a esta suerte de demiurgos: desde Corcuera, al que Fornet le quitó la 'chispa', hasta Rubalcaba, a quien le quitó los espolones, pasando por todos los demás. Fornet, que ha respetado a pocos directores generales y aún a menos secretarios de Estado, sólo sintió respeto de verdad por una persona tan recta y honesta como él, Margarita Robles. De los demás, mejor ni hablar.

Como mando sindical, Fornet ha conseguido mantener contra viento y marea un sindicato auténticamente mayoritario: cuenta con 33.000 afiliados 'cotizantes' -de los que pagan, mes a mes-, casi el 50 % de la actual plantilla policial, y mantiene tan alto nivel de militancia pese a las campañas que contra él han sido [hubo en Interviú un periodista que tuvo el récord guinness de denuncias y querellas: 129 nada menos. Fornet no llega a tanto, pero ha ganado más de 20 querellas y ha convertido 10 expedientes disciplinarios en papel para su particular water closet].

Porque, aunque es adusto y es taciturno como el Saturno de Georges Brassens, lejos de comerse a sus hijos, Fornet es todo corazón. Oigan, lean, escuchen una historia que eriza el vello:

'Tarde-noche del 12 de febrero de 1981. Un policía armada custodia una celda en la Dirección General de Seguridad, en la Puerta del Sol. En el interior, un hombre que acaban de subir de un 'interrogatorio' está agonizando entre vómitos de sangre. El policía, conmovido, se acerca y le pregunta si quiere algo. El hombre le pide un par de huevos fritos con chorizo. El policía pide el relevo a un compañero, baja al bar y sube con un plato con un chusco de pan y con dos huevos fritos y un chorizo. El hombre lo come como puede, moja el pan en los huevos entre bocanadas de sangre. Mira con agradecimiento al policía, su enemigo. Pocas horas después muere. Cuatro días después, el 17 de febrero, el diario El País publicaba el informe forense con la causa de la muerte: "1. La causa de la muerte ha sido un fallo respiratorio originado por proceso bronconeumónico con intenso edema pulmonar bilateral y derrame de ambas cavidades pleurales y pericardio". Es decir, que le habían reventado a golpes. El hombre se llamaba José Ignacio Arregui, y era un presunto etarra. El policía armada se llamaba José Manuel Sánchez Fornet'.

Esa imagen se le ha quedado grabada en la retina [y a otros que se la hemos escuchado, en el alma] y desde entonces Fornet luchó por algo que parece muy simple, pero que es muy complejo: que la bonhomía no está reñida con la eficacia policial. Y se dedicó a predicarlo -prácticamente a gritarlo- allí donde habita la maldad.

Ahora Fornet se va, deja el cargo sin necesidad, y sin necesidad le da una alegría a sus enemigos, que hubieran deseado cortarle los pies y las alas hace muchos años. Pero no pudieron, ni podrán hacerlo, porque, rememorando al clásico, Fornet les diría en sus momentos más lúcidos aquello de: 'Yo soy como el sándalo, que perfuma el hacha que lo corta'. El hacha sí la perfuma, pero al individuo que la empuña... ah ése es otro cantar.

Lea también:

- Sánchez Fornet incendia Twitter al revelar que los gobiernos de Aznar vendieron armas a ETA
- Fornet y las 'comadrejas': Rubalcaba, Alonso, Camacho, Hidalgo...
- Sánchez Fornet y su exhaustivo repaso a la actualidad de la corrupción en España
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
1 comentarios