www.diariocritico.com

A los diez años de dejar la plaza de Las Ventas con Toresma

José Luis Lozano: "La clase política tiene buenas palabras con el toro pero no les veo el paso al frente"

lunes 16 de junio de 2014, 10:19h
Hace ya diez años que la empresa Toresma y la "Casa Lozano" dejaron la plaza de toros de Las Ventas. Mucho ha acontecido desde entonces en Madrid y en su plaza, tanto en el piso superior como en el inferior. Las tornas han cambiado en los toros, en los toreros, en los empresarios, en el aficionado, en el ruedo; las tornas han cambiado en la tauromaquia.
De los cuatro hermanos -tres empresarios, José Luis, Pablo y Eduardo, y uno apoderado, Manolo- José Luis fue siempre el que más "transmitió", hablando en términos taurinos, el más carismático y el más "social". Fue y sigue siendo el más "consultado", su opinión siempre importa, siempre cuenta. Fue y sigue siendo el más visionario. No hay tertulia que se precie que no tenga en su agenda la convocatoria de José Luis Lozano. Y no hay taurino, aficionado o periodista que no se resigne a interesarse por él y a "llamarle a consulta". 

Mala jugada la del destino para él, pues una dolencia de garganta apenas si le permite dejar salir su voz. Sin embargo, José Luis sigue hablando, habla mucho, alto, claro y entre líneas.La película ha cambiado, ya no existe ese ambiente taurino. No hay más que irse a los hoteles donde se visten los toreros. Antes, en el Hotel Wellington, en el Victoria... había 200 o 300 personas en el hall, en el restaurante. Ahora no ya no se ve esto. Así, de esta manera tan sencilla, pero que todo lo dice, comienza el análisis de la situación actual. 

Así abrió cartel José Luis Lozano en una entrañable tertulia que organizó este año en su primera edición la Fundación Diario Madrid, y que espera dar continuidad en un futuro.Lozano fue desgranando poco a poco "Madrid". 

"Siempre estuvimos tranquilos en la plaza de toros de Madrid, pues conocíamos muy bien la temporada y la afición de Madrid. Existían y teníamos esos circuitos taurinos, esos puntos de encuentro en hoteles, bares... Sabíamos dónde teníamos que ir para tantear, para escuchar. Había muy buenos aficionados, se hablaba de toros, porque para saber de toros hay que hablar de toros.Cogimos -año 1990- a Las Ventas lanzada, pero muy exigente y controvertida. Victorino con mucha fuerza, vetando en España, los veterinarios enfadados, el 7 enfadado, los presidentes enfadados; el ambiente era de olla a presión... Lo primero que hicimos fue buscar un toro serio, que no se pudiera protestar, pero toreable. Madrid tenía que ser la primera en elegir camada. Había manipulación, se reventaba a algunos toreros y a toros. Tuvimos que crear una clá. Tomando contactos todo se fue limando."

Madrid, entre líneas

Y el José Luis Lozano astuto sigue hablando, y contesta siempre a la pregunta, pero añade lo que él también quiere decir, para que quede constancia, para que no haya duda. Y a los presentes se nos escapa una media sonrisa, porque nos dice entre líneas lo que, en realidad, queremos escuchar. Y él se contagia de la sonrisa, no es capaz de aguantar. Es tan difícil recordar a José Luis Lozano con semblante serio como olvidar su chispeante picaresca delatada por su mirada. Cuando la anuncia, "la dice". Así que a buen entendedor... Y sigue hablando de Madrid.

"Sin doblar la cerviz ante nadie, sin que tiemble el pulso ante nadie, ni ante figuras. Al público de Madrid hay que darle lo que quiere y con un respeto máximo. Y el empresario debe tener mucha afición, el empresario se tiene que quedar aquí, en Madrid, en el mes de agosto. Y tiene que estar siguiendo toreros, tiene que estar pendiente de ello. Nosotros dejábamos abierto el cartel de un domingo a otro. Madrid tiene que ser plaza de temporada. Y los novilleros tienen que tener currículum, tiene que venir a Madrid los novilleros punteros".

Y... ¿por qué se fueron de Madrid? "Llevábamos 15 temporadas y la gente se quemaba. Dimos 1.300 espectáculos mayores", explica José Luis.Una imagen de los Lozano que se antoja clave y que permanece en la retina de aficionados y periodistas: los hermanos en el Patio de Arrastre mezclados entre la gente, charlando, contestando a todo y a todos y, lo más importante, escuchando. O, bien, entrando José Luis en la Sala de Prensa de Las Ventas y logrando que todos los periodistas rieran en una charla distendida. No importaba la crítica afilada recibida, eran gajes del oficio, allí estaba José Luis para saludar al firmante y debatir y explicar su punto de vista, sin rehuir, sin vetos, sin fobias. "Esa relación con los aficionados, con todos, nos gustaba, para nosotros siempre fue importante hablar de toros". Cada frase, cada palabra clave tiene mensaje. Qué forma tan sencilla de resumir el Madrid taurino y venteño. Lo breve...
 
Panorama de la tauromaquia


Y tercio para la tauromaquia, en general. "El panorama que tenemos ahora es de toreros buenos, de ganaderías buenas, pero aquí falta algo. Antes venían arreando toreros y novilleros. Y ahora... Hay que conseguir bajar los costes para poder organizar más novilladas. Los toreros no salen por obra del Espíritu Santo. Como no salgan novedades y toreros nuevos... Hay que crear interés y ahora mismo no hay novilleros que generen seguimiento". La conversación con Diariocrítico continuó tras la tertulia.

- En el Coliseo de Roma se ha conseguido instalar una "coherente" capota de lona para la lluvia. ¿Seguimos intentándolo en Las Ventas?

Tiene que haber una técnica para cubrir Las Ventas que no desmerezca al edificio. Sí soy partidario de ello, sobre todo por el viento.

- ¿Entra dentro de sus posibles planes de futuro regresar como empresario a Madrid?

Como Pablo, Eduardo y José Luis Lozano, no; lo de los hijos y sobrinos está por ver, pues eso es siempre la ilusión.


- Siempre defendieron la gestión compartida de la plaza de Madrid. ¿Lo siguen viendo así o lo verían así?

Somos partidarios de ello en plazas muy puntuales. En Madrid, sí; eso ayudaría, la Administración estaría más pendiente y se conseguirían más cosas.

- Asunto PENTAURO...

En el toreo nada es fácil, la clase política tiene buenas palabras con el toro pero no les veo el paso al frente. Y en esto hay que estar siempre empujando por parte de los profesionales y dar la matraca, como lo hace el teatro o el cine.

- ¿Cómo ve el planteamiento actual de la fiesta y el futuro?


Habría que ver y hacer muchas cosas. Tal y como está el sistema taurino, o se cambia o es la decadencia. Y, si no se corrige a tiempo, vamos a tumba abierta.

- ¿Por qué? ¿Demasiado poder en los matadores?

Cada uno tiene que tener su poder y en su poder y todos empujando en la misma dirección.

- Y en cuanto a la recuperación del espectáculo, ¿es posible?


Se basa mucho en el último tercio. Hay conformismo porque no existe competencia. La novedad y la competencia van unidas.

- La pregunta que siempre le repito, José Luis. ¿No piensa dejarnos un libro, "su libro" como legado a la tauromaquia? Ahora tiene más tiempo para ello.
..

(Risa) Lo estoy pensando...

Inquilinos de Las Ventas, piso primero y piso segundo: convendría reflexionar y tomar nota de todo ello, si es que aún se está a tiempo. Taurinos: ahí queda eso.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios