www.diariocritico.com

 Francisco Juan  López Medina
   Comandante de línea aérea.
Ampliar
Francisco Juan López Medina Comandante de línea aérea.

EMERGENCIA A BORDO


jueves 27 de agosto de 2015, 12:55h
Hay días en que no te lo esperas y de repente ocurre algo que te saca de la rutina. Este trabajo tiene de esos también, y a pesar de lo muy variado y poco rutinario que son todas las facetas de esta profesión, hay días en que se salen de la norma.

Volvíamos de Budapest y sobre Barcelona me llama un compañero TCP para decirme que hay un pasajero que se siente mal y está vomitando. Le pregunto primero, si está muy mal como para no llegar a Madrid y meternos en Barcelona a lo que me responde que no lo cree necesario; y segundo, le pido que reclame un medico entre el pasaje.

Siempre hay un medico o enfermero a bordo cuando los necesitas. Más tarde me entero que el medico es amigo íntimo de un compañero jubilado de la compañía al que conozco ( el mundo es un pañuelo ). Seguimos hacia Madrid y pasados unos 15 minutos me llaman de atrás para decirme que la cosa va a peor y que hay que atenderle con más atención nada más aterrizar.

Requerimos prioridad a control y nos llevan sin limitaciones y quitándonos a todo el tráfico de delante. Aterrizamos a toda velocidad y al llegar al finger allí estaban esperándonos los médicos, y el personal de la compañía que se encarga de estos protocolos de emergencia.

Solicito a todos los demás pasajeros que no se levanten ya que a nuestra llegada va a entrar un equipo médico para atender al señor enfermo. Todos se mantienen en sus asientos y cooperan para que todo salga bien. Y sale bien, entran y lo atienden en el galley trasero.

Desembarca todo el pasaje, tan solo queda a bordo la tripulación, el equipo médico, el enfermo y sus familiares. Le ponen suero y le dan oxígeno para estabilizarlo. Se lo van a llevar a las instalaciones que el aeropuerto tiene para estos casos.

Fueron muchos los pasajeros que me mostraron su gratitud y enhorabuena por el como gestionamos la situación cosa que agradezco, pero fue uno en particular el que me ha marcado: el enfermo.

Antes de que se lo llevaran, me acerqué a él para interesarme por su estado y al verme sus ojos lo decían todo: su apretón de manos y las palabras que bajo la mascara de oxígeno salían eran todo gratitud.

Desde aquí quisiera agradecer a todo el equipo del centro de Control, mi tripulación auxiliar, al médico que nos ayudó a bordo, mi copiloto cuya inestimable pericia quedó manifiesta al tomar tierra tan suavemente tras una aproximación tan poco convencional, al personal de la Compañía en tierra, por supuesto al equipo médico y a ustedes por su paciencia y buen hacer en estos momentos de tensión y crisis.

Muchas gracias.



Francisco Juan López Medina
Comandante de línea aérea.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios