www.diariocritico.com
Manu Sánchez: 'El humor es una de las cosas más serias y terapéuticas'

Manu Sánchez: "El humor es una de las cosas más serias y terapéuticas"

“La Sexta debió dejarnos un margen de tiempo más largo, para que el programa se rodara”

lunes 28 de septiembre de 2015, 09:47h
Es un hombre culto, rápido de mente, inteligente. Y se dedica al humor. Manu Sánchez lleva tiempo triunfando en Andalucía, recorriendo sus teatros. Su popularidad creció cuando estuvo durante unos meses al frente de “El último mono” en la Sexta, los domingos . Este fin de semana debutó en plaza de primera, Barcelona. Su próxima cita será en Madrid.

-¿Le gusta que le llamen humorista?

-Por supuesto, me encanta que se me considere humorista, aunque últimamente el término está desprestigiado, y los humoristas se definen como cómicos, u otras cosas…Yo “soy payaso” (ríe), y hago un humor con el que me gusta meterme en charcos, pringarme y comprometerme. Siempre a través de la de la risa. Pretendo que la gente se ría pero si además piensan un poquito, mejor…

-Usted hace monólogos, ¿tienen algún sello especial?

-Mi escuela no ha sido precisamente la que ha puesto de moda la televisión: los monólogos de la Paramount Comedy, con el taburete, el fondo de ladrillo, etc. Monólogo significa estrictamente: que hay una persona hablando. Y eso lo hacía Gila, Pépe Rubianes, El Brujo- toda la vida-.Y por supuesto también son monólogos obras perfectamente teatralizadas como “Cinco horas con Mario”, que escribió Miguel Delibes.

-Explique el título: “El Rey Solo”.

-De alguna forma reivindicamos el soliloquio de una persona, en este caso el actual rey de España. Trazamos paralelismo de cuando alguien se emancipa. En este caso don Felipe pasa de ser príncipe a rey…sin moverse de casa. Y eso conlleva la famosa frase de “la soledad del poder”…

-En el espectáculo incluso imita a ambos.

-Bueno…hago una imitación breve de un discurso del Rey emérito, y una de sus recientes intervenciones públicas. Pero mi objetivo no es imitar. Hay maestros en ello como Carlos Latre, que por cierto, vino a verme, y ante el que me quito el sombrero.

-En Barcelona estuvo solo cuatro días. ¿No son pocos?

-En un principio no, porque me habían “asustado” respecto al público de Barcelona, al que hay que ganarse y no regala los aplausos desde un principio. Pero la respuesta y acogida ha sido extraordinaria, y cada noche los espectadores me han despedido puestos en pie. Era éste un espectáculo muy rodado en Andalucía, y también en Ceuta y Extremadura, pero queríamos sacarlo de allí. El próximo objetivo es Madrid. Y el 3 de Octubre estreno nuevo espectáculo en Andalucía: “El último santo”.

-¿Qué balance hace de su programa que presentó en la Sexta?

- Bueno, porque “El último mono” alcanzó tuvo una media del 6%, superando algún día la media de la cadena y con un millón de espectadores en ocho programas. Quizá nos perjudicó pasar de horario inicial, las 24h, al prime time de las 22h. Pienso que la Sexta debió darnos un margen más amplio de tiempo para que nos rodáramos. Y también influyó que soy un personaje conocido en Andalucía, pero no tanto a nivel nacional.

-En su programa Valerié Tasso hablaba de sexo. ¿Es un recurso fácil?

-¡No!, cualquiera que salga de copas a ligar, comprobará que el sexo es “un recurso difícil”- y ahí estalla en una carcajada-. Valerié es una acreditada profesional de la sexología, que explica con tono didáctico y riguroso. Y yo le hacía las preguntas que pensaba podía hacerse el telespectador en casa, ya con el pijama y en el sofá. Todo con el ingrediente del humor.

-Dice Pedro Ruiz que televisión y libertad son palabras incompatibles.

-¡Larga vida a Pedro Ruiz!- unos segundos, sonrisa y sigue-. Él es un referente en varias vertientes: la teatral, la televisiva e incluso la literaria. Es lógico que el dueño de una cadena de televisión marque sus directrices, cosa que no ocurre en el teatro, donde uno es el que manda sobre sus propios textos, y decide lo que quiere contar con plena libertad.

-¿Cuáles son sus otros referentes?

-Ante todo Gila, que se hacía el tonto o el ingenuo, y era un gran humorista. Pépe Rubianes, porque utilizaba el humor como arma arrojadiza. Y también Paco García, con un estilo peculiar, entre otros.

-¿Le gusta hablar en serio? ¿Qué es para usted el sentido del humor?

-No hay que confundir, como suele hacerse, lo triste con lo serio. El humor es una de las cosas más serias, y permite acercarse a la realidad y profundizar en ella. También ayuda a reírnos de nosotros mismos. Tiene una función terapéutica.

-Los andaluces, ¿tiene más sentido del humor?

-Esto es un tópico. No puede hablarse de humor andaluz, porque escapa a las comunidades y a las ciudades. La prueba es la acogida que he tenido en Barcelona. Lo que no puedo disimular es mi acento-acaba con una sonrisa-.

-Ni le hace falta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios