www.diariocritico.com

LOS PELIGROS DE LA MONOTONÍA EN LAS RELACIONES SEXUALES DE PAREJA

LOS PELIGROS DE LA MONOTONÍA EN LAS RELACIONES SEXUALES DE PAREJA
Ampliar
viernes 28 de octubre de 2016, 13:07h

La monotonía puede convertirse en un punto de confort para la vida de algunas personas, sobre todo en el caso de aquellas que son reacias a los cambios. Sin embargo, es una de las causas más frecuentes para las crisis de pareja. En la vida se tiende a esta estabilidad, pero en las relaciones se convierte en un síntoma de agotamiento y aburrimiento, que se relaciona en muchos casos con problemas sexuales.

Monotonía ¿un aliado o una amenaza?

Esto es muy frecuente sobre todo en aquellas personas que llevan poco tiempo viviendo juntas. Al principio todo es una experiencia, pero después la emoción va dejando paso a la indiferencia y de la indiferencia llegamos al aburrimiento. La falta de atención, el desencanto en general, dejar de hacer cosas juntos… Todo esto nos lleva a alejarnos de nuestra pareja. Lo principal según el escritor Domenec Benaiges Fusté es preguntarse si la persona que sufre esto puede plantearse una vida sin el otro. Si la respuesta es afirmativa, todavía se puede poner remedio.

Tampoco se puede olvidar que hay muchas personas que la experimentan como algo positivo. Es decir, tras conseguir una estabilidad se refugian en ella para olvidarse de otro tipo de cuestiones que le atormentan en su vida diaria como puede ser su trabajo u otro tipo de cuestiones como la salud, etc.

El problema llega cuando se ve desde el polo opuesto. Si la persona recaba en los aspectos negativos de esta estabilidad, se puede poner en peligro la relación. De hecho, por lo general, las personas que sufren las consecuencias de la monotonía suelen culpar a sus parejas de que ya no sea lo mismo. Se busca el cambio en el comportamiento del otro, cuando se trata de una situación en la que ambos son partícipes, aunque no se den cuenta. Si esto se lleva a cabo por parte de los dos cónyuges, caemos en una situación en la que uno culpa al otro sin poner remedio y sin recabar en el problema.

Una exposición prolongada a esta situación puede llevar a una pareja a caer en determinadas conductas que son negativas para la relación. Entre ellas se encuentran los problemas relacionados con la sexualidad en pareja, ya que una de las consecuencias más frecuentes es la falta o la indiferencia con respecto al sexo, que pueden desembocar en problemas más graves.

Problemas sexuales asociados

El estrés de la relación y la falta de apetito sexual pueden aumentar los problemas de pareja. Algunos estados psicológicos negativos como la baja autoestima pueden surgir a partir de aquí. En las relaciones sexuales, la inseguridad que conlleva esta situación provoca que aparezcan algunos problemas de salud como la disfunción eréctil, que afecta a casi 1 de cada 3 hombres en Europa durante su vida.

Si bien esto puede tener problemas biológicos de base, la situación psicológica del paciente es muy importante para detectarlo y tratarlo a tiempo. Es una enfermedad muy común según los datos, pero que apenas se reconoce, ni la mitad de los pacientes hablan de ello. El estrés es la principal causa de la misma, pero tiene solución. La doctora Nuria Jorba apuntaba en el diario La Vanguardia: “el estrés de la sociedad hace que no reservemos un tiempo para conocer nuestro cuerpo y aprender qué sensaciones nos vienen bien”.

Es muy importante en este contexto distinguir los casos graves, en los que realmente se puede hablar de disfunción eréctil, de las situaciones puntuales en las que se precipita la eyaculación. Para hablar de disfunción eréctil hay que tener en cuenta que se trate de una situación que se ha producido en varias ocasiones y en la que el coito dura menos de un minuto. En este caso lo mejor es contactar con especialistas.

Algunas de las soluciones que se pueden recomendar van desde la psicoterapia, para superar los problemas psicológicos que pueden llevar a los hombres a padecer este tipo de problemas; hasta la masturbación como terapia. Siempre debe consultarse a un experto al respecto para utilizar las técnicas más apropiadas en este último caso, pero los masturbadores para hombres pueden ayudar a mejorar la situación.

Utilizados de manera correcta un masturbador masculino, pueden ayudar a llevar a cabo cierto tipo de terapias, como la parada y arranque de Semans, que consiste en llegar al punto máximo de placer evitando el clímax final para controlar la eyaculación.

Pero no solo los hombres pueden sufrir este tipo de dificultades relacionadas con el desarrollo normal del coito, también las mujeres pueden padecer el alcanzar el orgasmo antes de lo que desean, o por el contrario no llegar a hacerlo; e incluso otro tipo de problemas.

En definitiva, el encontrarse en una situación de monotonía en la pareja puede convertirse en una contrariedad que afecte a la vida de pareja y la vida sexual de una persona. Aun así, siempre debe tenerse en cuenta que existen soluciones para esta y para los problemas que se puedan desarrollar como consecuencia de la misma. Buscar ayuda profesional se convierte en un punto básico para superarlos y con empeño, puede reconducirse la situación para llegar a la plenitud tanto en las relaciones sexuales como de pareja.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios