www.diariocritico.com
Nuestros hijos, ¿tienen amigos o compañeros en el colegio? (I)
Ampliar
(Foto: JCLM)

Nuestros hijos, ¿tienen amigos o compañeros en el colegio? (I)

lunes 04 de junio de 2018, 12:54h

Somos seres sociales por naturaleza, y necesitamos a los demás para desarrollarnos como personas. En el colegio comienzan nuestras primeras relaciones sociales, pero ¿son amigos o compañeros? “¿Tienes muchos amigos?” le pregunto a mi hija de 3 años.

Hasta determinadas edades, creemos que si hay 26 alumnos en clase tenemos 26 amigos. Ni uno menos. Será a partir de primaria (6 -7 años), cuando se vuelvan más selectivos con sus amistades, tengan unas preferencias y comience a generarse un vínculo emocional. Como consecuencia, surgen las decepciones. Hay que llamar a las cosas por su nombre para darle la importancia que merece. Si en el recreo su amiga del alma ha jugado con otro niño, será un momento de tristeza y de sufrimiento, pero no podemos sobredimensionar para no generar problemas innecesarios a la hora de relacionarse.

Es una etapa de aprendizaje, y las desilusiones forman parte también de ella. Por eso la amistad tiene que explicarse de una manera más amplia y generosa. Los amigos van a surgir mientras juegan: se divierten, se enfadan, comparten, cooperan, escuchan…todas esas interacciones les permiten conocerse a sí mismos y a los demás. Las reglas de comportamiento son fundamentales para ser aceptado, desde el saludo, sonreír, compartir o escuchar, serían las primeras habilidades para encajar en el grupo.

El juego favorece el aprendizaje de habilidades sociales y es aquí donde tenemos un papelón: imitarán las relaciones que ven en los adultos (cómo tratamos a nuestros amigos, el respeto, los detalles, los favores…) Debemos tomar buena nota ya que si transmitimos que sabemos pedir perdón, que escuchamos o que no criticamos -¡ah! ¡la crítica! Tema inquietante del que me ocuparé en futuros artículos-, lo copiarán en sus relaciones y aprenderán del modelo que ven para tratar a los demás. Es más importante de lo que creemos. Cómo se relacionan con los demás, también ayuda en su autoconcepto. La amistad nos va a permitir desarrollar la empatía y una autoestima positiva.

Si seguimos analizando cómo evoluciona el criterio de la amistad según edades, entre los 9 y los 13 años, solemos encontrar su preferencia por “ir” en pequeños grupos del mismo sexo, lo que les permite el contacto con iguales y de alguna manera, se sienten protegidos. Más adelante, estos grupos empiezan a mezclarse con personas del sexo opuesto, dando lugar a grandes grupos mixtos. No será hasta la adolescencia cuando la verdadera amistad cristalice y se suele hacer duradera.

Los intereses comunes se delimitan más y ven a los amigos como iguales que les permiten compartir miedos e inquietudes. Por eso los adultos no podemos ser sus “amigos”, somos sus padres o sus profesores y tenemos otro rol en sus vidas. Nadie dijo que el oficio de padre o madre fuese sencillo, piénselo bien ¿cómo se posiciona usted ante sus hijos o hijas, como padre o como amigo?

Nuestros hijos, ¿tienen amigos o compañeros en el colegio? II

Fátima Martí

Es psicóloga sanitaria experta en Psicología Educativa. Es presidenta de la asociación para niños y niñas con altas capacidades ARCA (www.altascapacidadesarca.org) y directora técnica en la asociación AAESI. Asesora a familias y da formación al profesorado sobre la detección y atención al alumnado con altas capacidades. Trabaja en consulta con niños y adolescentes. También es profesora en el Máster en intervención en necesidades específicas de apoyo educativo del CES DON BOSCO.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.