www.diariocritico.com
Matrioskas
Matrioskas

'Matrioskas', o cómo hacer de la necesidad virtud

Mila, Azu, Bego, Caro y Leti son cinco actrices que integran una compañía de teatro que, siguiendo el signo de los tiempos que corren, no saben decir no a una tentadora propuesta de “bolo” aunque quienes lo contraten sean miembros de la misma mafia rusa, últimamente también afincada entre nosotros en plena Costa del Sol. Los rusos, según parece, no esperan diálogos profundos y eternos surgidos de las plumas de Calderón, Shakespeare o Cervantes, sino más bien “Canciones ligeras, el calorcito que viene del Sur, baile sexy”. Surge así, como día tras día ocurre en la vida misma, el conflicto entre el arte y la subsistencia, entre el pan y la sal, el hambre y la filosofía, la profesionalidad y la implacable mensualidad del alquiler…

Este es, en esencia, el planteamiento de ‘Matrioskas’, un texto de Ernesto Caballero que ahora Karina Garantivá dirige en el escenario de los Teatros Luchana de Madrid, en lo que parece una justa reciprocidad a lo sucedido en el mismo escenario y hace ahora casi un año en Runners, en donde el binomio Caballero / Garantivá intercambiaban los papeles en el montaje, ya que entonces era Ernesto quien dirigía un texto de Karina.

En ‘Matrioskas’, Caballero establece un claro paralelismo entre la compañía de cómicos que el Príncipe de Dinamarca contrata en la tragedia de Shakespeare que lleva su nombre, Hamlet, para urdir una suerte de representación en la que su tío Claudio se vea retratado después de haber asesinado al rey, -padre de Hamlet-, para poder casarse con Gertrudis, su madre. Por eso en ‘Matrioskas’ las alusiones al héroe shakespeariano son constantes, aunque aquí sean otras las cuestiones sobre las que se pone el énfasis, más cercanas a nuestra época, aunque también referidas a las gentes del teatro: la lamentable situación que atraviesan en nuestros días la cultura y sus gentes, representados aquí por esta compañía femenina de teatro, cuyo mayor problema cotidiano es sencillamente la subsistencia; el abuso de los poderes fácticos -casi íntegramente masculinos- que hacen del dinero y el poder sus dioses permanentes y, por último, se reivindica la importancia de la existencia de unos medios de comunicación libres e independientes, que saquen a la luz la situación real de la sociedad, con la verdad como única arma frente al analfabetismo funcional y la manipulación como práctica cotidiana del poder (“¿cuál es la verdad de lo que se nos cuenta..?”).

Para Caballero, ellas -las mujeres, las actrices- son “el eslabón laboral más frágil de toda la cadena de la industria teatral” que, como las populares muñecas rusas, las matrioskas, sin embargo “encierran un corazón de oro y una risa amable e indulgente sobre su propia condición”. Esa risa a la que alude Caballero se transforma aquí en una suerte de mueca a medio camino entre la burla y el miedo, que se dibuja en la cara de las cinco actrices que no ven la forma de encontrar salida a una situación que se les ha ido de las manos.

Las cinco protagonistas que Karina Garantivá ha dirigido permanecen en escena prácticamente los 80 minutos de representación en el doble papel de personajes y relatoras de su propia historia, en un thriller preñado de metateatro. Ellas son Nanda Abella, Sandra Gade, Noemí Martínez, Cristina Palomo y Maribel Vitar. Su encomiable trabajo en escena tiene aún recorrido en esta comedia que puede verse aún durante cada viernes de los meses de junio y julio de esta implacable canícula madrileña.

‘Matrioskas’

Dramaturgia: Ernesto Caballero

Dirección: Karina Garantivá

Intérpretes: Nanda Abella, Sandra Gade, Noemí Martínez, Cristina Palomo y Maribel Vitar

Coreografías: Esther Acevedo

Fotografías: Gonzalo Mayoral

Iluminación: Paco Ariza

Cartel: Dusan Arsebik

Producción: Primas de Riesgo

Teatros Luchana, Madrid

Hasta el 28 de julio de 2017

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.