www.diariocritico.com
Violencia filio-parental: características y factores de riesgo

El fenómeno de la Violencia filio-parental: características y factores de riesgo

jueves 09 de junio de 2016, 08:41h

La violencia filio-parental, entendida como el “síndrome de los padres maltratados”, se define como un subtipo de violencia familiar en la que los ataques físicos, las amenazas verbales y las no verbales, se producen de hijos a padres.

Para ser más específicos, Cottrell (2001) lo define como “un acto de abuso hacia los padres, bien sea físico, psicológico o de perjuicio económico para ganar poder y control sobre ellos”.


Existen distintos tipos de violencia filio-parental:

La violencia Física, es aquella que incluye conductas de agresión física de los hijos hacia los padres como escupir, empujar, abofetear, darles patadas, puñetazos, amenazarles con algún objeto peligroso etc. también son conductas dirigidas contra el hogar familiar como romper objetos de valor sentimental, dar patadas a las puertas o paredes, etc.

La violencia Psicológica (verbal, no verbal y emocional), es aquella que incluye insultos, gritos, intimidaciones, manipulaciones, conductas que les inducen a pensar que están locos, exigencias , cumplimiento de reglas con amenazas, mentiras, huidas del hogar, amenazar con conductas suicidas sin tener intención de hacerlo, etc.

La violencia Económica, es aquella que incluye actos como robar dinero o pertenencias a los propios padres, vender objetos que les pertenecen, meterse en deudas que deberán pagar los progenitores, o exigirles a los padres que les compren cosas que no pueden permitirse.

Todos estos tipos de violencia se ejercen de manera progresiva. En la mayoría de las ocasiones, los hijos comienzan con una violencia económica que va aumentando y avanzando hacia la violencia emocional. Una vez sobrepasado el límite de la violencia emocional, llegan a la violencia física, es aquí cuando se dan cuenta de que ambos se encuentran incluidos en un círculo de violencia filo parental, y empiezan a plantearse las opciones que tienen para solventar esta situación.

La violencia filio-parental, no es un nuevo modelo de violencia, sino que existe desde mucho tiempo atrás. Si es verdad que está modalidad, ha experimentado variaciones. La VFP tradicional no busca un objetivo en sí mismo, sino que aparece en un estado de disminución de la consciencia (intoxicación, trastornos mentales orgánicos, etc.) y no se repite cuando este estado remite. También se manifiesta como defensa propia de agresiones, abusos sexuales o trato vejatorio no acorde con su edad. La VFP nueva por su parte, es aquella donde el hijo actúa intencional y conscientemente, con el deseo de causar daño, perjuicio o sufrimiento en sus progenitores, de forma reiterada, a lo largo del tiempo y con el fin inmediato de obtener poder, control y dominio sobre sus víctimas para conseguir lo que desea, por medio de la violencia física, económica y emocional.

Como en todos los tipos de violencia, en esta también existen factores de riesgo.

Los Factores individuales, que son resultado de características como, una alta impulsividad, una baja capacidad de empatía de los jóvenes, una baja tolerancia a la frustración, sintomatología depresiva, sentimiento de soledad, una baja satisfacción con su vida, y una gran dificultad para expresar emociones. Además, los agresores tienden a ser irritables y a no tener control sobre la ira. Un factor externo, como el consumo de drogas, puede ayudar a que exista violencia, puesto que es un activador de las conductas de violencia y provoca cambios significativos en su conducta.

Los Factores familiares, el estilo educativo utilizado por los padres es una de las principales variables a tener en cuenta en estos casos. La disciplina inconsistente, la presencia de frecuentes conflictos familiares y la baja cohesión afectiva en la familia, son factores relevantes. A su vez, el estilo sobreprotector y el permisivo (asunción de responsabilidades inadecuadas) de los progenitores, respecto a los hijos, puede propiciar este tipo de conductas desadaptativas.

Los Factores escolares, se deben a características como por ejemplo, que estos adolescentes suelen presentar bajo rendimiento escolar, dificultades del aprendizaje, elevado absentismo escolar, dificultades de adaptación y actitudes de rechazo a la escuela.

La violencia filo parental, como todo tipo de violencia, es un grave fenómeno que está en auge, y por ello sería beneficioso proponer un programa de prevención dirigido a adolescentes y padres, para que trabajando en conjunto se consigan minimizar los números de los afectados.


Análisis elaborado por Paloma López & Rocío Gavilán, del gabinete 'Psicología Velázquez'
Calle Velázquez 53, Madrid - 650541532
www.psicologiavelazquez.com


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.