www.diariocritico.com

'Blade Runner 2049': una réplica espectacular y deslumbrante, aunque desalmada

Hay un momento en la película en la que aparece una copia de un antiguo replicante, parece perfecta y reluciente, es visualmente espectacular pero algo falla, en apariencia es casi igual, se podría incluso decir que es más deslumbrante y mejor acabada, pero no enamora... quizás es que tampoco se puede reproducir el alma. Algo así le pasa a la película, 'Blade Runner 2049' es una película espectacular visualmente, una maravilla para ser contemplada en la pantalla más grande que se pueda, pero debajo de su increíble fachada hay menos corazón que en la película en la que se mira.

No es ni mucho menos una mala película, podría decir incluso que es una película notable pero no es, como han afirmado algunos, una película a la altura de la obra maestra de Ridley Scott. Denis Villeneuve ha vuelto a demostrar que es uno de los mejores directores de la actualidad, nada que reprocharle a él o al verdadero protagonista de la misma, el sublime director de fotografía británico Roger Deakins (que con toda probabilidad ganará, a la decimocuarta vez, su Oscar), 'Blade Runner 2049' es todo un festival visual pero el guión, la sustancia, no está a la altura de la forma.

La historia que ha preparado Hampton Fancher, de la que no puedo desvelar mucho, se sigue haciendo las mismas preguntas que la original, la fundamental sigue siendo qué significa ser humano, cuál es la línea que separa al hombre de la máquina. Pero aquí falta la poesía que ponía el personaje de Rutger Hauer, y no solo el famoso "como lágrimas en la lluvia".

Lo peor de todo es que sus ideas no parecen del todo originales, y no solo por la alargada sombra que proyecta la original, sino por esa especie de remedos de otras películas que parece haber en ella, de esa Tierra que parece sacada de 'Wall-E' antes de que los humanos la abandonen a su suerte, a cosas que parecen cogidas de 'Inteligencia artificial' y, sobre todo, de la excelente 'Her' de Spike Jonze.

Es sombría y fría como la original, su mundo sigue siendo distópico y asfixiante (aunque vuelve a ser una maravilla estar en él), pero le faltan conceptos propios. Incluso esa perturbadora banda sonora creada por Hans Zimmer y Benjamin Wallfisch, con un gran efecto por parte de Villeneuve, no deja de palidecer ante la original de Vangelis.

Aun así creo que es una película que hay que ver y que va a gustar mucho, todos los actores están muy bien, comenzando por un gran Ryan Gosling y un más que digno Harrison Ford, con mención especial para Ana de Armas y Mackenzie Davis, y es una delicia de mirar. Pero su gran problema es que, más allá de su espectacular fondo, su esencia, su guión, no está a la altura. Habrá quien piense que es mejor que la original pero estará equivocado, la diferencia entre las dos salta a la vista, la primera consiguió tener alma, esta no.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.