www.diariocritico.com
'Techo y comida': Natalia de Molina le pone rostro a la crisis
Ampliar

'Techo y comida': Natalia de Molina le pone rostro a la crisis

viernes 04 de diciembre de 2015, 12:22h
Película dura, con una gran actuación de Natalia de Molina, comparable a la de Marion Cotillard en la película de los Dardenne, 'Dos días, una noche'. Lo que no está al mismo nivel es la dirección y el guión, es ésta una película que peca, a veces, de maniquea, forzando la historia para adecuarla a su alegato anticrisis. Si tu referente es el De Sica del neorrealismo, con 'Umberto D' como ejemplo más claro, entonces no puedes forzar tanto, es importante ser más neutral y dejar que la historia respire.
Eso sí, la película no es siempre así, sus mejores momentos llegan con todo lo relacionado con la relación entre las dos vecinas. Ahí sí que se puede ver el alma de la película y disfrutar de la actuación de Natalia de Molina, lo mejor de esta 'Techo y comida'. Su interpretación es de altura y huele, como mínimo, a nominación a los Goya. Si en 'Vivir es fácil con los ojos cerrados' era todo desparpajo y luminosidad, aquí consigue la perfección con un personaje muy contenido que lo dice todo con la mirada, dotándole de una dignidad que es lo único que no le pueden arrebatar.

Si el resto de la película se mantuviera a la altura de la actuación de su actriz protagonista estaríamos hablando de una película indispensable, pero no lo logra. Como decía, su director y guionista, Juan Miguel del Castillo, fuerza demasiado la máquina. Ha querido hacer un alegato contra la crisis pero se ha notado demasiado su mano. A pesar de sus buenas intenciones, a la historia se le notan los hilos. Está tan interesada en la denuncia que ésta pierde fuerza al ser menos natural. Desde la relación con el casero, al que no hace falta pintar como un malvado de película, hasta ese final sacado de 'Tiempos modernos' todo está un poco forzado.

Aun así es una película que merece la pena, aunque solo sea para disfrutar de una actuación de altura por parte de una Natalia de Molina que parece destinada a grandes cosas. Con solo dos películas ha ganado el Goya a la actriz revelación y la Biznaga de Plata a la mejor actriz en el pasado Festival de Málaga. Un premio totalmente merecido al lograr poner rostro a la crisis y los desahucios.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios