www.diariocritico.com

La OCDE rebaja el crecimiento para España en 2021 al 4,5% cuando en septiembre preveía el 6,8%

Nadia Calviño
Ampliar
Nadia Calviño (Foto: Ministerio Economía)
miércoles 01 de diciembre de 2021, 11:17h

Malas noticias en cuanto a previsiones económicas para este año de recuperación de la crisis de la pandemia. La OCDE ha rebajado en su informe de invierno el crecimiento para España en 2021 al 4,5%, cuando en septiembre preveía el 6,8%.

En cuanto a 2022, se espera que la economía española mejore un 5,5%, mientras que en 2023 sería del 3,8%. Lo que la OCDE hace con nuestro país, por tanto, es retrasar el índice de recuperación, que no anularlo.

En su informe de septiembre, la OCDe mejoraba las previsiones españolas, subiendo el crecimiento esperado para 2021 del 5,9% al 6,8%.

No hace mucho, en el mes de julio, el Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguraba que España sería la economía avanzada del mundo que más crecería, tanto en 2021 y 2022 (6,2% y 5,8%, respectivamente).

Explicaciones de la OCDE

Este organismo explica que la recuperación a nivel global continúa, pero su impulso se ha moderado y se está volviendo cada vez más desequilibrado.

El hecho de no garantizar una vacunación rápida y eficaz en todas partes está resultando costoso y la incertidumbre sigue siendo alta debido a la aparición continua de nuevas variantes del virus.

Es cierto, eso sí, que la mayoría de los países de la OCDE ha superado ahora el nivel alcanzado a fines de 2019 y está volviendo gradualmente al camino esperado antes de la pandemia. Sin embargo, las economías de bajos ingresos, particularmente aquellas donde las tasas de vacunación contra la covid aún son bajas, corren el riesgo de quedarse atrás.

En líneas generales, a nivel mundial, la OCDE proyecta un repunte en el crecimiento económico global del 5,6% este año y de un 4,5% para 2022. Ya para 2023 se moderará al 3,2%.

Entre las causas más directas para la moderación del ciclo de recuperación son la falta de suministros industriales que ha generado cuellos de botella en las cadenas de producción, la escasez de mano de obra, los cierres relacionados con la pandemia, el aumento de los precios de la energía y las materias primas.

Además, alerta de que la inflación ha aumentado significativamente en algunas regiones, al comienzo de esta fase de recuperación, y que dificulta que haya mejores cifras para la salida de esta crisis pandémica.

Los desequilibrios en el mercado de la energía son un factor clave que impulsa la inflación en todas las economías. Los precios del gas han aumentado considerablemente, especialmente en Europa, y los riesgos son altos, con niveles de almacenamiento alrededor de un 28% más bajos de lo que serían normalmente en esta época del año. Los crecientes costos de los alimentos y la energía son los que inevitablemente afectan más a los hogares de bajos ingresos.

Variante Omicron

Otro riesgo claro que la OCDE ya incluye en sus previsiones es el surgimiento de la variante Omicron del coronavirus, conocida en los últimos días. Se prevé un empeoramiento de la situación de salud que desembocará en nuevas restricciones, que pondrían en peligro la recuperación.

Este organismo pide que los gobiernos se replanteen cómo utilizar los recursos públicos, para gastar de manera más inteligente y aumentar el crecimiento potencial y acelerar la transición a la energía limpia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios