www.diariocritico.com
Cigarrillos Electrónicos, tecnología contra el tabaquismo
Ampliar

Cigarrillos Electrónicos, tecnología contra el tabaquismo

viernes 16 de abril de 2021, 20:29h

Vapear se ha puesto de moda y el éxito tiene mucho que ver con la salud. Las tiendas de cigarrillos electrónicos Ivapeo han defendido siempre su uso como herramienta para dejar de fumar y lo mismo están haciendo numerosas comunidades de expertos. Son artículos que se han abierto un hueco en la sociedad y que han conseguido superar las reticencias de los expertos en salud.

Desde su introducción en 2010, los cigarrillos electrónicos se han convertido en una alternativa al tabaco tradicional, pero también tienen una función lúdica que está llamando la atención de los no fumadores. Formas, colores, sabores… toda esta diversidad de elementos está creando una afición cada vez más extendida; es el clásico juego de inhalar y exhalar, pero substituyendo el tabaco por productos inocuos.

¿Qué es vapear?

Como se puede deducir del verbo, vapear viene de vapor. Y eso es exactamente lo que hacen los cigarrillos electrónicos: convierten en vapor una solución líquida para emular el acto de fumar.

Los dispositivos de vapeo constan de dos elementos diferenciados:

  • Mod: es un dispositivo electrónico suministrador de corriente y suele funcionar con baterías recargables. Es el encargado de calentar las resistencias que van a transformar el líquido en vapor. Existen dos tipos de mods, electrónicos y mecánicos. Los primeros, incluyen diferentes funcionalidades que permiten regular voltajes, etc. Los mods mecánicos son más simples y no poseen ninguna electrónica.
  • Atomizador: es la pieza encargada de convertir el e-liquid en vapor y contiene una resistencia. Los líquidos están compuestos de diferentes substancias, básicamente propilenglicol (PG), glicerina vegetal (VG), distintas concentraciones de nicotina y saborizantes.

Estos dos elementos pueden presentarse juntos formando parte de un mismo dispositivo. Son los llamados “all in one “(AIO) o "todo en uno".

La mayoría de cigarrillos electrónicos incluyen un botón de encendido. Cuando el usuario aprieta ese botón, se activa la resistencia y se calienta el líquido que acabará convirtiéndose en vapor. En otros modelos, el cigarrillo se activa cuando se produce una calada. Al principio, los vapers (usuarios de cigarrillos electrónicos) suelen hacer unos pequeños puffs o caladas en seco, para incrementar la producción de vapor. Después, solo hay que aplicar los labios a la boquilla, efectuar caladas lentas y exhalar, como se hace con el tabaco tradicional.

Por regla general, en las sesiones de vapeo se dan de 3 a 7 caladas, pero eso dependerá de cada ususario. Al finalizar, los cigarrillos se guardan y si, es necesario, se ponen a cargar.

Amplio catálogo de diseños y sabores

En la actualidad, el mercado de los cigarrillos electrónicos es muy extenso en tamaños y formas. En un principio, los dispositivos emulaban a los cigarros tradicionales, pero con el tiempo se han incorporado nuevos diseños. En la actualidad, existen desde mods grandes y pesado, hasta pequeños pods, sencillos y discretos.

La diversidad también se encuentra en los sabores. Hay un amplio abanico de posibilidades, desde e-liquids que recuerdan al tabaco tradicional, hasta propuestas más exóticas con sabores a frutas, vainilla y chocolate, menta e incluso a donut glaseado de fresa.

Diversos niveles de nicotina

La mayoría de las personas que dejan de fumar no pueden prescindir de la nicotina de la noche a la mañana. Requieren un proceso gradual y para eso existen e-liquids con diferentes niveles de nicotina. Cada fabricante tiene sus propias composiciones, pero, por lo general, se pueden encontrar líquidos con muy alta concentración (24 mg), concentración alta (16-18 mg de nicotina), concentración media (entre 10 y 12 mg), concentración baja (de 6 a 8 mg) y libres de nicotina (0%).

Otra opción en el mercado son las llamadas sales de nicotina, que se utilizan de forma preferente en los pods. Son compuestos de nicotina y ácido benzoico y permiten obtener una sensación más satisfactoria a la hora de fumar. A diferencia de los e-líquidos, las sales no generan grandes nubes de vapor y se fuman generalmente con el proceso boquilla-boca-pulmón, que evita los picores en la garganta. Son la opción preferida de los grandes fumadores,que quieren dejar el tabaco sin renunciar a sus sensaciones.

Una herramienta eficaz para dejar de fumar

En España, más de 12 millones de personas se declaran fumadoras. Los mayores niveles de tabaquismo se registran entre los 25 y 34 años, pero existen adictos al tabaco en edades más tempranas. De hecho, la edad de iniciación en el consumo de cigarrillos se sitúa alrededor de los 20 años.

Las autoridades sanitarias hace años que luchan con el tabaquismo, que produce en España alrededor de 60.000 muertes anuales. Pero dejar de fumar es complicado e implica un considerable sacrifico para la mayoría de las personas. Por eso, como informa El Español, el vapeo triunfa en muchos países como principal método para abandonar el tabaco.

Los cigarrillos electrónicos se pueden adquirir fácilmente por internet a precios muy diversos. El rango puede oscilar desde los 10 euros hasta los 99, dependiendo de los componentes. Además de ayudar en el proceso de dejar de fumar, los cigarrillos electrónicos no provocan mal aliento ni perjudican a los fumadores pasivos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios